Retos educativos detrás de la industria de la marihuana en Nueva York

marihuana

Queens College, en asociación con Farmingdale State College, se unen para ofrecer educación para personas interesadas en negocios de marihuana.

Poco más de un año después de que se legalizara el consumo de marihuana para todos los adultos en Nueva York, un salón de clases de Farmingdale College reúne a un grupo de personas ansiosas por adentrarse en esta nueva dimensión comercial que, según expertos, es un “negocio jugoso”.

Al menos 25 personas llegan una a una a este, un taller introductorio sin crédito llamado «Comience en la industria del cannabis», diseñado para personas que desean obtener más información sobre cómo abrir, administrar o trabajar en un negocio de cannabis en el estado de Nueva York.

marihuana
La doctora LaNina N. Cooke, subdirectora del Centro de Estudios de Justicia Penal de la Universidad Estatal de Farmingdale.

“Hay mucho interés en este tema”, apunta la doctora LaNina N. Cooke, subdirectora del Centro de Estudios de Justicia Penal de la Universidad Estatal de Farmingdale. “Aunque solo tuvimos 25 personas en este primer taller, tenemos al menos 60 en lista de espera”.

La doctora Cooke resalta que gran parte de ese grupo está compuesto por personas que hacen parte de negocios de mujeres o personas de color. “Eso habla mucho de justicia social porque estos han sido algunos de los grupos más señalados en cuanto al consumo de marihuana se refiere”.

Y es que, la legalización de la marihuana en Nueva York llegó justamente como eso. Una manera de resarcir la disparidad en los arrestos. El problema era tan grave que el 90% de los arrestos por porte y consumo quedaba en manos de afroamericanos e hispanos.

Sin embargo, expertos como la doctor Cooke, creen que más talleres como estos debe seguir haciéndose para que más personas de estas comunidades puedan estar completamente informadas a la hora de decidir entrar en este negocio y evitar que la disparidad de arrestos ahora se refleje también en el número de personas de color propietarias de negocios de marihuana.

“Lo que esperamos es ver las estadísticas en cuanto a lo demográfico para ver quiénes terminan abriendo negocios y de qué comunidades provienen”, destaca la doctora. “Me encantaría ver que vengan de comunidades afroamericanas o hispanas, pero también quiero ver el nivel socioeconómico porque las comunidades más afectadas por la guerra contra las drogas no han sido las más afluentes. Ni siquiera la clase media. Los más pobres de algunas zonas de El Bronx, Brooklyn, incluso en Long Island’.

El programa
Varios temas se destacan en este plan educativo de Queens College y Farmingdale College: Ley del estado de Nueva York, básicamente todo lo relacionado con los impuestos y lo que se debe tener en cuenta. A esto hay que agregarle detalles como los nueve esquemas de licencias identificados legalmente, que incluyen viveros, cultivadores, distribuidor de procesadores, dispensario minorista, entrega, microempresa, consumo in situ y cooperativa.

Los organizadores explican también puntos importantes como que aquellas empresas que ingresan a la industria del cannabis para uso de adultos deben ser conscientes de las limitaciones legales existentes que afectan las prácticas comerciales estándar, como banca, uso de propiedad intelectual, valores, las políticas de empleo, y también la quiebra.

¿Quiere aprender?
Las primeras ediciones del taller se realizaron el 11 y 18 de junio, sin embargo, si busca más información y próximas fechas puede llamar al 934-420-2000.

 

Notas relacionadas: Hispano con condena por marihuana, podría ser de los primeras en obtener licencia para vender cannabis bajo nueva ley

Más de Alrededor de Nueva York