Primera Asamblea de Pueblos Indígenas Inmigrantes Demanda Financiar a Trabajadores Excluidos gravando a multimillonarios de NY

Con actuaciones musicales tradicionales y danzantes, miembros de la Red de Pueblos Transnacionales compartieron sus historias de supervivencia durante la pandemia de COVID-19 en Union Square. (Foto cortesía de MRNY)

El viernes pasado, repartidores, trabajadores excluidos y pueblos indígenas de América Latina que viven en Nueva York se reunieron para la primera Asamblea de Pueblos Viviendo en Nueva York.

En Union Square, miembros de la Red de Pueblos Transnacionales compartieron sus historias de supervivencia durante la pandemia de COVID-19 con actuaciones musicales tradicionales y danzantes.

Los trabajadores de reparto, que han perdido familiares a causa de accidentes de tráfico y COVID-19, así como los supervivientes esenciales de primera línea del COVID-19 pidieron: aumento en los servicios de idiomas en los consulados para idiomas originales, protección para los repartidores; y la aprobación del impuesto a los multimillonarios para financiar a los trabajadores excluidos.

“Nuestra gente, incluidos los indígenas que estaban enfermos y fueron a buscar ayuda a los hospitales, tuvieron dificultades para tratar de recibir tratamiento. No hay un compromiso serio de tener intérpretes y traductores en hospitales, en tribunales, para compartir información sobre la pandemia, leyes o alivio económico a nuestras comunidades”, dijo Saul Quitzet, trabajador dedicado a la venta de flores en Nueva York y sobreviviente de COVID. -19. “No hay respeto por nuestro idioma, nuestras costumbres o nuestro pensamiento. Somos tratados como peones que solo sirven para trabajar”.

Nacido en Metlatonoc, el tercer municipio más pobre de México y mayor emisor de inmigrantes indígenas, Quitzet solo quiere concientizar sobre sus compañeros que perdieron la vida por tener que trabajar durante la cuarentena.

“Los inmigrantes indígenas viven en la intersección de ser trabajadores esenciales y excluidos. Su trabajo crea riqueza en nuestro estado. Tenemos más multimillonarios en Nueva York hoy que antes de la pandemia. Colectivamente valen más de $ 500 mil millones y han ganado cerca de $77 mil millones más en los últimos meses”, dijo la senadora del estado de Nueva York Jessica Ramos. “Pedirles a estas 120 personas que contribuyan a un fondo que recaude $ 23 mil millones es realmente poco para ellos y puede mejorar las vidas de miles de neoyorquinos. Es lo correcto y cuanto más rápido lo hagamos, más rápido evitamos una mayor calamidad económica».

Foto cortesía de MRNY

La asambleísta Carmen De La Rosa también se pronunció a favor del esfuerzo actual para aumentar los ingresos gravando a los millonarios y multimillonarios antes de fin de año. Los defensores estiman que $ 10 mil millones en ingresos aprobados este año permitirían al estado cancelar recortes a los servicios y brindar un alivio significativo a los trabajadores excluidos.

“Han pasado casi nueve meses desde que nuestra ciudad y estado cerraron, y los empleados se quedaron sin trabajo. Han sido unos meses difíciles, pero no puedo comenzar a decir cuánto peor ha sido para nuestros trabajadores excluidos, que aún no han recibido ningún apoyo financiero o redes de seguridad para ayudarlos a recuperarse”, dijo la asambleísta De La Rosa. “Como líderes legislativos, no nos podemos hacer de la vista gorda ante nuestros más vulnerables, en particular los inmigrantes indígenas que son trabajadores esenciales y excluidos. Hoy hacemos un llamado al gobernador Cuomo para que escuche nuestro plan y cobre impuestos a los multimillonarios para crear un fondo para los trabajadores excluidos”.

Durante las festividades, cientos de miles de neoyorquinos continúan luchando por poner comida en la mesa para sus familias. Los datos muestran que nueve de cada diez inmigrantes neoyorquinos negros y latinos encuestados reportaron pérdida de empleo o ingresos en su hogar, y más de 500,000 neoyorquinos indocumentados, a pesar de pagar impuestos, han sido completamente excluidos del alivio del gobierno federal o estatal.

Además, casi 20,000 neoyorquinos que fueron liberados del encarcelamiento antes o durante la pandemia también están excluidos de los ingresos de emergencia.

“La pandemia ha afectado drásticamente a los inmigrantes y a los neoyorquinos de clase trabajadora, incluidos nuestros hermanos y hermanas indígenas. Las comunidades han estado luchando por poner comida en la mesa y continúan enfrentándose a enormes facturas de alquiler”, agregó Angeles Solís, organizadora principal de Make the Road New York. “Una vez más, antes de que termine el año, exigimos alivio para nuestras comunidades, incluidas protecciones para los trabajadores de reparto, acceso al idioma y acción inmediata para aumentar los impuestos a los multimillonarios y financiar a los trabajadores excluidos”.

 

Notas relacionadas: Congreso aprueba rescate económico que incluye envío de cheques de $600 a ciudadanos

 

Más de Alrededor de Nueva York