PRONTO of Long Island y su desafío de seguir ayudando a la comunidad

PRONTO of Long Island y su desafío de seguir ayudando a la comunidad
Vivian Hart, la nueva presidenta de la Junta directiva de PRONTO of Long Island habla del desafío actual de las organizaciones comunitarias.

 

Vivian Hart fue directora ejecutiva de la entidad sin fines de lucro PRONTO of Long Island y desde marzo asumió la presidencia de la Junta Directiva, cargo desde donde ve con preocupación como los sucesos actuales afectan los servicios comunitarios en Long Island y establece la necesidad de lograr acercar nuevamente a los inmigrantes para cumplir el lema de esta organización, de que “Personas ayuden a otras personas”.

Como presidenta tiene varios planes: “Estar segura de que proveemos los mejores servicios, lograr que la gente vuelva a aprovechar de los servicios comunitarios y buscar más fondos económicos que nos permitan seguir manteniendo un lugar limpio y bonito para los usuarios”, recalca.

Hart se describe como una mujer sencilla, nació en Honduras y desde muy pequeña vive en este país; es pensionada de la marina de los Estados Unidos, a punto de pensionarse de otra entidad para la que trabaja tiempo completo en Manhattan y desde ya perfila toda su motivación para dedicarse del todo a PRONTO, manteniendo los programas que han caracterizado a esta organización durante 14 años.

“Las personas ya no quieren salir de sus casas, tienen miedo. El reto más grande que tenemos en este momento las organizaciones comunitarias es buscar la manera de que las personas sientan confianza y regresen a aprovechar de los servicios que ofrecemos”, indica Hart.

 

PRONTO of Long Island y su desafío de seguir ayudando a la comunidad
Con un día comunitario PRONTO impulsa sus programas para que los residentes vuelvan a tener confianza en los servicios que se ofrecen.

 

Servicios y programas

 

PRONTO of Long Island inició su labor en 1969 en el sótano de una iglesia, abrió las puertas de sus propias instalaciones en el 2005 en Bayshore, una locación que cuenta con tienda de ropa, almacén de comida, salones de clase, sala de computadoras y la ayuda de varios voluntarios que hacen posible que esta organización mantenga viva.

“Aparte de los servicios que nos han caracterizado, lo que más ha distinguido a PRONTO son los voluntarios. No sé trata de un título o un salario, simplemente de personas ayudando a otras personas”, establece Hart.

El programa con mayor éxito en PRONTO es el de alimentos, “diariamente entregamos comida a familias que lo necesitan, alimentos sin cocinar de todo tipo. Y lo podemos hacer gracias a empresas que nos donan sus productos”, señala.

Adicionalmente las clases de inglés en cooperación con el distrito escolar de Brentwood y de ciudadanía se han convertido en el centro de ayuda de PRONTO para los inmigrantes nuevos.

“Destacamos el programa de vacunas para menores de edad que desarrollamos junto al Departamento de Salud del condado de Suffolk, el cual provee ayuda a varias familias que no cuentan con un seguro médico”, explica Hart.

 

PRONTO of Long Island y su desafío de seguir ayudando a la comunidad
Entrevista exclusiva a la hondureña Vivian Hart, directora de la organización comunitaria sin fines de lucro PRONTO of Long Island que atiende a niños y familias más vulnerables de Brentwood, Bay Shore, Central Islip, etc.

 

Miedo afecta su labor

 

Sin embargo, aunque PRONTO cuenta con unas instalaciones amplias y de alto nivel para sus usuarios, Hart empieza su gestión en la junta directiva con el desafío, no solo de seguir proporcionando servicios, sino de lograr tener una comunidad que utilice estos servicios.

“Me he reunido con varios líderes y otras entidades y definimos que nuestro mayor desafio ahora es buscar la manera de acercar nuevamente a la comunidad inmigrante, es un problema que se vuelve cada vez más serio”, advierte.

 

PRONTO y su desafío de seguir ayudando
La organización PRONTO y su desafío de seguir ayudando a los más necesitados.

 

“Estamos para ayudarlos”

 

La directora Vivian Hart define como PRONTO of Long Island ha sido un lugar donde se le da importancia, respeto y dignidad a todos los que se acercan.

“Pero si las personas que no tienen comida suficiente para sus familias, necesitan ropa, quieren aprender inglés, a usar programas de computadora o no tienen un seguro médico, no reciben la ayuda, nuestra labor no estaría completa”, insiste.

La funcionaria empieza está nueva etapa en PRONTO con la confianza de que la organización con todo su equipo de trabajo, voluntarios y directivos, seguirá trabajando por incorporar a la comunidad que ha decidido como ella lo explica, dejar atrás sus necesidades para protegerse.

“Si ellos no vienen, nuestro corazón está triste. Es ver el dolor de quienes necesitan y no lograr hacer algo por ellos, queremos que sepan que aquí nada les pasará y que estamos para ayudarlos”, puntualiza.

 

 

Más de Alrededor de Nueva York

>