Presentan ley para castigar la ‘Venganza Porno’ como crimen en el condado de Nassau

Presentan ley para castigar la 'Venganza Porno' como crimen en el condado de Nassau
Presentan ley para castigar la ‘Venganza Porno’ como crimen en el condado de Nassau.

 

Los principales profesionales de la ley del condado de Nassau están de acuerdo en que los residentes obtendrán importantes protecciones legales contra el creciente flagelo de la «Venganza Porno» bajo la nueva legislación copatrocinada por los legisladores Arnold W. Drucker (D – Plainview) y Debra Mulé (D – Freeport).

La venganza pornográfica es la distribución malintencionada y no consensuada de imágenes sexualmente explícitas con el propósito de infligir humillación personal y profesional intencional.

En una cuestión de pulsaciones de teclas, se pueden causar daños físicos, mentales, emocionales y financieros profundos.

Luego de meses de investigación y divulgación a grupos defensores de las víctimas y líderes de la ley, los legisladores Drucker y Mulé presentaron conjuntamente una legislación que convertiría la difusión de pornografía de venganza en un delito no clasificado castigable con hasta un año de cárcel y una multa de $ 1,000.

La legislación también capacitaría a las víctimas para buscar daños civiles.

En una conferencia de prensa realizada el 29 de enero, Madeline Singas, fiscal de distrito del condado de Nassau, y Patrick Ryder, comisionado de policía del condado de Nassau, dieron su apoyo a esta legislación.

Actualmente, la ley estatal no ofrece recursos legales específicos para las víctimas de la «Venganza Porno». La medida introducida por Drucker y Mulé proporcionaría esas protecciones tan necesarias inmediatamente después de la ratificación.

«Los casos de violencia doméstica implican poder, control y manipulación, y los abusadores usan regularmente la pornografía de venganza para atacar a sus parejas», declaró la fiscal Singas.

“Como fiscales, frecuentemente trabajamos con sobrevivientes que están siendo amenazados con que les envíen sus fotos a sus trabajos, familiares o que se publiquen en las redes sociales. Desafortunadamente, Nueva York no tiene ningún estatuto penal que aborde adecuadamente la pornografía de venganza».

 

 

Más de Alrededor de Nueva York

>