Políticos lavan pies de inmigrantes en huelga de hambre frente a oficina de Cuomo el Jueves Santo

El concejal Brad Lander le lava los pies a un trabajador excluido. Foto de Lloyd Mitchell

Siguiendo una tradición del Jueves Santo, funcionarios electos en Manhattan lavaron los pies de varios trabajadores en huelga de hambre frente a la oficina del gobernador Andrew Cuomo en Midtown que buscan ayuda estatal para inmigrantes en el nuevo presupuesto.

La oficina del gobernador en Midtown ha sido escenario de numerosas protestas durante los últimos meses, pero quizás ninguna haya sido más simbólica que el ritual que tuvo lugar el 1 de abril.

El lavado de pies es una costumbre de humildad que generalmente se practica en las iglesias cristianas el Jueves Santo, siguiendo la tradición de Jesucristo, quien lavó los pies de sus apóstoles la noche antes de ser crucificado.

Los trabajadores esenciales que han sido excluidos de los beneficios relacionados con COVID-19 debido a su estatus migratorio han estado participando en una huelga de hambre durante las últimas dos semanas con la esperanza de que se agreguen $3.5 mil millones al nuevo presupuesto fiscal.

Con el presupuesto final a punto de ser confirmado, los huelguistas, que dicen no haber comido durante 17 días, se alinearon frente a la oficina de Cuomo en Manhattan en el 633 3rd Ave. con fuerzas menguantes; los «trabajadores excluidos» se sentaron en sillas de ruedas con personas amigables a su causa sosteniendo enormes pancartas detrás de ellos.

Los propios huelguistas se sentaron con carteles apoyados en sus regazos, poniendo cada gramo de energía en su lucha, a pesar de estar emocional y físicamente agotados. Aun así, a algunos todavía les quedaba la fuerza suficiente para recordarle al gobernador la igualdad por la que literalmente han estado muriendo de hambre.

“Estoy aquí porque tengo hambre de justicia. Me duele porque Cuomo nos ha hecho esperar el alivio. Represento a los repartidores, a las limpiadoras, a las niñeras, a los vendedores ambulantes, a las familias inmigrantes que atienden a todos los demás”, dijo María Isabel Sierra, vendedora ambulante. “Ha sido difícil para mí, pero estoy haciendo todo lo posible para no tener miedo de lo que me pueda pasar. Estoy aquí con mi comunidad, pero hoy Cuomo, en este día, tú puedes estar con tu familia. Hoy no puedo ver a mi familia ni comer con ellos. Mientras sentimos dolor y hambre, tú puedes disfrutar del tiempo con tu familia, y eso no está bien. Necesito saber: ¿cuándo vas a actuar en mi nombre? ¿Cuándo vas a luchar por mí?».

Solís luchó contra las lágrimas mientras hablaba. Foto de Lloyd Mitchell

Además de los propios huelguistas, Angeles Solís, organizadora de Make the Road New York, una asociación que trabaja principalmente con inmigrantes, pronunció un discurso particularmente emotivo. Rodeada de las personas a las que ha visto debilitarse y enfermarse mientras continúan privándose de comida, Solís luchó contra las lágrimas mientras describía sus luchas.

“Hoy son 17 días que los trabajadores esenciales y excluidos no se han recibido una comida en el cuerpo. Trabajadores imprescindibles y excluidos que han venido a hacer el trabajo sucio, cuidando a los demás, sirviendo a los demás, para que podamos trabajar desde la comodidad de nuestros hogares con Zoom. Mantener a Nueva York funcionando para que todos los demás pudieran sobrevivir. Tenemos trabajadores esenciales y excluidos que han tenido que enterrar a sus seres queridos y ni siquiera pudieron pagar una corona de flores”, dijo Solís.

Un día antes del Viernes Santo y con el Domingo de Resurrección en el horizonte, los asistentes y varios funcionarios electos se arrodillaron y lavaron los pies de los huelguistas, comparando su campaña con una de proporciones bíblicas.

La demostración extrajo un simbolismo del cristianismo que se remonta a la historia de Jesús lavando los pies de sus discípulos e instruyéndoles que se laven los pies unos a otros. Este acto fue para mostrar humildad y que su deber es servirse unos a otros, y no ser servidos, un punto que muchos han dicho ha sido directamente opuesto a las acciones de Cuomo.

Los concejales de la ciudad Brad Lander y Antonio Reynoso, así como la senadora estatal Jessica Ramos, usaron las ollas que los manifestantes habían empuñado durante sus manifestaciones para llenarlas de agua. Con trapos en mano, los funcionarios electos lavaron los pies de los huelguistas mientras estaban sentados en sillas de ruedas.

-Informes adicionales de Lloyd Mitchell

 

Notas relacionadas: Inmigrantes excluidos exigen al gobernador de NY acceso a ayuda económica

 

Más de Alrededor de Nueva York