«¡Sálvanos!»: Trabajadores y propietarios de restaurantes de Nueva York protestan por cierres

Más de mil personas se reúnen para protestar por los últimos cierres en restaurantes. Foto de Dean Moses

Por: Dean Moses

Desesperados por recibir alivio después de la nueva prohibición de comidas en interiores, los propietarios y trabajadores de restaurantes marcharon por Manhattan el 15 de diciembre, pidiendo ayuda para rescatar a la industria en medio de la segunda ola devastadora de la pandemia de COVID-19.

Los manifestantes también protestaron por las últimas restricciones un día después de que entrara en vigor el cierre de los comedores interiores. Más de 1,000 personas se reunieron en los escalones rojos en Times Square, luego se dirigieron a la oficina del gobernador Andrew Cuomo en Midtown, para pedir ayuda durante el período más difícil en la historia de la industria.

Un orador llama a la acción en el corazón de la ciudad de Nueva York. (Foto de Dean Moses)

Con pancartas que decían «Salven el negocio de mi papá» y «Restaurantes abiertos», los manifestantes se apiñaban entre los carteles luminosos y parpadeantes en la calle 47 y la 7 avenida, coreando «Salven nuestros restaurantes», «Salven nuestros trabajos» y «¿Por qué, Cuomo, por qué?”.

Cuomo ordenó el 11 de diciembre el cese de las comidas en interiores en la ciudad de Nueva York, que entró en vigencia el 14 de diciembre. El gobernador citó el reciente aumento en los casos de COVID-19 en toda la ciudad, un rápido aumento en la transmisión del virus y la preocupación sobre el aumento de las tasas de hospitalización, como factores que llevaron a la decisión.

Los dueños de restaurantes, camareros, ayudantes de camarero, anfitrionas y otros empleados de negocios en toda el área de los tres estados combinaron sus voces durante la marcha del martes, que incluso contó con reconocidos líderes de la industria, miembros de las Cámaras de Comercio, funcionarios electos y clientes leales.

Un oficial de policía discute con un manifestante ruidoso. (Foto de Dean Moses)

“¡Más de 6,000 negocios han cerrado desde el comienzo de la pandemia! El informe de New York City Hospitality Alliance muestra que dos tercios de los restaurantes dijeron que es probable que cierren antes de fin de año sin un paquete de ayuda integral por parte de nuestro gobierno”, dijo Jeffrey García, presidente del NYS Latino Restaurant, Bar & Lounge Association, que representa a más de 150 miembros en los establecimientos de vida nocturna de Nueva York.

Los restaurantes se enfrentan a una situación desesperada con la falta de clientes y una inversión en servicios de entrega, así como con la construcción de comedores al aire libre con calefacción para el invierno. El cierre del comedor interior ha exacerbado un momento ya oscuro para ellos.

Los manifestantes que luchan por la reapertura de los restaurantes se reunieron frente a la oficina del gobernador Andrew Cuomo. (Foto de Dean Moses)

Antes de la pandemia, había más de 25,000 negocios de restaurantes abiertos, que empleaban a más de 300,000 personas. Una vez que la crisis pandémica golpeó a la ciudad de Nueva York, ese número disminuyó rápidamente a 90.000.

“Los restaurantes son el motor económico de toda nuestra ciudad y cuando los cierras y no les das el apoyo, estás asfixiando y ahogando la vida de la gente en esta ciudad. Hoy estoy aquí para decir que debemos estar seguros de que nuestros restaurantes estén creciendo y prosperando. Ese es el único camino para asegurar que nuestra ciudad regrese”, agregó el presidente del condado de Brooklyn, Eric Adams.

Uno por uno, los oradores compartieron sus historias, cada persona suplicando que se restablezca su sustento mediante la aprobación de la Ley de Revitalización de Restaurantes, que proporcionaría $120 mil millones en fondos a las empresas de restaurantes independientes que han luchado durante la pandemia.

La asambleísta Catalina Cruz dice que es injusto que los restaurantes carguen con la peor parte de las precauciones contra la pandemia sin recibir ayuda económica. (Foto de Dean Moses)

“Les dijimos que construyeran afuera. Les dijimos que se prepararan por dentro para que la gente pueda estar socialmente distante. Salieron y gastaron miles de dólares, sacaron préstamos, ¿y ahora les vamos a dar la espalda? ¡Esto no es justo! ¡Este no es el tipo de país por el que luchamos! No lo vamos a permitir. Vamos a luchar para asegurarnos de que todos y cada uno de ustedes sobreviva porque nos ayudaron a sobrevivir”, dijo la asambleísta de Queens Catalina Cruz.

Una vez que los oradores terminaron de declarar su apoyo a los restaurantes, los manifestantes salieron a las calles mientras pasaban por las estaciones Grand Central y bajaban a la oficina del gobernador Cuomo, en 633 Third Avenue.

 

Notas relacionadas: Alcalde pronostica un cierre total de la ciudad de Nueva York después de Navidad

 

 

Más de Alrededor de Nueva York