Pedro Quintanilla, primer concejal hispano del Distrito Escolar de Westbury

Pedro Quintanilla, primer concejal hispano del Distrito Escolar de Westbury

Pedro A. Quintanilla es un inmigrante que vino desde El Salvador a Hempstead, Nueva York, en 1980 (a los 11 años de edad) trayendo un fuerte deseo de servir a los demás, una vocación que ahora lo lleva a ser el único concejal hispano del Distrito Escolar de Westbury, lugar donde reside con su familia.

La vida de Quintanilla no fue toda de felicidad ya que tres años después de estar en este país perdió lo más preciado que tenía, su madre, en un accidente automovilístico. Esta tragedia le dio más fuerzas para salir adelante, enfocándose en sus estudios, asistiendo posteriormente a la universidad Suny Old Westbury donde obtuvo un bachillerato en Ciencias de Finanzas.

En 1990 Quintanilla llega a Westbury, en el condado de Nassau, donde compra una casa junto a sus hermanos y años más tarde forma una hermosa familia con su esposa y sus dos niños. Así ellos empezaron de voluntarios en la iglesia católica de su comunidad.

“En los últimos 15 años mi esposa y yo fuimos asesores del grupo de jóvenes adultos en la iglesia Santa Brígida (Saint Brigid) en Westbury”, nos comenta.

En la misma iglesia coordinaron el Comité de Hispanos, “Hoy en día mi esposa es la ministra de la eucaristía” señala y luego prosigue “En mi corazón está servir al prójimo, es decir servir a la comunidad, soy servicial”, recalca.

Orgullo Centroamericano

El salvadoreño Pedro Quintanilla también desarrolla una labor comunitaria a nivel escolar. “Actualmente soy miembro de la Junta Escolar de la escuela parroquial Santa Brígida y también pertenezco, como asesor, al Comité de Hispanos”, manifiesta.

En el 2006 Quintanilla decide postularse como concejal del distrito escolar y perdió en aquellas elecciones. “Postularme para luego perder no me quitó el deseo de seguir haciendo el intento y seguir luchando por la comunidad”, reitera.

“Quedé en 5to. lugar de las votaciones pero en el 2016 volví a postular, nunca perdí el interés, y en ese año sí gane un puesto en la Junta Escolar de Westbury. Mi función es en el área administrativa”, declara.

Cabe precisar que la mayor responsabilidad de un concejal en el distrito escolar es velar y tomar decisiones para el bienestar de los estudiantes, por esta razón Quintanilla nos dice, “Es esencial que tengamos más representación de hispanos en todos los niveles del gobierno, la influencia política es tan importante como los logros económicos en nuestra sociedad”.

No a la Política

El concejal Quintanilla cuenta con una larga experiencia trabajando como voluntario en diferentes organizaciones. Conoce el corazón de la gente y sus necesidades, y por eso le han pedido incursionar en la política, pero ésta es su respuesta:

“Me han ofrecido postularme para puestos políticos a nivel del condado pero mi corazón está en la comunidad, yo soy un servidor de la comunidad”, enfatiza.

Pedro Quintanilla también es un ejecutivo mayor de ventas, con más 20 años de experiencia en Bloomberg Limited Partnership y el Chase Bank.

“Desde éstas páginas motivo a los jóvenes a que estudien, que se enfoquen para que puedan a llegar a ser gente próspera y preparada en todos los niveles de la vida”. Así concluyó nuestro concejal, un verdadero orgullo centroamericano.

En Contra de las Pandillas

Durante los últimos años los distritos escolares del área de Brentwood así como de otras zonas de Long Island han sufrido por la violencia generada por la mara MS-13.

Ante esta situación el concejal Pedro Quintanilla comenta “en el distrito escolar de Westbury nosotros estamos trabajando de la mano con el 3er. Precinto Policial, quienes tienen un equipo anti pandilla, nosotros coordinamos para identificar y atacar a las pandillas”.

Para Quintanilla es muy importante que los jóvenes estudiantes estén involucrados en actividades escolares de manera que ellos no se sientan solos y expuestos.

“En las escuelas de Westbury tenemos club de ciencias, club de deportes, club de arte, siempre le dejamos saber a nuestros estudiantes lo negativo que es pertenecer a una pandilla”, dice y luego afirma: “Sí se puede salir de las pandillas”.

Más de Alrededor de Nueva York

>