“Rikers es la muerte”: Manifestación callejera simboliza creciente presión pública para cerrar cárcel de Rikers Island

Manifestantes dicen: "Rikers es una sentencia de muerte".

“Rikers es igual a la muerte,” y la única solución para salvar aquellos que se encuentran presos en esta cárcel es cerrándola y enviando a los presos a otros lugares, dijo un activista de justicia criminal.

El último esfuerzo para brindar atención pública a la crisis humanitaria en Rikers Island ocurrió el 1ro de octubre, cuando enfrente a una audiencia de la asamblea estatal, protestantes exigieron acción en City Hall Park en el bajo Manhattan.

“Dejen a nuestra gente salir,” exclamaban protestantes mientras sostenían pancartas exigiendo la liberación de los prisioneros, antes de decir los nombres de quienes han muerto en la isla de Rikers.

“Estoy aquí para que los oficiales electos sepan que nuestros seres queridos están en Rikers Island y que no merecen sentirse desechados y abandonados. Están siendo empujados a sus límites mental y físicamente todos los días. Si nuestro alcalde, gobernador, jueces y distritos no excarcelan a los prisioneros, contribuirán al fallecimiento de cientos de personas”, dijo Crystal Clarke, miembro de Freedom Agenda y pareja de una persona encarcelada en Rikers Island.

Asambleísta Jessica González Rojas. Foto de Eric Hirschfeld

Enfurecidos por la administración de Blasio, las oficinas del fiscal de distrito y el sistema judicial en su conjunto, los activistas salieron a las calles bloqueando el tráfico a lo largo de Broadway, para exigir la liberación inmediata de los encarcelados. Aunque este acto de desobediencia civil duró casi una hora, no se realizaron detenciones.

La rabia e ira sobre las condiciones de Rikers Island solo han crecido desde la última visita del alcalde De Blasio la semana pasada, cuando se deslindó de culpas, declarando que se ha logrado un progreso, aunque frenado por la pandemia de COVID-19, al tiempo que promocionó su plan para cerrar la cárcel en el 2026.

Sin embargo, muchos, incluyendo oficiales electos, afirmaron el triste estado en que se encuentra la prisión, por lo que no se puede esperar otros cincos años.

La asambleísta de Queens, Jessica González-Rojas, se aferró con orgullo a una pancarta que decía: “Liberen a nuestra gente ahora” mientras relataba a la multitud los horrores que presenció en septiembre. Ella describió haber visto a un hombre intentar suicidarse y como las innumerables personas encarceladas eran tratadas de manera inhumana.

“Hemos perdido a doce personas en Rikers Island este año y todas estas muertes fueron evitables. La crisis en Rikers Island es una crisis de inhumanidad y, a pesar de conocer las soluciones, el alcalde, los jueces y los fiscales de distrito están optando por no actuar. No hay nada de eso. Debemos excarcelar a Rikers”, dijo González-Rojas.

Manifestantes bloquean Broadway en las afueras del City Hall Park antes de la audiencia de la Asamblea Estatal el viernes 1 de octubre. Foto de Erica Vladimer

Melania Brown ha estado en la delantera de la defensa de los derechos de las personas encarceladas desde que su hermana, Layleen Polanco, murió en Rikers Island en 2019.

“La ciudad de Nueva York no nos falló, nuestros líderes electos sí lo hicieron. Lo que está sucediendo en Rikers Island es inhumano y horrible, y aquellos en el poder que pueden hacer algo al respecto, optan por dar la espalda en lugar de salvar la vida de un ser humano. Si fuera uno de sus seres queridos, ya habrían cerrado Rikers Island”, expresó Brown.

 

Notas relacionadas: Alcalde quiere excarcelar Rikers Island mientras comisionado dice que reclusos «merecen estar allí»

 

Más de Alrededor de Nueva York