Nueva York empezará a vacunar a mayores de 75 años y trabajadores esenciales

Nueva York empezará a vacunar a mayores de 75 años y trabajadores esenciales
Fotografía cedida por el Hospital Mount Sinai donde se observa a un médico que manipula la nueva vacuna contra la Covid-19 de Pfizer en Nueva York, EEUU. (Foto: EFE/EPA/ANDREW LICHTENSTEIN / MOUNT SINAI HOSPITAL)

Las autoridades de Nueva York anunciaron que van a empezar a vacunar contra el COVID-19 a los mayores de 75 años y a algunos trabajadores esenciales, después de numerosas críticas por la lentitud con la que se están administrando las dosis disponibles.

El gobernador del estado, Andrew Cuomo, dijo en una conferencia de prensa que a partir de este lunes se permitirán las vacunaciones de los ciudadanos del llamado grupo 1B, que además de los mayores de 75 años incluye a empleados del sector educativo, del transporte público y a policías y bomberos, entre otros.

Hasta ahora, Nueva York ha limitado las vacunas a los sanitarios de primera línea y a los residentes y trabajadores de residencias de ancianos, pero la campaña de inoculaciones marcha mucho más lenta de lo previsto.

Cuomo aceptó finalmente ampliar los grupos que pueden recibir la vacuna después de duras críticas, que responsabilizaban a las estrictas directrices del estado del hecho de que una gran parte de las dosis disponbiles no se hayan usado.

Según datos oficiales, alrededor de dos tercios de las vacunas disponibles en la ciudad de Nueva York están sin utilizar, lo que había llevado al alcalde de la Gran Manzana, Bill de Blasio, a pedir públicamente al gobernador que cambiase de criterio.

La cuestión abrió la enésima pelea política entre los dos dirigentes demócratas, con De Blasio asegurando que la rigidez de Cuomo iba a costar vidas de ancianos que podrían salvarse con un enfoque más flexible.

«Si no podemos vacunar a la gente que está en más peligro, vamos a perder vidas que no hacía falta perder», insistió el regidor en una conferencia de prensa este viernes antes del anuncio del gobernador, en la que aseguró que su Administración está preparada para poner más vacunas pero el estado no se lo permite.

Según han dicho a medios locales responsables de distintos hospitales y clínicas, las directrices muy estrictas impuestas por el estado sobre quién debe recibir primero la vacuna -incluso dentro del primer grupo de prioridad- han hecho que el proceso se mueva lento y con muchas cautelas para evitar errores, que pueden ser castigados con importantes multas.

El grupo 1A -el que está siendo vacunado actualmente- tiene unos 2,1 millones de personas en el estado de Nueva York, mientras que el 1B -el que podrá vacunarse a partir del lunes- tiene otros 3,2 millones.

Cuomo advirtió que, al ritmo al que el estado está recibiendo vacunas de las autoridades federales, llevará al menos 14 semanas inocular a ambos grupos.

 

 

Más de Alrededor de Nueva York