Remar en el Delta una aventura que se vive en el Tigre, Argentina

argentina
Club de Regatas La Marina
Nahuel Leto

Argentina tiene una diversidad geográfica realmente admirable y entre ellas se encuentra el Tigre, la Venecia de Latinoamérica, nos vamos a remar al río del delta de Tigre.

Uno de los pocos deltas totalmente habitables, se encuentra en la provincia de Buenos Aires, en Argentina, que además de impactar por su paisaje lo hace por su historia, tradiciones y cultura. Remar en el Delta una aventura que se vive en el Tigre

El color león de sus aguas, es producto de la sedimentación que arrastra el Río de la Plata aguas arriba, de esta forma se forman islas llenas de vegetación con árboles de distintos follajes que contrastan entre sí, diversos tipos de aves habitan el lugar en un entorno natural único.

Sus aguas invitan a recorrerlo de una forma muy particular y es que el Tigre alberga cientos de años de tradición e historia remar por sus aguas es recorrer no solo un paisaje espectacular sino también la tradición de sus clubes de remo.

Todo se inició cuando un grupo de jóvenes ingleses aficionados al remo realizó un recorrido, allá por 1870, que unió el puerto de Buenos Aires con la ciudad de Tigre. El 10 de diciembre de 1873 se corrió en estas mismas aguas la primera regata oficial del país que dio comienzo a las instituciones de remo que hoy se encuentran en Tigre.

Daniel Szylder presidente de FACER
Daniel Szylder presidente de FACER

Daniel Szylder presidente de FACER (Federación Argentina de Clubes y Entidades de Remo) nos cuenta la historia de los clubes «Muchos clubes nacieron con la ciudad y son producto de la inmigración que marcó a la Argentina. Tigre alberga orgullosamente a 16 clubes de remo» y además continua «Por sus clubes de remo y toda su arquitectura ribereña, Tigre es candidata a recibir la distinción de Patrimonio Mundial de la UNESCO».

Uno de los clubes que visitamos es el Club de Regatas La Marina, se ve desde la costa en el Paseo Victorica, al otro lado del Río Lujan un edificio realmente imponente junto a otros como el Museo de Arte de Tigre.

Vista desde el Club de Regatas La Marina
Vista desde el Club de Regatas La Marina

Cruzamos el rio en una lancha del Club, que te va poniendo a tono de lo que significa estar en el río, al otro lado nos recibe Patricio Louzao presidente del Club quien nos cuenta un poco de su historia y nos muestran las instalaciones «El Club cumplió recientemente 146 años (1876-2022), ha contado con 8 sedes hasta finalmente instalarse en Tigre con el actual edificio, que es todo un emblema, recientemente fue declarado Monumento Nacional». Además, nos dice «El club lleva ganadas más de 1500 regatas lo que lo sitúa como uno de los puntales del remo mundial».

Patricio Louzao presidente del Club de Regatas La Marina
Patricio Louzao presidente del Club de Regatas La Marina junto a remeros galardonados del club (Guadalupe Louzao y Gastón Regolta).

Entre las figuras destacadas del club se encuentran Eduardo Guerrero quien hizo la dupla con Tranquilo Capozzo del Club Canottieri Italiani, ambos ganaron al medalla de oro de los Juegos Olímpicos de Helsinki 1952. Una gran personalidad del club fue Alberto Demiddi un atleta talentoso, tenaz, de gran integridad es considerado el más importante remero en la historia de la Argentina y el más reconocidos mundialmente, apodado por sus rivales como la máquina.

Representó al club y fue su entrenador, participó en tres finales olímpicas: Tokio 1964, México 1968 (bronce) y Múnich 1972 (plata). Fue campeón panamericano en Winnipeg ’67 y Cali ’71. El 11 de abril se conmemora el Día Nacional del Remero en honor a su natalicio.

Remar en El Delta una aventura que se vive en el Tigre
Remar en el Delta una aventura que se vive en el Tigre

Una vez terminada la charla decidimos hacer la experiencia en carne propia, con la ayuda de los marineros bajamos un bote de travesía, nos acompaña el profesor de remo del club que con indicaciones de por medio, empezamos nuestro recorrido, una vez que coordinamos los movimientos la experiencia es hermosa.

