Padre de familia repartidor de alimentos logra vencer al COVID-19

Padre de familia repartidor de alimentos logra vencer al COVID-19
Walter Hermenegildo, de origen peruano, cumplía un trabajo esencial durante el coronavirus manejando un camión que abastece productos a supermercados locales.

Después de permanecer varios días internado en un hospital local, viendo de cerca el sufrimiento y la muerte de otros pacientes, un padre de familia hispano que se desempeña como chofer en una compañía repartidora de alimentos pudo vencer una fuerte neumonía que le ocasionó el COVID-19, y finalmente, tras gran lucha de su organismo, logró ser dado de alta por los médicos.

Walter Hermenegildo, de 51 años, quien cumplía una labor esencial en esta pandemia, abasteciendo productos diarios a los supermercados, es uno de los muchos héroes de nuestra comunidad que no han podido evitar contagiarse del peligroso coronavirus.

En una de sus jornadas laborales resultó infectado y así empezó una pesadilla inimaginable con su salud muy deteriorada, situación que pudo superar con tesón y fe. Ahora él nos comparte su testimonio de batalla contra un enemigo invisible.

«Yo usaba doble guante, mascarilla y me protegía muchísimo en mi trabajo, pero igual me contagié … Esto es horrible, es real, aunque mucha gente no toma conciencia y camina por ahí como si nada pasara, sin protección», nos relata el inmigrante peruano que se encuentra en proceso de recuperación en su casa, esperando sanarse del todo para poder abrazar a su querida hija de 18 años.

 

Fue rechazado en Manhattan

 

A principios del mes de abril, Hermenegildo ya no pudo trabajar manejando el camión que llevaba jamones, quesos y productos italianos a diferentes establecimientos en Queens, Staten Island y condados cercanos en Nueva York.

Él cuenta que los primeros síntomas del virus aparecían y se iban durante varios días causándole debilidad muscular, fiebre y falta de aire para respirar. Despúes todo empeoró con tos seca y con expulsión de flema verde.

«Cuando estuve grave me fui al Javits Center en Manhattan buscando atención médica urgente y poder hacerme la prueba del COVID-19 pero no me aceptaron», dice Hermenegildo quien estuvo acompañado de dos hermanos.

«La persona de la puerta me vio y de una me dijo que no podían atenderme … ¡tal vez porque nos vio hispanos! me negaron la ayuda necesaria … yo estaba tan mal, con un dolor de pecho que ni podía caminar».

«Después nos fuimos al hospital Presbyterian, en Flushing (Queens), donde sí me atendieron bien, me dieron una cama, me sacaban sangre en la mañana y la noche, ahí me confirmaron que tenía neumonía derivado del coronavirus», indica Hermenegildo.

«A mi me colocaron la manguerita de oxígeno y cuando estaba un poco recuperado me ordenaban caminar. El ambiente era muy triste, he visto gente muriéndose, el día que llegué fallecieron cuatro pacientes, al otro día fueron dos».

 

Padre de familia repartidor de alimentos logra vencer al COVID-19
Los productos alimenticios que repartía Walter Hermenegildo en supermercados de Nueva York.

 

Una película de horror

 

«Habían muchos pacientes que no podían respirar, se ahogaban, balbuceaban, lloraban, se retorcían, había gente amarrada a la cama, todo muy terrible … Como en las películas de horror de los virus con enfermeras y doctores protegidos totalmente para no arriesgarse a un contagio», cuenta Hermenegildo cuyo cuerpo respondió bien al tratamiento médico. La fortaleza de sistema inmunológico y el hecho de que no sea un fumador ni bebedor le ayudó a sobrevivir.

«Tus pulmones están buenos, están limpios … Tu no te vas a morir … Tu te vas a curar» fue el diagnóstico frío y directo del doctor en el cuarto día de internado en el NewYork-Presbyterian Queens Hospital.

«Tu vas a salir de aquí caminando» prónosticó el galeno y así sucedió. Hermenegildo dejó el centro hospitalario dos días después, tras perder unas 10 libras, pero con la esperanza de seguir recuperándose y volver eventualmente a integrarse a su trabajo.

 

 

Super papá hispano

 

«He tenido mucha suerte, todo ha sido gracias a Dios», recalca Hermenegildo quien en todo este tiempo de enfermedad no ha podido tener contacto presencial con su joven hija a la que solo ha visto por videollamadas y se ha comunicado mediante el teléfono o por textos.

«Ella ha estado muy afectada emocionalmente pero ya se ha recuperado … Este virus me da mucho miedo, ahora con calma pienso que todos tenemos que ser más precavidos, cumplir las normas de seguridad y limpieza, lavarse siempre las manos, también hay que estar bien alimentados, comer más vegetales, más sopas, más kión (jengibre)», recomienda Hermenegildo.

«Ha sido una experiencia traumática ver en el hospital gente que quería respirar para vivir y al mismo tiempo no querían hacerlo por el dolor inmenso que les causaba … No obstante, quiero agradecer todo el buen trabajo del personal médico que están arriesgándose por salvarnos la vida»

«Y a la gente en Nueva York solo le aconsejaría que se cuiden mucho, que usen mascarillas y eviten riesgos innecesarios saliendo a la calle … Y claro: ¡pedirle a Dios que nos proteja!», culmina Walter Hermenegildo, un super papá que derrotó al COVID-19 y vive para contarlo.

 

 

Más de Alrededor de Nueva York

>