Una vez más escombros de acero caen de la línea 7 en Woodside

La MTA ignoró una solicitud de Libertad de Información de QNS ya que la caída de escombros continúa representando una amenaza para la seguridad a lo largo del tren 7. (Foto cortesía del concejal Jimmy Van Bramer/Twitter)

Continúan cayendo escombros desde las vías elevadas de la línea 7 en Woodside, en el último incidente un pedazo de acero cayó cerca de la estación de la calle 52, esta semana.

El miércoles, el concejal Jimmy Van Bramer tuiteó una foto de una gran pieza de acero que cayó a la acera entre las calles 51 y 52 en Woodside.

La Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA) le explicó a nuestra publicación hermana, QNS, que planea extender la malla que actualmente sólo existe alrededor de la calle 61 de la Estación de Woodside, para proteger a los conductores, peatones y a las personas que viven y trabajan a lo largo de la avenida Roosevelt.

“El objeto que cayó no refleja un riesgo estructural, pero es un asunto serio. Esta área fue inspeccionada hoy para garantizar que no existan piezas sueltas”, dijo un portavoz de la MTA. «Este tema tiene toda la atención del presidente Byford, que ya aceleró el proceso ordenando un análisis de costo y prioridad del sistema de mallas mientras el plan piloto de cuatro locaciones está en marcha. Una inspección exhaustiva realizada en marzo no encontró problemas”.

El plan piloto comenzó con cuatro locaciones en julio y es un sistema de mallas que actualmente protege a las personas alrededor de la estación de Woodside, lo cual Van Bramer solicitó en febrero.

«Nos tomamos muy en serio los informes sobre la caída de escombros de nuestras vías elevadas, porque la condición de estas estructuras es crítica para el servicio adecuado de trenes y la seguridad de nuestros vecinos», dijo el presidente de NYC Transit Andy Byford en julio. «Nos alienta la posible viabilidad y la disponibilidad inmediata de esta malla para proporcionar tranquilidad al cruzar las calles debajo de nuestras vías, y continuaremos nuestras rigurosas inspecciones a estas estructuras, que a menudo son golpeadas por vehículos y expuestas a condiciones muy variables durante el año que pueden acelerar el deterioro”.

Pero los escombros han caído durante meses, y los repetidos esfuerzos de inspección de la MTA solo parecen dar lugar a más incidentes donde el metal, e incluso una viga de madera, continúan cayendo sobre los automóviles.

QNS presentó una solicitud de Libertad de Información a la MTA para ver los registros de inspección relacionados con el tren 7 mientras la agencia afirma que los trabajadores inspeccionan las vías a pie desde el suelo y desde el soporte al menos dos veces por semana.

Pero la agencia tardó en mostrar estos registros y el último correo electrónico de seguimiento de nuestra sala de redacción fue ignorado por el oficial asignado de Libertad de Información, Richard Harrington.

A finales de febrero, una viga de madera atravesó el parabrisas de un vehículo en el lado este de la estación, y en otro incidente el 6 de marzo, un trozo de metal oxidado cayó sobre el techo de otro automóvil.

Desde entonces, ha habido otros incidentes, uno en Long Island City y otro en junio en la parada de la calle 52, cuando dos peatones cruzaban la calle cercana.

-Traducción de Raquel Romero

 

Notas relacionadas: Con la línea 7 cayéndose a pedazos en Queens, jefe de MTA dice que no hay soluciones fáciles ni rápidas 

 

 

 

Más de Alrededor de Nueva York

>