Promulgan leyes que protegen derecho al aborto y acceso a atención médica reproductiva

aborto
De izq. a der.: Senador Jamaal Bailey, senadora Michelle Hinchey; la líder de la mayoría Andrea Stewart-Cousins; senador Robert Jackson; la gobernadora del estado de Nueva York, Kathy Hochul; senadora Alessandra Biaggi, senador Brad Hoylman; senadora Anna M. Kaplan; y senador Pete Harckham. (Foto: Oficina de Prensa Senadora Anna M. Kaplan)

La gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, firmó una nueva normativa para proteger a las mujeres que quieran interrumpir su embarazo y a los proveedores de estos servicios en un escenario nacional muy dividido, con numerosos estados restringiendo cada vez más este derecho.

La nueva legislación, aprobada hace dos semanas por los legisladores estatales, protege tanto a las mujeres que se someten a la interrupción voluntaria del embarazo como al personal sanitario y a los centros médicos que practican el aborto.

«Estamos tomando medidas para proteger a nuestros proveedores de servicios de las represalias de los estados antiaborto y para garantizar que Nueva York siempre sea un puerto seguro para quienes buscan atención médica reproductiva», dijo la gobernadora.

La medida legislativa ha sido aprobada en previsión de que el Tribunal Supremo, controlado por una mayoría de jueces conservadores, revoque este derechos a nivel federal, lo que dejará en manos de los estados la potestad de legislar sobre este asunto.

«Los derechos reproductivos son derechos humanos y hoy estamos firmando una legislación histórica para protegerlos aún más y a todos los que deseen acceder a ellos en el estado de Nueva York. Las mujeres de Nueva York nunca estarán sujetas a embarazos ordenados por el gobierno. Ni aquí, ni ahora ni nunca», expresó Hochul.

La normativa abre la puerta a que las personas que hayan sido denunciadas por «facilitar, ayudar u obtener servicios de salud reproductiva o atención de acuerdo con la Ley del estado de Nueva York» puedan presentar a su vez una denuncia contra los denunciantes.

Asimismo, impide que los proveedores de servicios abortistas puedan ser trasladados a otras jurisdicciones del país por delitos relacionados con el aborto, para evitar que prosperen denuncias interpuestas en otros estados.

Después de que el pasado 2 de mayo se filtrara un borrador del Tribunal Supremo en el que se plantea ilegalizar el derecho al aborto, en vigor en el país desde 1973, Hochul anunció que abriría las puertas de Nueva York a toda mujer que no pudiera interrumpir su embarazo en su estado de residencia.

Poco después, instó a las empresas ubicadas en territorios donde se restrinja el derecho al aborto a que trasladen sus operaciones a este estado.

Entre las nuevas leyes firmadas se encuentra la legislación de la senadora de Long Island, Anna M. Kaplan (D-North Hills), y la asambleísta Linda B. Rosenthal (D/WF-Manhattan), S.9079B/A.9687B, que protegerá a los médicos de los cargos por mala conducta profesional solo por brindar servicios de salud reproductiva a pacientes que residen en estados donde dichos servicios son ilegales.

 

Notas relacionadas: Gobernadora promete $35 millones para ampliar el acceso al aborto en Nueva York

Más de Alrededor de Nueva York