Norwill Fragoso debuta en Nueva York con “Las Cosas Extraordinarias”

Fotos cortesía de Lalaboy PR

Una Pieza de Teatro en español que Ofrece un Bálsamo de Sanación para los Tiempos Actuales

Transformar un tema tan doloroso como el suicidio en una celebración de vida, solo es posible gracias a la gran empatía, compasión -e incluso humor ligero- que la reconocida actriz, y profesora, Norwill Fragoso, estampa a la adaptación “puertorriqueñisada” de ‘Las Cosas Extraordinarias’.

La obra por estrenarse en la ciudad de Nueva York el 8 de diciembre en el Julia de Burgos Performance and Arts Center, en El Barrio, romperá intencionalmente la cuarta pared, haciendo que la audiencia sea una parte activa de la misma a medida que interactúan con el personaje principal, interpretado por la actriz boricua. Asimismo, el espectáculo fomenta la intimidad y anima al público a reflexionar sobre la plenitud de la vida y su significado en esta temporada festiva.

En esencia, “Las Cosas Extraordinarias”, una obra de Duncan Macmillan con Jonny Donahoe, trata sobre cómo la desesperación que siente una joven desde pequeña ante la idea de perder a su madre, la lleva a diseñar una lista de cosas extraordinarias, razones por las cuales vale la pena vivir.

En un momento en que la comunidad latina en la ciudad de Nueva York, y en todo Estados Unidos, comienza a encontrar la manera de salir a flote de las luchas de los últimos años, llega esta nueva producción de Boundless Theatre destinada a dar luz sobre lo bello que es la vida. “Las Cosas Extraordinarias”, que se extenderá hasta el 12 de diciembre y se presentará en español sin supertítulos en inglés, humaniza a los personajes y describe las múltiples caras de la enfermedad.

Después de dos temporadas exitosas en Puerto Rico, Fragoso nos cuenta en entrevista exclusiva, como la presentación de esta pieza en un vecindario de la ciudad de Nueva York, tiene como objetivo impactar, educar y generar una conversación amplia sobre la prevención del suicidio; y cómo luchar colectivamente contra los problemas mentales de nuestras comunidades a nivel local y nacional.

¿Porque presentar una obra sobre suicidio en temporada festiva?

En esta época festiva -y sobre todo después de vivir una pandemia mundial- la salud mental se ve afectada, así que la pieza es una invitación a abrazar la vida y a vivirla con intensidad. Es una obra de teatro que trata con mucho respeto, y con mucha empatía, el tema de la salud mental enfocado en el suicidio.

A pesar de hablar sobre enfermedades mentales, ¿Cómo logras que la obra sea edificante?

A través de los juegos, el personaje va envolviendo al espectador al punto que el espectador se monta en una montaña rusa de emociones –y va desde la risa al llanto. La audiencia sale esperanzada porque es una inyección de positivismo sin rayar en lo utópico, pero te despierta la conciencia. Te ofrece incluso herramientas para poder transformar tu realidad.

¿De qué manera adaptaron la obra para la audiencia latina?

Es una adaptación puertorriqueñisada, caribeña, porque hemos sido los primeros en presentar la pieza en el caribe. Tú sabes que los latinoamericanos, caribeños, tenemos una particularidad a la hora de movernos, de hablar, de la música que utilizamos que definitivamente solidifica al texto y lo hace más cercano al espectador.

¿Qué característica de la obra te gustaría resaltar?

Es un monologo, pero con una experiencia inmersiva porque el espectador es parte fundamental de la historia y de la puesta en escena. El personaje principal de la obra está creando una lista de las cosas que merecen la pena vivir a fin de que su madre no se quite la vida.

¿Cuál sientes que fue tu reto más grande para interpretar a este personaje?

Mi reto principal ha sido dejar de ser yo como actriz, pero regalarle algunas de mis vivencias al personaje.

Como puertorriqueña ¿qué mensaje le tienes a la audiencia neoyorquina?

Espero que la gente se lleve un regalo del teatro puertorriqueño y que vean que nosotros en Puerto Rico hacemos buen teatro, sin sonar pretenciosa. Me gusta llevar un pedazo de mi tierra y nación a un espacio donde tantos puertorriqueños viven. Les aseguro que será una experiencia transformadora, sanadora y de crecimiento individual y colectivo. Llegar a una sala de teatro en Nueva York, es una experiencia extraordinaria. Es cruzar el charco y hacer patria en otro lugar.

Las funciones se llevarán a cabo del 8 al 11 de diciembre a las 8pm; y el 12 de diciembre a las 4pm en el Centro de Artes y Espectáculos Julia de Burgos (1680 Lexington Ave. y 106th St). Se seguirán todos los protocolos de seguridad de NYC y CDC. Se requiere prueba de la vacuna Covid-19. El uso de mascarilla es obligatorio. Obtenga boletos en www.boundlesstheatre.org.

 

Notas relacionadas: Reza Salazar agradecido con la vida: De niño payasito en Sudamérica a estrella de Broadway

 

Más de Alrededor de Nueva York