Viene un clásico español sin Messi y en el peor momento del Madrid

Viene un clásico español sin Messi y en el peor momento del Madrid
El delantero francés del Real Madrid, Karim Benzema, se lleva el balón ante el defensa del FC Barcelona, Gerard Piqué, durante un partido de Liga la pasada temporada. EFE

 

Barcelona y Real Madrid pondrán en escena el primer clásico de la Liga en el Camp Nou, con Leo Messi de baja por lesión y en uno de los momentos más difíciles del Real Madrid, que no se reconoce y debe desafiar al líder después de tres derrotas consecutivas.

Cuatro puntos de distancia, un 4-2 sobre el Sevilla y un 2-0 sobre el Inter en «Champions» pese a la ausencia de Messi son las credenciales del Barça previas a un partido que puede marcar el futuro inmediato del once de Julen Lopetegui.

Pendiente de si Marcelo estará a tiempo después de que la retirada del brasileño ante el Viktoria Plzen por un golpe en el tobillo, los blancos se juegan buena parte de una temporada, hasta ahora muy distinta de lo esperado.

Ni los resultados, tres derrotas -la última hace una semana en casa ante el Levante-, dos empates y cuatro victorias en Liga, ni la imagen ante los checos hace dos días pese a ganar (2-1) parecen las ideales para iniciar una remontada ya necesaria.

El Clásico, que después de muchos años tendrá otro gran ausente en Cristiano Ronaldo, será el gran escenario de la décima jornada en la que se espera la reacción del Atlético de Madrid tras encajar la peor derrota de la era Diego Simeone anoche en Dortmund (4-0).

 

Viene un clásico español sin Messi y en el peor momento del Madrid
Leo Messi y Cristiano Ronaldo, durante un clásico en la pasada temporada. EFE

 

Sin Cristiano ni Messi

 

Desde el curso 2009/10, cuando Cristiano Ronaldo llegó al Real Madrid, siempre participó en un Clásico alguno de los dos mejores futbolistas del mundo. Pero por primera vez después de casi una década ni el jugador portugués, ni Lionel Messi estarán presentes en un choque entre azulgranas y merengues.

Ese dato apunta al posible fin de una era en el fútbol español, marcado en los últimos diez años por la competencia feroz entre dos jugadores de indiscutible valor planetario. Jamás, en los 32 partidos en los que pudieron competir ambos, faltaron los dos a la cita.

Entre la campaña 2009/2010 y la 2017/18, ese fue el número de ocasiones en las que se enfrentaron Real Madrid y Barcelona. Lo hicieron 18 veces en Liga, 6 en la Supercopa de España y en la Copa del Rey y 2 en la Liga de Campeones.

En todos esos enfrentamientos, Cristiano Ronaldo faltó más veces que Lionel Messi a un partido entre Real Madrid y Barcelona. De hecho, Messi siempre jugó por lo menos un minuto de los 32 duelos. Sólo en uno fue suplente, en el curso 2015/16, en la visita del Barcelona al Bernabéu que acabó con goleada azulgrana: 0-4.

Aquel día, el 21 de noviembre de 2015, Messi no jugó desde el inicio porque acaba de recuperarse de una lesión grave. Estuvo ocho semanas de baja por un rotura del ligamento colateral interno de la rodilla izquierda y aún no tenía ritmo de competición. Aún así, saltó al campo en el minuto 58 para sustituir al croata Ivan Rakitic.

El resto de partidos, Messi los jugó enteros y fue titular. No fue nunca sustituido y su relación con los clásicos es más regular que la de Cristiano Ronaldo, que tuvo más sobresaltos que el delantero argentino.

Cristiano, en Liga, fue sustituido en el clásico que perdió el Real Madrid 1-0 en el Camp Nou en su primera temporada en España. Una lesión en un tobillo le alejó dos meses de los terrenos de juego y regresó justo a tiempo para ser titular. Sin embargo, por precaución, fue sustituido por Karim Benzema en el minuto 66.

En total, Cristiano, de los 32 posibles duelos entre Real Madrid y Barcelona, fue titular en 28, fue sustituido en 2 ocasiones, fue suplente con minutos en otras 2 y no participó en un encuentro de la Supercopa por sanción y en una final de Copa por lesión. Messi, de los 32 choques, fue titular en 31 y en una ocasión fue suplente y tuvo minutos.

El resto de números que se perderán los aficionados sin Cristiano ni Messi serán más llamativos. El actual jugador del Juventus, en total, marcó 18 goles al Barcelona mientras estuvo en España. Messi, por su parte, anotó 20 dianas, 6 de ellas de penal.

Ese será el déficit más grande que tendrá el próximo Barcelona-Real Madrid. Por primer vez en casi diez años los aficionados se quedarán huérfanos del espectáculo que siempre brindan los dos mejores jugadores del mundo. Sin Cristiano y sin Messi, el Clásico será diferente.

 

 

 

Más de Alrededor de Nueva York

>