Políticos y líderes comunitarios de L.I. reaccionan a la anulación del derecho al aborto

EE.UU. le da la espalda a una América cada vez más libre sobre el aborto
Personas proaborto protestan a las afueras de la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos. (Foto: EFE/EPA/MICHAEL REYNOLDS)

Los políticos y los líderes comunitarios de Long Island vienen reaccionando a la decisión de la Corte Suprema de revocar el caso «Roe v. Wade», lo que resultará en la prohibición del aborto en aproximadamente la mitad de los estados del país.

Una mayoría conservadora en el Tribunal Supremo de la nación revocó las protecciones constitucionales para el aborto que habían estado vigentes durante casi 50 años.

El fallo pone a la Corte en desacuerdo con la mayoría de los estadounidenses que estaban a favor de preservar la medida, según las encuestas de opinión.

«Esta decisión peligrosa y escalofriante tendrá consecuencias devastadoras en todo el país, obligando a las personas a viajar cientos, a veces miles, de millas para recibir atención o permanecer embarazadas», dijo Vincent Russell, presidente y director ejecutivo de Planned Parenthood Hudson Peconic Action Fund, que presta servicios en el condado de Suffolk y otras partes de Nueva York.

El fallo se produjo más de un mes después de la sorprendente filtración de un borrador de opinión que indicaba que el Tribunal estaba preparado para dar este paso trascendental.

En preparación para el resultado, la gobernadora Kathy Hochul firmó una ley y comprometió $35 millones el mes pasado para fortalecer los derechos de aborto en Nueva York y ampliar el acceso al procedimiento de atención médica.

«El derecho a la salud reproductiva es un derecho humano fundamental», dijo la demócrata Hochul en un comunicado. «Nuestro estado siempre será un puerto seguro para quienes buscan acceso a servicios de aborto».

Por otro lado, el Representante Lee Zeldin (R-Shirley), quien se postula para el puesto de candidato republicano a gobernador de NY, elogió la decisión en un comunicado emitido el viernes.

«Hoy es una victoria para la vida, para la familia, para la constitución y para el federalismo», dijo Zeldin. «Hoy es otro recordatorio de que Nueva York claramente necesita hacer un trabajo mucho mejor para promover, respetar y defender la vida».

Mientras tanto, los funcionarios electos demócratas y los defensores del derecho al aborto condenaron rápidamente el fallo y se organizaron para luchar contra él.

Se realizó un mitin en el Palacio de Justicia del condado de Nassau a las 6:30 p.m. del viernes en objeción a la pérdida del derecho al aborto en otras partes del país.

«El hecho es que la vigilancia de los cuerpos en este país no es nueva, particularmente para las mujeres negras, marrones e indígenas que serán las más afectadas por la peligrosa decisión de la Corte», dijo Nia Adams, de la Long Island Progressive Coalition, que acogió la protesta.

«Y debido a barreras históricas y sistémicas, seguimos marginados. La autonomía del cuerpo es necesaria para la autodeterminación y la liberación. Los hombres de traje que se esconden en las torres no pueden tomar decisiones sobre nuestros cuerpos. Exigimos y seguimos luchando por la salud sexual y reproductiva integral para todos».

 

 

El fallo del viernes es uno de varios que la Corte Suprema ha emitido esta semana, incluida la anulación de una ley de armas de un siglo de antigüedad en Nueva York que prohibía el porte oculto.

«La Corte Suprema ha estado en una ola imprudente de fallos extremos y peligrosos que están totalmente fuera de sintonía con la nación y nos envían descaradamente a una época a la que ninguno de nosotros desea regresar», dijo la senadora estatal Anna Kaplan (D -Dix Hills) dijo en un comunicado.

«Este es el Estados Unidos que los extremistas republicanos radicales han estado impulsando sin descanso durante décadas: un país donde las armas tienen más derechos que las personas. Un país donde las mujeres morirán en los callejones y los niños morirán en las aulas».

A su vez, la fiscal general de NY, Letitia James, también respondió al fallo y dijo que «Nueva York siempre será un refugio seguro para cualquiera que busque un aborto».

«La Corte Suprema hizo retroceder los derechos de millones de estadounidenses al anular Roe v. Wade y destruir 50 años de progreso en derechos reproductivos», declaró de su parte, el asambleísta Fred W. Thiele, Jr. (D-Sag Harbor).

«El acceso al aborto es un derecho humano fundamental y estoy preparado para continuar trabajando sin descanso para garantizar que siga siendo accesible, seguro y legal para todos los neoyorquinos. Esta decisión de la Corte Suprema requiere una acción audaz: estoy listo para levantarme y luchar para garantizar que las libertades básicas, incluido el acceso a la anticoncepción, los derechos LGBTQ+ y el matrimonio interracial, nunca se pongan en peligro en nuestro estado», remarcó.

Cabe señalar que Vincent Russell, de Planned Parenthood Hudson Peconic Action Fund, informa que aquellas que necesitan un aborto aún pueden encontrar proveedores en el sitio web abortofinder.org o llamando al 800-230-PLAN.

– Con información de Briana Bonfiglio. Parte de esta historia apareció primero en LongIslandPress.com

 

 

Más de Alrededor de Nueva York