Nuevas restricciones de inmigración afectan a familias que reciben asistencia pública

Nuevas restricciones de inmigración afectan a familias que reciben asistencia pública
Nuevas restricciones de inmigración afectan a familias que reciben asistencia pública.

 

Por: Abogado Brent Probinsky

El ataque total de la Administración Trump a los inmigrantes se volvió aún más excesivo cuando el Departamento de Seguridad Nacional anunció el pasado 23 de septiembre que intentará negar la tarjeta de residencia (green card), la cual también les da el permiso de trabajo, a todo inmigrante que reciba asistencia pública.

Una familia inmigrante tendrá que tomar la difícil decisión entre solicitar su tarjeta de residencia para trabajar legalmente u obtener la asistencia pública que sus familias necesitan en programas como Medicaid, Medicare Parte D, cupones de alimentos, programas nutricionales para niños y subsidios de vivienda de la Sección 8.

La razón de la Casa Blanca para la nueva política, según el secretario del DHS, Kirstjen Nielsen, es asegurar que los inmigrantes “no se conviertan en una carga para el estado”. La nueva política es autodestructiva, ya que restringe la capacidad de un inmigrante para trabajar legalmente mediante la obtención de su tarjeta de residencia, esto les impedirá mantenerse a sí mismos y a sus familias.

El Washington Post recientemente desacreditó el mito de que los inmigrantes son una carga para los contribuyentes en comparación con los no inmigrantes.

Hay 41.5 millones de inmigrantes en los EE.UU. y el 26 por ciento recibe beneficios del gobierno. De los estadounidenses nativos que suman 270 millones, la proporción que recibe asistencia pública es casi la misma que la de los inmigrantes, 25 por ciento.

El DHS dijo que alrededor de 382,000 inmigrantes podrían verse afectados cada año por la nueva política. Los 600,000 mil que solicitaron DACA, Acción Diferida para la llegada de niños, también podrían verse afectados si solicitan la residencia permanente y reciben su asistencia pública.

El nuevo ataque a los inmigrantes es parte del libro de jugadas de Trump para culpar falsamente a los inmigrantes de todos los males económicos y sociales de los Estados Unidos, desde la delincuencia hasta los bajos salarios y el desempleo. Las estadísticas en realidad muestran lo contrario. Los inmigrantes contribuyen poderosamente a la economía de la nación y sufriría enormemente sin ellos.

Los inmigrantes a menudo toman trabajos que los estadounidenses nativos no quieren, como aquellos que no requieren de mucha experiencia. Países como Japón y España tienen economías que sufren una fuerza laboral reducida, pero la economía de los Estados Unidos se beneficia enormemente de los inmigrantes.

El Centro de Investigación Pew, descubrió que sin un flujo constante de inmigrantes, 18 millones entre ahora y 2035, la población en edad de trabajar de los Estados Unidos podría disminuir a 166 millones.

El Banco de la Reserva Federal de Dallas informó que los inmigrantes representaron más de la mitad del crecimiento de la fuerza laboral de EE.UU. Durante los últimos 20 años y se espera que representen un porcentaje aún mayor en las próximas dos décadas.

El Departamento de Servicios Humanos de EE.UU. descubrió que en los últimos 10 años, los refugiados en los EE.UU. aportaron $ 269 mil millones en ingresos fiscales a los gobiernos federales, estatales y locales. En comparación con la cantidad de gastos públicos, resultó en una ganancia neta de $ 63 mil millones.

 

 

Más de Alrededor de Nueva York

>