Nuevo estudio revela que hispanos mayores enfrentan más desigualdades en costo de medicamentos, servicios públicos y cuidados

En la foto, panelistas, asambleísta Yuh-Line Nious y directores de AARPNY. Foto: Milo Hess.

Un nuevo estudio asegura que en Nueva York, los adultos mayores de color enfrentan una mayor amenaza de ser desplazados por la gentrificación, tienen más probabilidades de no tomar los medicamentos que les recetan debido al costo, están más agobiados por las facturas de servicios públicos y sienten mayor presión económica por las responsabilidades de cuidar a un ser querido que los adultos mayores blancos.

Esa es la conclusión de “Disrupt Disparities 2.0”, la segunda fase de una iniciativa multianual apoyada por AARP Nueva York, Asian American Federation, Hispanic Federation, NAACP of New York y New York Urban League, que analiza las desigualdades en las áreas de salud, seguridad económica y habitabilidad que impactan a las personas de color mayores de 50 años en el estado de Nueva York.

Durante un almuerzo con los medios realizado la semana pasada en Yale Club, AARP y sus organizaciones asociadas presentaron Disrupt Disparities 2.0, un conjunto de investigaciones sobre la gentrificación, la asequibilidad de los medicamentos recetados, y los costos de la prestación de cuidados a familiares y de los servicios públicos. Entre los invitados estuvieron los asambleístas Yu-Line Niou y Robert Rodríguez de Manhattan.

“Puede que sea con la vivienda, los medicamentos recetados, los servicios públicos o el cuidado de un ser querido, los adultos mayores de color en Nueva York tienen menos oportunidades cuando hablamos de asequibilidad y acceso”, dijo Beth Finkel, directora estatal de AARP Nueva York. “Hemos progresado de manera significativa desde que lanzamos ‘Disrupt Disparities’ en el 2018, pero ‘Disrupt Disparities 2.0’ demuestra que necesitamos hacer más para igualar las condiciones a fin de que todos los residentes de Nueva York tengan las mismas oportunidades”.

Dentro de las propuestas, AARP y sus asociados piden conservar y ampliar las cooperativas de capital limitado para promover la propiedad de viviendas asequibles, entre otras proposiciones. Asimismo, recomiendan un conjunto integral de iniciativas estatales que incluye la importación de medicamentos seguros de bajo costo y medidas contra la manipulación de precios de los medicamentos; e instan al estado a promulgar un crédito de impuestos para los cuidadores a fin de brindar algún alivio económico a quienes atienden a un familiar. AARP también impulsa un aumento de $13.5 millones este año en financiamiento estatal para las comidas a domicilio, que proporcionan apoyo y alivio a los cuidadores familiares.

“Aunque se ha logrado algo de progreso, todavía tenemos mucho por hacer para romper con las barreras de justicia que los adultos mayores negros o de color enfrentan con respecto a la salud, seguridad económica y habitabilidad”, dijo el asambleísta Robert Rodríguez de East Harlem.

Más de Alrededor de Nueva York

>