‘Soñadores’ de DACA entre la incertidumbre y el miedo a la deportación

'Soñadores' de DACA entre la incertidumbre y el miedo a la deportación
Inmigrantes y activistas a favor de legalizar la situación de los indocumentados y portadores de DACA se expresan frente a un tribunal federal en Brooklyn, Nueva York. Foto: EFE/Ángel Colmenares

La incertidumbre se ha apodera del más de medio millón de «soñadores» («dreamers») que hay en los Estados Unidos después del esperado fallo de un tribunal de apelaciones, que consideró que el programa de Acción Diferida para los llegados en la Infancia (DACA) es ilegal pero lo dejó en pie hasta que una corte inferior revise el caso.

«La idea de estar de caso judicial en caso judicial y nunca saber cuándo estas decisiones van a llegar es muy estresante, agotador y así no se puede vivir», dijo Juliana Macedo, una inmigrante brasileña de 36 años quien obtuvo DACA cuando fue anunciado en el 2012, un beneficio migratorio que le permite trabajar sin problemas en EEUU y alejar los temores de una posible deportación.

En el fallo, los jueces le dieron la razón a la corte en Texas que determinó a favor de acabar DACA en 2021 pero decidieron permitir a quienes ya tienen el beneficio, como Macedo, poder renovar sus permisos de trabajo. Sin embargo, mantuvieron una prohibición para que se tramiten nuevas solicitudes.

El tribunal decidió enviar el caso de nuevo a la corte inferior para que revise una nueva normativa emitida por el Gobierno del presidente Joe Biden en agosto del año pasado que sanciona el programa en el registro federal.

Tanto para Macedo como para otros activistas a favor de los derechos de los inmigrantes, la decisión solo prolonga la espera de una muerte anunciada para DACA en los tribunales.

«Es solo una cuestión de tiempo. Sabemos que el juez Hanen (de la corte inferior en Texas) ya dijo que considera que la política de DACA en sí es ilegal», argumentó Macedo, quien trabaja defendiendo a los intereses de los soñadores como ella en la organización United We Dream.

El fallo «deja absolutamente claro» que las cortes seguirán un camino que «acaba en revocar DACA», sentenció Todd Schulte, director de FWD.us mediante comunicado.

«Aunque no sabemos cuándo exactamente vendrán las futuras acciones judiciales, sabemos que las posibilidades de que DACA sobreviva por mucho más tiempo son significativamente peores», añadió.

 

Camino a la ciudadanía

 

El programa, que protege de la deportación y permite trabajar legalmente a las personas que fueron traídas a EE.UU. cuando eran menores de edad, fue puesto en marcha por el gobierno demócrata de Barack Obama (2009 – 2017).

El ex presidente Donald Trump decidió en el primer año de su mandato poner fin a DACA, lo que desencadenó un efecto dominó de demandas y contra demandas en cortes que llevaron a la situación actual.

Para los grupos activistas, la única solución permanente que daría estabilidad a los soñadores, quienes tienen en promedio de 28 años de edad y más de 20 años viviendo en EE.UU, es que el Congreso pase una ley que les otorgue un camino a la ciudadanía.

«Ya es hora de que el Congreso y Biden cumplan sus promesas de garantizar protecciones permanentes para los ‘dreamers’, incluido un camino a la ciudadanía, de una vez por todas», acotó Erin Mazursky, director de la organización Families Belong Together.

Poco después de que se anunciara el fallo, el director del Caucus Hispano del Congreso, el legislador Raul Ruiz, pidió a 10 senadores republicanos unirse a los demócratas para pasar un proyecto de ley que daría residencia permanente a los soñadores y que fue aprobado por la Cámara de Representantes a principios del año pasado.

«Los beneficiarios de DACA pueden dar un respiro de alivio pero sigue la urgencia por aprobar una solución permanente que les dé estabilidad», escribió el congresista en un comunicado.

El Congreso, de mayoría demócrata en ambas Cámaras, podría cambiar de composición en enero del próximo año, cuando se renueven los escaños después de las elecciones de medio término que se celebran en menos de un mes, el 8 de noviembre.

La cuestión ahora, aseguró Julia Gelatt, experta en temas migratorios del Migration Policy Institue, es si los legisladores sentirán suficiente presión para aprobar una legislación para ayudar a los soñadores ahora que la corte prolongó la espera de un fallo definitivo.

«Creo que hay una duda verdadera respecto a si el Congreso tiene la voluntad de actuar» antes de que haya un fallo que termine DACA. «Puede que se necesita una decisión judicial», dijo la analista.

 

Reunión con abogados

 

Un juez federal en Texas que estudia la legalidad del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, en inglés) fijó una reunión con las partes para este 14 de octubre.

El juez Andrew Hanen, del distrito sur de Texas, explicó en una orden judicial que un tribunal de apelaciones le ordenó “revisar lo más rápido posible” una nueva normativa emitida por el Gobierno del presidente Joe Biden en agosto que sanciona el programa DACA en el registro federal.

El pasado miércoles, una corte de apelaciones en Luisiana emitió un esperado fallo en el caso sobre DACA, que protege de la deportación y permite a más de medio millón de migrantes trabajar legalmente en Estados Unidos.

El fallo consideró que el programa es ilegal, en concordancia con una decisión del juez Hanen emitida en 2021, pero devolvió el caso a la corte en menor instancia “en luz de” la nueva medida del gobierno demócrata.

Los jueces de Luisiana permitieron que se sigan procesando las renovaciones de solicitudes pendientes, pero mantuvieron una prohibición a aprobar nuevos casos. El viernes, el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS, en inglés) confirmó esta orden judicial en un comunicado. “Este fallo no afecta las concesiones actuales de DACA ni a los permisos de trabajo relacionados”, escribió USCIS.

Grupos activistas han pedido al Congreso tomar acciones para dar una solución permanente a los soñadores, como se les conoce a los beneficiarios de DACA, asegurando que es cuestión de tiempo antes de que los tribunales decidan definitivamente acabar con el programa. A junio del 2022, hay 594.120 que se benefician del programa, según datos de USCIS.

«Los Dreamers no deben vivir más con este temor e incertidumbre que las cortes han creado. El Congreso necesita establecer un camino verdadero hacia la ciudadanía para brindarles a los beneficiarios de DACA la seguridad que se merecen a largo plazo», declaró por su parte la senadora neotyorquina Kirsten Gillibrand con respecto a la decision del Tribunal de Apelaciones para el Quinto Circuito sobre el programa DACA.

«La eliminación de DACA tendría inmensas consecuencias para los beneficiarios y el país en general. Sin DACA, los más de 500,000 beneficiarios en todo el país serían despojados de las protecciones y la autorización de trabajo. Esto no solo afectaría negativamente a los beneficiarios y sus familias, sino que afectaría a los empleadores que han contratado a beneficiarios de DACA, así como a las comunidades donde los beneficiarios de DACA son miembros activos y productivos de la vida económica y social».

«Estos hombres y mujeres jóvenes fortalecen a nuestro país: son empresarios, trabajadores de la salud, miembros de nuestras fuerzas armadas y más. Mi lucha no se detendrá para apoyar a los mas de 30,000 beneficiarios de DACA y sus familias que contribuyen a nuestras comunidades y que llaman a Nueva York su hogar», sostuvo.

Más de Alrededor de Nueva York