Nueva legislación despenaliza la posesión y venta de agujas y jeringas hipodérmicas

Foto: shutterstock_

Una nueva legislación despenaliza la posesión y venta de agujas y jeringas hipodérmicas con el fin de reducir la propagación de enfermedades transmitidas por la sangre, especialmente el VIH/Sida, la hepatitis B y la hepatitis C.

La medida fue aprobada en el Senado por el presidente de la Asamblea, Carl Heastie, y el presidente del Comité de Salud, Richard N. Gottfried.

“Despenalizar la posesión y venta de agujas y jeringas hipodérmicas es un paso crítico para reducir la propagación de enfermedades infecciosas graves”, dijo el presidente de la Asamblea, Heastie. “Esta legislación da prioridad a la salud pública y garantiza que nuestras leyes no desalienten ni prohíban el acceso a agujas y jeringas hipodérmicas estériles».

Esta legislación promoverá la salud y la seguridad públicas al ampliar la autoridad para la posesión y venta de jeringas y agujas hipodérmicas, permitiendo que las farmacias y agencias de atención médica registradas bajo el Programa de Acceso Ampliado a Jeringas (ESAP, sus siglas en inglés) vendan cantidades mayores y eliminando la prohibición de publicidad del programa.

“Nueva York ha trabajado para salvar vidas al proporcionar acceso a jeringas, recordando la ley que escribí junto a la senadora Velmanette Montgomery que permitía la venta sin receta en 2000. Incluso tuvo apoyo bipartidista y el gobernador Pataki jugó un papel clave”, dijo el asambleísta Gottfried. “El acceso seguro a las jeringas es una herramienta fundamental para reducir la transmisión del VIH/Sida y la hepatitis C y proteger la salud de los consumidores de drogas. Pero a pesar de nuestras leyes, la policía sigue utilizando tecnicismos para arrestar personas, lo que dificulta que estas protejan su vida y su salud. Agradezco al presidente Heastie por su liderazgo al llevar este proyecto de ley a la sala. Espero que el gobernador Cuomo la firme”.

Actualmente, el estado proporciona fondos a organizaciones que distribuyen millones de jeringas estériles por año como medida de salud pública, pero la ley estatal prohíbe a la mayoría de las personas acceder a ellas y a los servicios relacionados con la reducción de daños. Por ejemplo, la ley actual limita estrictamente la cantidad de jeringas que una persona puede comprar y también prohíbe a las farmacias anunciar la disponibilidad de agujas y jeringas hipodérmicas sin receta.

Estas prohibiciones dañan la salud pública al disuadir a las personas de acceder a servicios como los que ofrece ESAP y, en última instancia, obstaculizan los esfuerzos para reducir la tasa de VIH/Sida y la transmisión de otras enfermedades como la hepatitis.

 

Más de Alrededor de Nueva York