Preocupa que las protestas hayan aumentado la propagación del Coronavirus

Preocupa que las protestas hayan aumentado la propagación del Coronavirus
Los manifestantes se reunieron fuera de la estación de trenes de Merrick después de caminar hacia Bellmore. (Foto: Mira Lerner / LongIslandPress.com)

Miles de manifestantes que marcharon por Nueva York durante los días pasados deberían hacerse la prueba del COVID-19 y tomar precauciones adicionales a medida que los cinco condados de la Ciudad de Nueva York comiencen a reabrir su economía en la Fase 1 y que el área de Long Island haga lo propio en la Fase 2 de reapertura.

«Nos preocupa que esas protestas hayan aumentado la propagación del virus», dijo el domingo el gobernador Andrew Cuomo durante conferencia de prensa del 7 de junio en Albany. Los comentarios llegaron en la víspera del lanzamiento de NYC en la primera fase de reapertura después de 3 meses de restricciones debido a la pandemia del coronavirus.

Todavía no está claro si las protestas de George Floyd tendrían un impacto negativo en la situación del COVID-19 en el estado de Nueva York. Muchos manifestantes usaron máscaras en las reuniones, pero el hacinamiento ocurrió naturalmente en la mayoría de las protestas. El período de incubación del COVID-19 puede durar hasta 2 semanas.

 

 

Para ayudar a prevenir una segunda ola de infección, Cuomo dijo que 35,000 pruebas de coronavirus se completarían en Nueva York cada día en adelante. El estado monitoreará los resultados diariamente para observar tendencias y, si es necesario, tomar medidas para detener cualquier propagación.

El gobernador también tuvo algunos consejos para los manifestantes: hágase la prueba y suponga que estuvo expuesto al COVID-19 para proteger a su familia y amigos, hasta que se demuestre lo contrario.

Mientras tanto, el estado de Nueva York continúa viendo menos casos de COVID-19 cada día. De los 65,000 resultados de la prueba de COVID-19 registrados el sábado, solo 781 de ellos dieron positivo, el 1.2% de las pruebas realizadas.

El virus sigue siendo una amenaza mortal, por supuesto. 45 neoyorquinos murieron de coronavirus el 6 de junio, aunque ese número es significativamente menor que el pico de la crisis en abril, donde más de 800 personas en todo el estado murieron por la enfermedad cada día.

 

 

Más de Alrededor de Nueva York

>