Se agudiza el problema de discriminación en la vivienda en Long Island

Se agudiza el problema de discriminación en la vivienda en Long Island
Comunidades minoritarias como la hispana, las familias con niños o personas con discapacidades sufren para conseguir hogar en los condados de Nassau y Suffolk.

 

La entidad Long Island Housing Services, Inc (LIHS, por sus siglas en inglés) se ha dedicado a promover vivienda justa por los últimos 48 años. Hoy en manos de su nuevo director LIHS continúa luchando contra la discriminación de vivienda que afecta no solo a minorías como la hispana, sino que además impide que niños se eduquen bien y que personas discapacitadas lleven una vida normal.

“La discriminación de vivienda en Long Island actualmente no es visible pero sigue existiendo. Ahora te dicen que NO con una sonrisa. Los dueños saben que palabras no deben mencionar para evitarse investigaciones o llegar a una corte pero de igual manera se siguen negando viviendas por ingresos económicos, si tienen niños o si son discapacitados”, afirma Ian Wilder, Director Ejecutivo de Long Islang Housing Services, quien establece que aún hay mucha segregación racial.

En Nassau y Suffolk

Aunque los gobiernos locales de los condados de Nassau y Suffolk han tomado medidas legales para evitar la discriminación de vivienda por fuentes de ingresos, mediante las cuales un propietario no debe considerar para rentar únicamente a una persona que tenga un formulario W2 como comprobante de ingreso y negar una vivienda a quienes reciben Sección 8, asistencia pública o manutención de menores; la realidad es diferente y en la visión de Ian Wilder está generando un problema de derechos civiles, desigualdad de condiciones y por ende le niega la oportunidad a muchos niños de educarse bien.

Se agudiza el problema de discriminación en la vivienda
Ian Wilder, Director Ejecutivo de Long Islang Housing Services asegura que aún hay mucha segregación racial en Long Island.

“No creo que podamos decir que hay más discriminación de vivienda en el condado de Nassau que en el de Suffolk, en ambos tenemos comunidades segregadas, distritos escolares afectados y casos que son investigados”, asegura Wilder.

De acuerdo a las cautelosas investigaciones realizadas por LIHS no hay vivienda justa para todas las razas o clases económicas. Cuando los detectives de la entidad quienes son de diversas razas muestran interés de rentar una propiedad encuentran diferentes respuestas.

“Nadie te va a decir directamente que no te renta porque no les gustas solo te dicen que no hay nada disponible, pero si al día siguiente va una persona que tiene otras características, le dan información y le dicen que tendrán algo disponible pronto”, recalca el funcionario.

Víctimas de discriminación

Para Wilder en las buenas comunidades se construyen viviendas u ofrecen propiedades con solo una habitación pero limitan las propiedades con dos, tres o cuatro habitaciones impidiendo así que familias con niños puedan vivir ahí.

De acuerdo al Director Ejecutivo la administración Obama promocionó que las buenas oportunidades para los estudiantes no deberían depender de donde vivan pero por lo contrario en Long Island comúnmente los distritos escolares que obtienen resultados bajos son los que tienen una gran concentración de minorías.

“Actualmente estamos investigando a una persona que tiene varias propiedades en Long Island, en ambos condados y hemos podido comprobar que hay discriminación, no puedo decir donde o dar nombres pero hemos comprobado con nuestras investigaciones que hay discriminación por ingresos y por incapacidad. Las investigaciones que hacemos se hacen con personal capacitado y cuando nuestra investigación reúne las evidencias necesarias la llevamos a la corte”, destaca Wilder.

Para la entidad es importante que las personas busquen ayuda, servicios que se ofrecen sin costo alguno para todos los que piensen que son víctimas de discriminación a la hora de rentar o comprar ya que está prohibido negarle una propiedad a cualquier persona por su raza, color, nacionalidad, sexo, religión, condición familiar o discapacidad.

“La vivienda justa es importante porque es permitirle a la gente cumplir su ‘Sueño Americano’, el cual es vivir donde ellos quieran. Imaginemos cuanto la sociedad está perdiendo porque las personas no tienen las mismas oportunidades”, enfatiza Wilder y asegura que su meta principal es reunir más fondos que les permitan en los próximos 15 años acabar con la segregación racial que existe en el tema de vivienda en Long Island.

 

Más de Alrededor de Nueva York

>