Se siente como las palas se meten en el agua y empujan el bote, el movimiento se traduce en un largo deslizamiento, a medida que se logra perfeccionar la técnica la sensación es cada vez más placentera.

A esto se le suma el contraste de la naturaleza agreste pintada en el paisaje, los pequeños arroyos serpenteantes, las casas típicas y los lugareños que hacen de la vida del delta algo realmente especial.

Nos acompañan en El recorrido desde el Río Lujan por el Arroyo Gambado otros remeros, se logra distinguirlos por las palas pintadas de los colores de cada club, el Club Suizo, el Club Canottieri Italiani, el Buenos Aires Rowing Club, el Club Náutico Hacoaj entre otros que también lo hacen en Kayak.

El trayecto está lleno de cordialidad, entre los hombres y mujeres que reman, siendo que muchos, son adversarios cuando compiten en las tradicionales regatas travesía.

Al llegar al Río Sarmiento las aguas se agitan por el paso de los catamaranes y las lanchas colectivas, emociones encontradas llenas de adrenalina y olas de por medio cruzamos el rio, remontamos el sarmiento tratando de llevar un ritmo acelerado de remada, y vemos el gran paisaje frente a nosotros enfrente encontramos la isla del Buenos Aires Rowing Club, un lugar muy bello.

Casa Morisca en el Parque Lyfe en el Tigre
Casa Morisca en el Parque Lyfe en el Tigre

Otro punto importante es el recreo del Parque Lyfe, antiguo recreo de Luz y Fuerza, en sus instalaciones se encuentra La Casa Morisca, digna de admirar, por lo menos unos minutos antes de seguir camino.

Casa de Domingo F. Sarmiento en el Delta Tigre
Casa de Domingo F. Sarmiento en el Delta Tigre

Nos queda un tramo importante hasta llegar a la casa de Domingo Faustino Sarmiento quien fue presidente de la Argentina y que era un amante del Tigre, de hecho, trajo de sus muchos viajes a Estados Unidos trajo las primeras semillas de pecanes, hoy la famosa nuez del delta que crece en todas las islas y plantó la primera vara de mimbre, dando así inicio a la actividad de la que viven muchos de los isleños.

Hoy la casa es un museo que se puede visitar y se encuentra encerrada en un domo de vidrio muy vistoso para protegerla de las inclemencias del tiempo.

En este punto emprendemos el regreso por el mismo camino, pero antes nos cambiamos a un kayak para probar las diferencias, la primera y más importante es que remamos hacia adelante ósea nosotros estamos de frente hacia donde nos dirigimos, mientras que en el bote de remo lo hacemos de espaldas.

Otra diferencia es que la palada es diferente en el kayak es hacia los lados, moviendo el torso y un poco las piernas. En el bote de remo piernas, brazos y espalda reparten la carga de la fuerza.

A nuestro regreso al Club de Regatas La Marina nos reciben los marineros quienes nos ayudan, lo cierto es, que es necesario un par de clases para salir remando perfecto.

Presidenta del Club Suizo junto a socios y amigos.
Presidenta del Club Suizo junto a socios y amigos.Nahuel Leto

Al terminar la travesía bueno es reponer energías en el Club Suizo de Buenos Aires donde nos espera Gloria Burmester su presidenta, quien nos invita con un rico café acompañado de una de sus riquísimas tortas como la de Cheesecake, la de Lemon Pie o las típicas Bricelet. Envuelto en un clima de camaradería su presidenta nos invita a recorrer el club y nos dice «Recientemente cumplimos 109 años desde nuestra creación el 17 de mayo del año 1913, el club fue fundado por una comunidad de ciudadanos suizos residentes en la Argentina, impulsados por el señor H. Imsand director del diario Courrier Suisse”, tambien nos dice «mi abuelo fue socio y continuamos la tradicion hasta mi nieta de 5 años que hoy es socia, cinco generaciones de tradición».

Sin dudas remar en el Tigre ha sido una experiencia inolvidable y un ejercicio maravilloso para disfrutar varias veces.

 

Más de Alrededor de Nueva York