Senadora de Queens pide a la Autoridad de Licores restaurar licencias de licor

La senadora estatal Jessica Ramos el jueves 3 de septiembre.

La senadora Jessica Ramos regresó a la sede de la Autoridad de Licores del Estado de Nueva York (SLA), el jueves 3 de septiembre, para pedirle a la agencia que restaure todas las licencias de licor que ha anulado de los restaurantes y bares de la ciudad de Nueva York; y que igualmente, retire todas las suspensiones.

“La forma de ayudar a estas pequeñas empresas no es suspender su licencia y cerrarlas”, dijo Ramos. “La forma de ayudar a las empresas es brindar una guía clara para que podamos ayudarlas a cumplir, si hay alguna confusión, para que puedan seguir operando y puedan seguir brindándonos buena comida, entretenimiento y, lo que es más importante, buenos trabajos para nuestros comunidades».

Ramos, quien junto a dos docenas de senadores estatales escribieron una carta la semana pasada exigiendo que SLA dejara de golpear a las empresas con «multas excesivas», se unió a la asambleísta del Alto Manhattan, Carmen De La Rosa, y a la candidata a la Asamblea de Jackson Heights, Jessica González-Rojas, así como a varios restaurantes locales y propietarios de bares.

Hace dos semanas, Ramos dirigió otra conferencia de prensa en el edificio de oficinas estatales Adam Clayton Powell Jr. con más de 30 dueños de negocios de Queens y Manhattan, para hablar en contra de lo que dice, ha sido, un acoso de la SLA en los meses en que se permitió reabrir los restaurantes para cenar al aire libre.

La SLA ha presentado 708 cargos para remoción de licencias de licor contra establecimientos en la ciudad de Nueva York, 207 (o el 29 por ciento) de los cuales están en Queens, hasta el viernes 4 de septiembre. Manhattan representa la mitad de los cargos, según la SLA.

El portavoz de SLA, William Crowley, dijo a QNS que las suspensiones «se usan con moderación y solo en el peor de los casos, por eso 50.000 inspecciones han dado lugar a menos de 1.000 cargos y solo 168 suspensiones».

González-Rojas, quien ganó la carrera primaria para el Distrito 34 de la Asamblea, dijo que la mayoría de empresas propiedad de inmigrantes de su distrito «están sufriendo la embestida» de las multas del SLA.

“Estamos en el distrito que fue profundamente afectado por el COVID”, dijo González-Rojas. “Hay un restaurante al final de la calle de mi casa, vivo justo al lado de Northern Boulevard, y fui testigo de cómo lo cerraron durante días debido a las multas. Soy testigo de que otro restaurante recibió una multa de $ 1,500 sin ninguna prueba, y cuando pidieron pruebas, obtuvieron una foto granulada que no muestra nada. Esto es injusto».

Foto Angélica Acevedo

Costo de la suspensión de licencias

Ramos está de acuerdo en que comer al interior de los establecimientos debería permitirse, y dice que, como madre de dos hijos, está más preocupada por cómo se verán los protocolos escolares al reanudarse las clases presenciales este otoño.

«Vamos a permitir que un tercio de la población estudiantil vaya a las escuelas con poco o ningún protocolo», dijo. «No estoy de acuerdo con estas preocupaciones sobre comer en interiores cuando somos hipócritas en el estado de Nueva York y permitimos que todos, excepto la ciudad de Nueva York, reabran a una pequeña capacidad y ahora también estamos detrás de Nueva Jersey».

Las suspensiones de licencias pueden costar a los dueños de negocios entre $ 4,000 y $ 50,000, dependiendo de la «gravedad de la conducta». La pena máxima que el SLA puede imponer es la revocación de la licencia de licor.

Ramos agregó que no está claro a dónde van a parar las multas que cobra la SLA.

“La forma en que ayudamos a nuestras pequeñas empresas debe ser una prioridad”, dijo Ramos. “Deberíamos alentar a más neoyorquinos a abrir pequeñas empresas y brindarles el apoyo que necesitan para mantenerlas abiertas. Necesitamos que más neoyorquinos creen, que sean empresarios, que puedan ayudar y proporcionar empleos a sus compañeros neoyorquinos”.

 

Notas relacionadas: Concejal hispano asigna fondos para la limpieza de los barrios más afectados por COVID-19

 

Más de Alrededor de Nueva York

>