Coronavirus: Long Island pierde empleos más rápido que NYC y los hispanos lo sufren más

Estudio de impacto económico: Long Island pierde empleos más rápido debido al Coronavirus
Conferencia de prensa de los ejecutivos de Nassau, Laura Curran, y Suffolk, Steve Bellone, realizado el 9 de julio del 2020 en el Hilton Long Island de Melville.

La ejecutiva del condado de Nassau, Laura Curran, y el ejecutivo del condado de Suffolk, Steve Bellone, compartieron los resultados de un estudio exhaustivo que analiza el impacto de la pandemia del COVID-19 en la economía de Long Island, así como delinean proyecciones y estrategias de recuperación.

El informe, desarrollado por la distinguida firma de consultoría HR&A Advisors, con el apoyo de la IDA de Nassau y Suffolk, desglosa la pérdida de empleos como resultado de la pandemia, y revela que Long Island está perdiendo empleos a un ritmo más rápido que la ciudad de Nueva York y todo otros condados suburbanos en el estado.

Entre otras estadísticas sombrías, el análisis muestra que una parte desproporcionada de los 220,000 empleos perdidos en Long Island incluyen trabajos mal pagados, trabajadores con bajos niveles de educación y trabajadores hispanos/latinos.

Este estudio es parte de los esfuerzos continuos y colaborativos de los condados de Nassau y Suffolk para medir el impacto económico en tiempo real en cada sector de la industria, sus fuerzas laborales, geografías y poblaciones y cómo esto a su vez impacta a gobiernos locales.

El informe identifica proyecciones y estrategias de recuperación, enfatizando la necesidad de apoyo del gobierno estatal y federal. Tanto Curran como Bellone reiteran su solicitud al Congreso de ayuda financiera directa a ambos condados en el próximo proyecto de ley federal de recuperación para hacer frente a los problemas económicos causados ​​por el COVID-19.

“Con el aumento más rápido del desempleo registrado, lo que lleva a una caída total de la actividad económica, este informe describe el impacto económico en nuestra economía local y el dolor continuo entre nuestros negocios y comunidades minoritarias, más afectados por la pandemia en más de un sentido”, dijo la ejecutiva de Nassau.

“Continuaré haciendo todo lo que pueda a nivel del condado para revivir nuestra economía y abordar estas disparidades, desde nuestro programa de préstamos para empresas MWBE y negocios en áreas económicamente afectadas, hasta kits de EPP gratuitos para pequeñas empresas, hasta nuestras distribuciones de alimentos que beneficiaron a 20,000 familias locales necesitadas».

«Pero este informe subraya que no podemos recuperarnos de esta devastadora crisis solos: Washington necesita intervenir ahora con el apoyo de los gobiernos locales para que podamos continuar brindando servicios vitales a nuestros residentes», recalca Curran.

«Esta pandemia ha causado que cientos de miles de habitantes de Long Islanders pierdan sus empleos, cierren negocios y trastornen nuestra economía local», dijo el ejecutivo de Suffolk.

«Este informe deja en claro que la ayuda federal del Congreso es necesaria si nuestra región va a recuperarse y levantarse de la peor crisis económica desde la Gran Depresión», enfatiza Bellone.

En el anuncio de este devastador informe económico de Long Island, realizado en conferencia de prensa el 9 de julio en el Hilton Long Island, en Melville, también estuvieron Shuprotim Bhaumik, socio de la consutora HR&A Advisors; Richie Kessel, presidente de la IDA del condado de Nassau; y Natalie Wright, presidenta de la IDA del condado de Suffolk.

 

Resultados claves

 

Pérdidas laborales totales:

– Las empresas de Long Island perdieron empleos a un ritmo más rápido en comparación con la ciudad de Nueva York, los sus suburbios del norte del estado de Nueva York y en los Estados Unidos en general durante los primeros meses de la crisis.

Nassau y Suffolk tuvieron un cambio de 21.9% en el empleo no agrícola total (ajustado estacionalmente) mientras que NYC tuvo un cambio de 20.1% y el promedio nacional fue de 14.5%.

Las empresas de Long Island perdieron 270 mil empleos durante los primeros 2 meses de la crisis.

Las empresas recuperaron 48 mil empleos en mayo, ya que se reinició cierta actividad económica durante la reanudación de la pandemia.

– Se espera que las interrupciones continuas de la cadena de suministro y las reducciones en la demanda del consumidor den como resultado una pérdida de trabajo adicional más allá de las registradas hasta la fecha. Se espera que las pérdidas totales de empleo en 2020 alcancen los 375 mil en relación con los niveles anteriores al COVID-19.

