Enojadísimos usuarios que se mudaron por cierre de Tren L

El gobernador Cuomo recorre el Túnel de Canarsie apenas unas semanas antes del cierre previsto de 15 meses del tren L. (Foto: Oficina de Cuomo)

Por: Colin Mixson

¡Usuarios quieren que el gobernador se vaya al L!

Los residentes de Brooklyn que huyeron de Williamsburg y Bushwick para evitar los 15 meses de cierre del tren L están furiosos por la decisión de último minuto del Gobernador Cuomo de cancelar el plan que muchos dicen los obligó a desarraigar sus vidas.

“Nos mudamos específicamente por el cierre. Hubiera sido imposible el trabajo”, dijo Whitney López, quien con su novio se mudó de su apartamento cerca de la estación del tren L de Morgan Street de Bushwick a un departamento en la frontera de Gowanus y Park Slope el mes pasado.

La pareja simplemente habría renovado su contrato de arrendamiento en el apartamento de Bushwick, que, según López, costaba alrededor de 250 menos por mes que su nuevo hogar, si hubieran sabido que el temido apocalipsis del Tren L era una falsa alarma, dijo.

“Teníamos un gran trato en nuestro antiguo lugar”, dijo López. “Se siente tan irrespetuoso. Definitivamente [al gobernador] no le importa lo que realmente está sucediendo en la ciudad de Nueva York”.

Los funcionarios de la Autoridad de Transporte Metropolitano del estado comenzaron a advertir a los usuarios que el Canarsie Tube, que atraviesa la línea East River y que sufrió graves daños en la super tormenta Sandy, podría cerrarse por más de un año por reparaciones a principios de 2016.

Y más tarde ese año, anunciaron que cerrarían el metro durante 18 meses, lo cual luego se redujo a 15, para restaurarlo, lo cual provocó el inicio de una ola migratoria entre los residentes a lo largo de la línea North Brooklyn que solo aumentó a medida que la fecha anunciada de cierre del 27 de abril se acercaba.

De hecho, un agente de bienes raíces de Park Slope dijo que aproximadamente el 30 por ciento de todos los condominios vendidos cerca de Carroll Gardens desde octubre fueron a compradores que huían de Williamsburg, algunos de los cuales se amararon en contratos solo días antes del anuncio de Cuomo de que no se cerraría por completo la línea.

“Conozco a personas que ya se mudaron”, dijo Peter Pérez, quien trabaja para la firma de bienes raíces Douglas Elliman. “Conozco a alguien que su razón principal para mudarse fue el cierre del tren L. Es una locura.”

Los que no huyeron de Williamsburg, sin embargo, no deben esperar necesariamente viajes tranquilos a lo largo de la línea L después del inesperado cambio de planes.

La nueva propuesta del estado aún requiere al menos 20 meses de reparaciones una vez que el trabajo comience en abril, según los funcionarios; trabajo que se realizarán las noches y los fines de semana para permitir un servicio continuo y reducido durante todo el trabajo.

Asimismo, líderes de tránsito ya denunciaron que algunas de las opciones de transporte alternativo prometidas anteriormente, como los transbordadores dedicados de Williamsburg a Manhattan y un carril para vehículos de alta ocupación a través del puente de Williamsburg, probablemente serán desechados, lo que dejará a los pasajeros con menos formas de cruzar el río una vez que comience el trabajo.

 

Notas relacionadas: El cierre del tren L en 2019 significará más servicio de metro en otras líneas según la MTA

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *