Papa Francisco dirige misa de Domingo de Ramos sin fieles por causa del Coronavirus

Papa Francisco dirige misa de Domingo de Ramos sin fieles por pandemia de Coronavirus
El Papa Francisco celebrando la misa del Domingo de Ramos, en la Basílica de San Pedro, sin participación pública debido a la propagación de la enfermedad COVID-19, en el Vaticano, el 5 de abril de 2020. (Foto: REUTERS / Imagen fue proporcionada por un tercero.

 

Por: REUTERS / Philip Pullella

 

El Papa Francisco marcó un surrealista Domingo de Ramos en una Basílica de San Pedro vacía, instando a las personas que viven a través de la pandemia de coronavirus a no preocuparse tanto por lo que les falta sino por cómo pueden aliviar el sufrimiento de los demás.

El servicio, que inicia los eventos de la Semana Santa que conducen a la Pascua, generalmente atrae a decenas de miles de personas a la Plaza de San Pedro adornada con olivos y palmeras. El servicio normalmente incluye una larga procesión de cardenales, sacerdotes y fieles portadores de hojas de palma.

Esta vez, se llevó a cabo desde un altar secundario detrás del principal que Francisco usa normalmente y al que asistieron solo unas dos docenas de personas, incluidos algunos ayudantes, monjas y un coro reducido, todos practicando el distanciamiento social.

La procesión simbólica tenía solo varios metros de largo y se trajeron algunos olivos en macetas.

La misa se transmitió por televisión y por internet a muchos millones. Las iglesias en países de todo el mundo celebraron servicios virtuales similares esta semana debido a restricciones en las reuniones.

Cortando una figura solitaria, Francisco escuchó a 3 sacerdotes leer el relato del evangelio de la entrada de Jesús en Jerusalén y ser aclamado como el mesías.

La Semana Santa marca el período en que los cristianos conmemoran los eventos que rodean los principios clave de su fe: que Jesús fue traicionado, crucificado y resucitó de entre los muertos.

En su sermón, Francisco instó a sus oyentes a recurrir a Dios «en la tragedia de una pandemia, frente a los muchos valores falsos que ahora se han derrumbado, ante tantas esperanzas traicionadas, en el sentido de abandono que pesa sobre nuestros corazones».

La pandemia podría ayudar a transformar el miedo en servicio, dijo.

 


El Vaticano ha estado en su propio encierro, principalmente reflejando el de Italia, donde más de 15,500 personas han muerto desde el brote de la nueva epidemia de coronavirus en el norte de Italia el 21 de febrero.

Hay casi 125,000 casos del virus en Italia y 7 en el Vaticano. El papa y sus ayudantes más cercanos han resultado negativos.

“La tragedia que estamos experimentando nos convoca a tomar en serio las cosas que son serias y no quedar atrapados en las que menos importan; redescubrir que la vida no sirve de nada si no se usa para servir a los demás. Porque la vida se mide por el amor”, dijo Francisco el domingo.

“Que podamos llegar a los que sufren y a los más necesitados. Que no nos preocupe lo que nos falta, sino qué bien podemos hacer por los demás”, dijo.

Todos los servicios de la Semana Santa del Papa, que normalmente atraen a decenas de miles de peregrinos y turistas a Roma, se llevarán a cabo en la basílica vacía en una versión reducida.

La procesión del Viernes Santo Via Crucis (Vía Crucis), que normalmente tiene lugar alrededor del Coliseo de Roma, se llevará a cabo en el atrio relativamente pequeño de la basílica.

 

 

Más de Alrededor de Nueva York

>