 

Las industrias más golpeadas

 

Los 7 principales sectores industriales con la mayor pérdida de empleos en Long Island son:

– Hospitalidad: 82,000
– Asistencia sanitaria / asistencia social: 59,000
– Minorista: 52,000
– Construcción: 37,000
– Servicios administrativos + de residuos: 27,000
– Servicios personales: 26,000
– Bienes Raíces: 24,000

Mayor impacto en trabajadores menos educados y profesiones de bajos ingresos:

– Las pérdidas de empleo proyectadas se concentran en gran medida entre las profesiones de bajos ingresos y los trabajadores sin educación postsecundaria.

El 68% de todas las pérdidas de empleo se encuentran en sectores que pagan menos que el salario anual promedio regional de $ 61,600
El 73% de las pérdidas de empleo corresponden a trabajadores con diploma de escuela secundaria.

– El sector con los salarios más bajos de la región, la hostelería, experimentó el mayor descenso durante los primeros meses de la crisis, con una caída del empleo de dos tercios.

 

Comunidades minoritarias

 

El impacto en comunidades minoritarias y de bajos ingresos es el siguiente:

– Los trabajadores hispanos – latinos representan una cifra desproporcionada de empleados de la hospitalidad en Long Island (27% frente al 17% de todos los trabajadores), lo que indica los impactos dispares que se sienten entre las poblaciones minoritarias.

– Además de tener una parte desproporcionada de la pérdida de empleos, los hogares y las comunidades de color de bajos ingresos pueden sufrir tasas de recuperación más lentas debido a las desigualdades preexistentes, como el acceso limitado al crédito, la movilidad y el acceso a las oportunidades, y la falta de viviendas asequibles.

 

Presupuestos del condado

 

Impacto de la pérdida de empleo en la actividad económica y los presupuestos del condado:

– Las pérdidas netas de trabajos de 375 mil (en comparación con los niveles anteriores al COVID-19) darán como resultado $ 21 mil millones en pérdidas de ganancias entre los trabajadores de Long Island y $ 61 mil millones en actividad económica reducida.

– HR&A estima que el impacto de las pérdidas de empleo relacionadas con el COVID (solo) en las finanzas del condado será de hasta $ 360 millones en Nassau y $ 325 millones en Suffolk para el año fiscal 2020.

Nota: los ingresos por impuestos a las ventas representan casi el 40% de los presupuestos de Nassau y del condado de Suffolk.

 

Cierres de negocios

 

– El 8% de las pequeñas empresas (<25 empleados) en Nassau pueden cerrar este año, en comparación con el 3% de las empresas con más de 25 empleados.

– 50% de las empresas en Suffolk han cerrado temporalmente; 1% de las empresas han cerrado permanentemente

– El 12% de las empresas inmobiliarias informan que el 21% -50% de los inquilinos están cerrando sus negocios.

– Un tercio de las empresas industriales en Long Island están en riesgo de cerrar.

Nota: el 64% de los establecimientos comerciales en Long Island tienen 5 empleados o menos.

 

Ayuda financiera

 

La ayuda financiera es clave para la recuperación:

– Se necesitan recursos financieros adicionales para avanzar en la recuperación de la región de Long Island, incluido el alivio presupuestario para los gobiernos locales, así como apoyo adicional para personas, empresas y lugares, que incluyen:

– El financiamiento federal como se describe en la Ley HEROES aprobada por la Cámara, que incluyó $ 375 mil millones en ayuda presupuestaria para los gobiernos locales para ayudar a evitar recortes en los servicios públicos, despidos y/o aumentos de impuestos, todo lo cual podría impactar aún más negativamente en la economía local.

– Extensión de beneficios para trabajadores y empresas dados los continuos impactos de la pandemia y la probabilidad de impactos de varios años.

– Fondos federales de infraestructura para abordar los impactos a largo plazo en el entorno construido, estimular la creación de empleo y transformar la región para que sea más resistente frente a futuros eventos catastróficos y crisis económicas.

– Programas continuos de ayuda federal para apoyar a las pequeñas empresas, alentar nuevas empresas y recuperar industrias muy afectadas.

– Asistencia a los estados y condados para el desarrollo de la fuerza laboral, capacitación laboral e iniciativas de equidad en comunidades y poblaciones desproporcionadamente afectadas.

El estudio aplicó los resultados de varios estudios realizados por los condados, incluidos dos creados y alojados por Hofstra, para evaluar el impacto que el coronavirus está teniendo en las empresas locales y obtener una actualización sobre cómo se desenvolvían mientras se preparaban para reabrir.

El estudio utilizó una variedad de otras fuentes de datos para proyectar el shock económico inicial del COVID-19 por sector, incluidas las pérdidas de trabajo mensuales documentadas de la Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU. y las reclamaciones iniciales semanales del Seguro de Desempleo del Departamento de Trabajo del Estado de Nueva York.

Para ver el informe completo, visite: www.nassaucountyny.gov/EconomicImpact .

 

 

Más de Alrededor de Nueva York

>