Opinión : ¡La educación de los niños latinos está en riesgo!

Opinión : ¡La educación de los niños latinos está en riesgo!
Opinión : ¡La educación de los niños latinos está en riesgo!

Por: Dafny Irizarry
Presidente – Long Island Latino Teachers Association (LILTA)

 

Solo hay una forma de decirlo:

¡La educación de los niños latinos está en riesgo!

Miles de niños de Long Island no solo tienen el derecho legal de estar en la escuela, sino de recibir una educación tan sólida como aquellos que han hablado en inglés toda su vida.

Es bien sabido que nuestras comunidades de color fueron las que más devastadores impactos sanitarios, económicos y, sí, educativos sufrieron de la pandemia del COVID-19. Esto no debería ser una sorpresa ya que distritos escolares en estas comunidades luchan incluso en el mejor de los tiempos.

 

 

Desafortunadamente, según los planes de reapertura preparados por los distritos para revisión en Albany, es posible que muchos distritos locales todavía no estén listos para cerrar las brechas digitales, lingüísticas y de otro tipo que castigan a tantos niños pobres. Si las escuelas se ven obligadas a cerrar nuevamente debido a un resurgimiento del virus o incluso a participar en el híbrido modelo de instrucción, estos estudiantes estarán en mayor peligro de quedarse más atrás.

Educativamente, aunque ningún estudiante es más importante que otro, está claro que los niños latinos y sus familias enfrentaron, y aún enfrentan, cargas especiales.

Solo algunos distritos de bajos ingresos pudieron proporcionar computadoras a los estudiantes, ya sea a través de sus propios presupuestos o donaciones, pero la falta de dispositivos digitales es solo una, y tal vez no sea el mayor de sus obstáculos para que las familias latinas participen en la experiencia escolar.

Incluso si son suficientemente afortunados para recibir una computadora a través de LILTA y otros donantes, es posible que no puedan pagar el acceso a Internet y/o no posean las destrezas necesarias en lenguaje e informática. Sé de maestros y educadores que, en medio de la pandemia, fueron personalmente a las casas de los estudiantes para ayudarles a ellos y a sus padres a acceder a Internet y a las plataformas de aprendizaje en línea.

Incluso una vez que lograron el acceso digital, muchos estudiantes latinos no recibieron instrucción de videoconferencia por parte de los maestros durante más de 3 meses. Las consecuencias de esta división ampliarán la brecha de rendimiento ya enorme que experimentan los estudiantes latinos especialmente el número cada vez mayor de estudiantes de inglés (Ells).

Luego hay miles de «menores no acompañados» que viven con parientes que tal vez no puedan ayudar a sus hijos
con el trabajo escolar como lo haría un padre que habla inglés y tiene educación universitaria. Algunos pueden tener problemas de inmigración que los hacen evitar, defender o incluso buscar ayuda para sus hijos.

Sin embargo, la mayoría de los padres latinos tienen una buena educación y son «documentados» pero, a diferencia de muchas personas que viven en zonas de vecindarios más prósperos, muchos son trabajadores esenciales que no tienen el lujo de permanecer en casa de forma segura y atenta.

No tenemos que perpetuar los problemas de los niños latinos y sus familias que están casi garantizadas por la falta de latinos en el timón de los distritos escolares o «en la mesa» -donde hacen la planificación y se toman las decisiones de gasto-.

De 124 distritos escolares en Long Island, solo un superintendente es latino, después de la pérdida de Aurelia Hernandez en Riverhead por «diferencias irreconciliables» con la junta escolar.

Incluso esa distinción está en peligro, ya que el distrito de Westbury, fuertemente latino, está considerando una búsqueda nacional para un «superintendente legítimo», una descripción irrespetuosa para el actual superintendente Eudhes Budhai, quien tiene una larga lista de logros y apoyo masivo de la comunidad.

La falta de sensibilidad y defensa de los latinos es prácticamente asegurado cuando, según un estudio de la Universidad de Hofstra, casi la mitad los edificios escolares no tienen un solo maestro latino.

¿Qué resultados podemos esperar en una región donde el 45 % de los estudiantes y casi el 40 % de la población no es blanca pero solo el 8 % de los maestros son minorías. Los niños latinos no sólo carecen de defensores, sino de modelos a seguir para afirmar sus identidades y disparar sus aspiraciones.

Para darle a los estudiantes latinos la oportunidad de tener éxito por sí mismos y a sus comunidades, una amplia coalición debe unirse para luchar por sus necesidades:

• Grupos de defensa de latinos -cívicos, empresariales, religiosos y otros- deben usar su influencia para corregir los desequilibrios educativos que impiden el desarrollo de un latino fuerte y bien educado, una fuerza laboral que los beneficie directamente.

• Funcionarios electos, los regentes y el departamento de educación estatal debe usar su poder para exigir y monitorear que los distritos creen planes efectivos para estudiantes de poblaciones desatendidas. El estado también debe proporcionar los fondos para distritos desatendidos no tienen que depender de donaciones para herramientas de aprendizaje y otros recursos.

• Los sindicatos de docentes deben utilizar su influencia como poderosas organizaciones laborales en la educación y la política para apoyar las necesidades de los niños latinos, incluido el aumento de diversidad de maestros en la región y dentro de sus habitantes.

• Las juntas escolares, que establecen la visión y las metas del distrito, deben crear políticas para proteger a los estudiantes latinos de la división digital y exigir a los administradores que realicen planes que atiendan sus necesidades educativas, incluida la participación familiar adecuada.

En una época en la que las cuestiones de justicia social y racial están vivas en el calles, no puedo disculparme por exigir herramientas esenciales para proteger y preparar a los niños para la vida en la era digital; o por más contratación de maestros y administradores latinos para promover un plan de estudios culturalmente sensible. No solo miles de niños corren riesgo, sino el futuro de Long Island depende de su éxito.

 

 

Más de Alrededor de Nueva York

>