Pelea Callejera: Stringer critica a Yang por su política contra vendedores de comida ambulantes

Catalina Cruz y Scott Stringer disfrutan de unos tamales de un vendedor ambulante. Foto de Dean Moses

El contralor de la ciudad de Nueva York y candidato a la alcaldía, Scott Stringer, protestó el lunes junto a otros funcionarios electos, las críticas de Andrew Yang a los vendedores de comida callejera sin licencia.

Stringer y otros criticaron al también candidato a la alcaldía Yang por su tweet del 11 de abril en el cual afirmaba que la ciudad no estaba haciendo lo suficiente para hacer cumplir las reglas de venta ambulante y pedía que se asignara asistencia a los dueños de negocios «que están pagando el alquiler y tratando de sobrevivir».

El comentario de Yang generó duras críticas de los posibles votantes y permitió que el candidato rival para el cargo más alto de la ciudad, Stringer, aprovechara la oportunidad de bajarle los humos a uno de sus mayores contendientes y defender un trabajo que considera incrustado en la cultura de la ciudad de Nueva York.

Stringer literalmente exhibió su postura contrastante en relación con los vendedores ambulantes al pararse junto a la asambleísta Catalina Cruz y disfrutar de un poco de comida callejera en 103 Street-Corona Plaza, Queens el lunes por la mañana. El Contralor también compró y consumió un tamal de un vendedor cercano, disfrutándolo tanto que anhelaba repetir.

Antes de mostrar su apetito por mantener a los vendedores ambulantes en el negocio, Stringer se unió a Cruz y a la senadora estatal Jessica Ramos para reclamarle a Yang sus comentarios en los que condena a quienes sienten que son personas trabajadoras que intentan mantener a sus familias.

“Los vendedores ambulantes son parte del tejido de nuestra ciudad”, comenzó Stringer a pocos metros de distancia de una gran cantidad de tamales, churros y comerciantes halal. “Hay hasta 20.000 vendedores ambulantes en la ciudad de Nueva York. Anualmente, los vendedores ambulantes contribuyen con $293 millones a la economía de la ciudad y pagan más de $70 millones en impuestos. Más importante aún, estas son las decenas de miles de neoyorquinos trabajadores que están tratando de ganarse la vida para ellos y sus familias. Creen en esta ciudad y quieren lo mejor para sus hijos. Apoyo a las comunidades inmigrantes trabajadoras que hacen funcionar nuestra ciudad porque eso es lo que realmente significa amar a Nueva York. Significa ver a los vendedores ambulantes como la columna vertebral de nuestra ciudad, no como una molestia para ser eliminados, no para ser llamados daños colaterales porque este es el corazón de Nueva York y voy a luchar con todo por ellos».

Ramos hizo eco de estas declaraciones y afirmó que estaba disgustada con el tuit de Andrew Yang. La senadora afirmó que Yang no entendía a la gente de la ciudad o lo que ella llama el «ajetreo de Nueva York», advirtiéndole que «no se meta con mis vecinos».

La senadora estatal Jessica Ramos esta disgustada por el tuit de Andrew Yang. Foto de Dean Moses

Ramos cree que los hombres y mujeres que llenan las calles con carritos de comida son vitales para la economía y brindan una alternativa para aquellos que no pueden pagar una cuenta de restaurante considerable.

“No puedo empezar a decirles lo herida, lo ofendida que me sentí al leer que alguien que quiere ser nuestro alcalde está pensando en echar a trabajadores honestos, inocentes, gente que paga impuestos, gente que mantiene nuestra calle vibrante en la cárcel”, dijo Ramos. «No puedes ser alcalde de la ciudad de Nueva York si no sabes cómo funciona la ciudad».

Este tema también golpeó a Cruz, quien es hija de una vendedora ambulante. Le recordó a Yang que los vendedores ambulantes son padres que brindan un futuro mejor a sus hijos, y ella misma es prueba de ello.

“¿Sabes lo que pasa cuando le das una oportunidad a una familia así? Un día se convierten en legisladores”, dijo Cruz orgullosa.

“Lo que sucede cuando le das a una familia [la oportunidad] de sobrevivir es que prospere. Eso es todo lo que buscamos. Buscamos un alcalde que entienda que no hay que elegir entre un dueño de negocio y los vendedores ambulantes porque hay un universo en el que podemos luchar para que ambos luchen por sobrevivir y prosperar”, agregó Cruz.

Yang intentó controlar los daños «aclarando» su mensaje en las redes sociales con una serie de tweets de seguimiento. Sin embargo, la ira de muchos neoyorquinos ni siquiera ha comenzado a apaciguarse.

«No podemos tener un líder que tuitea primero y piensa después y que las palabras tienen consecuencias políticas», dijo Stringer, prometiendo continuar luchando y apoyando a los vendedores ambulantes si es elegido alcalde.

Nuestra publicación hermana, amNewYork Metro se acercó a la campaña de Yang para recibir sus comentarios y está esperando una respuesta.

 

Notas relacionadas: Trabajadores excluidos rompen ayuno! Celebran histórica victoria que destinará $2.1 mil millones a indocumentados de NY afectados por pandemia

 

Más de Alrededor de Nueva York