Niño salvadoreño escapa de las pandillas y logra cruzar a Estados Unidos

Niño salvadoreño escapa de las pandillas y logra cruzar a Estados Unidos
La historia de Ariel quien con 14 años de edad dejó su tierra natal El Salvador debido a las pandillas y pudo entrar por la frontera a EE.UU. (Foto: BrooklynPaper.com)

Por: Brooklynpaper.com

«Todos los días arriesgaba mi vida para poder ir a la escuela ”, recuerda Ariel. «Mi escuela estaba en un lugar muy desafortunado. Estaba justo en el medio de dos zonas de pandillas».

Al crecer en El Salvador, Ariel no era lo suficientemente rico como para evitar la violencia de las pandillas yendo a un colegio privado, como otras familias. «Los pandilleros intentaban reclutar a los niños en la escuela. Eso normalmente comienza cuando los niños cumplen doce años. Tanto la MS-13 como la Calle 18 intentarían engañarnos para que trabajáramos para ellos, y ambas pandillas querían controlar la escuela».

Con el tiempo, Ariel fue atrapado para que trabajara como «vigía» para la pandilla Calle 18, alertándolos cada vez que había miembros de MS-13 en el área y él estaba luchando por salir. Su madre, ahora preocupada por el camino que andaba su hijo, comenzó a llamar a familiares, buscando la manera de enviar a su hijo a un lugar más seguro.

Reportaje exclusivo: El viaje de una inmigrante indocumentada a Estados Unidos
El libro de Sharon Hollins, de 2021, «Cruces: historias no contadas de migrantes indocumentados», relata los viajes de personas que buscan el «Sueño Americano».

«Mi hermana ya se había mudado a los Estados Unidos y nos había estado enviando un poco de dinero durante los últimos siete años para ayudarnos», señala Ariel. Finalmente, juntaron $ 7,500 para Ariel y $ 8,000 para su madre (Ariel era más barato debido a su corta edad), y pagaron a un «Coyote» para que los llevara al otro lado de la frontera.

«El coyote reunió a un grupo de 25 personas de El Salvador entre mi madre y yo. Luego viajamos a Guatemala, que es el país vecino por el norte». El viaje hacia el norte se volvió cada vez más difícil con cada país que atravesaban. El grupo permanecería en casas sin iluminación durante la noche para evitar llamar la atención de la policía y tomaría otras medidas durante el día.

«Me sentí responsable de mi madre. Ella es menuda y no está acostumbrada a todo ese esfuerzo. Ella comenzó a luchar, así que cargué con todas nuestras maletas y la ayudé. Me sentía protector de ella», indica Ariel.

Logísticamente, viajar se convirtió en una «pesadilla» para el grupo, dejándolos temporalmente varados en Guatemala mientras intentaban cruzar a México. «Nos quedamos sin comida y solo teníamos agua. Los coyotes habían desaparecido para intentar organizar las cosas. Nos sentíamos incómodos, hambrientos y nos preocupaba la posibilidad de que nos hubieran abandonado».

Después de 3 días de espera ansiosa, el grupo finalmente inició su traicionera travesía hacia México, atravesando tierras de cultivo y ríos hasta un autobús que los aguardaba, arreglado por los coyotes. «Si nos detiene la policía o el control de Inmigración, debes fingir que estás durmiendo», le dijeron los coyotes a Ariel. «Si te despiertan y te hacen preguntas, no digas que eres de El Salvador. No diga que va a ir a Estados Unidos. Diga que es mexicano y viaja para visitar a sus amigos».

 

Encerrado en cárcel de ICE

 

«Finalmente llegamos a la Ciudad de México, y esta vez nos acomodaron en una casa muy agradable. Nos dijeron que había un baño si queríamos ducharnos, que había un lavabo para lavar la ropa y mucha comida y agua», relata Ariel.

«Esa fue la parte buena. Lo malo fue que la gente que manejaba la casa quería quitarnos cualquier objeto de valor. Todos sabíamos esconder dinero, pero encontraron el mío escondido en mis zapatos. También tenía 2 teléfonos móviles, que me encontraron y me quitaron. Sabía que no recuperaría estas cosas».

En un momento, un oficial de policía detuvo al grupo y habló con la madre intimidada de Ariel. Congelada y asustada, la mamá no respondió a las preguntas del agente, lo que lo llevó a intentar arrestarla. «¿Puedo pagarte algo en su lugar?» Ariel preguntó. Después de embolsarse $ 20, el policía los dejó en paz.

Sin embargo, el verdadero problema llegó cuando cruzaron la frontera entre México y Estados Unidos. Como muchos posibles inmigrantes, Ariel y su madre se encontraron con oficiales de Inmigración, quienes los detuvieron temporalmente en una prisión privada utilizada por ICE.

«Estaba muy asustado en la prisión. Solo tenía 14 años, pero me preguntaron si tenía un cuchillo y nos quitaron los cordones y los cinturones de los zapatos. A mi madre la enviaron de ida a la zona de mujeres y a mí me llevaron a la zona de hombres y niños», recuerda Ariel.

«Las cárceles privadas se benefician de las leyes antiinmigrantes y obtienen una gran ganancia de encerrar a los inmigrantes. Hay alrededor de 200 instalaciones de este tipo en EE.UU. Cobran a ICE (Inmigración y Control de Aduanas) alrededor de $ 200 por por día, lo que genera una ganancia de alrededor de $ 5 mil millones por año para las cárceles privadas».

«Muchos de los guardias de la prisión eran originarios de México, pero ahora son ciudadanos estadounidenses», dice Ariel. «Nos hablaron y nos insultaron en inglés y español. Creo que habían echado raíces y ahora sentían que eran mejores que nosotros. También creo que el sistema debe haberles lavado el cerebro».

«Recuerdo que una vez estalló una pelea. Los guardias separaron a los dos culpables y los obligaron a quitarse los calzoncillos, y luego los metieron en una celda solos durante la noche con el aire acondicionado encendido al máximo. Los muchachos tenían un frío insoportable, y fue un castigo que los guardias usaron para mostrar lo que pasaría si la gente pelea».

 

Llegando a Nueva York

 

Finalmente, Ariel y su mamá llegaron ante un juez y proporcionaron detalles sobre su tía, que vive en la ciudad de Nueva York.

«Mi tía está bajo el TPS (Estado de Protección Temporal), por lo que actualmente puede vivir y trabajar legalmente en EE.UU.» afirma Ariel. «Dimos los datos de contacto de mi tía y pronto pudimos salir de la prisión para ir a su casa. Mi madre estaba tan feliz de ver a su hermana. Estábamos encantados de estar fuera de la prisión y tener la oportunidad de tener una nueva vida. Al principio fue difícil porque mi madre y yo no hablábamos inglés».

Después, Ariel empezó a trabajar en un restaurante, pagando un alquiler para él y para su mamá para vivir en la casa de su tía.

«Han pasado 4 años. Mi inglés es fluido y este año me graduaré de la escuela secundaria. Mi pasión es la historia y quiero más que nada convertirme en profesor de historia. Mi ambición es ir a la universidad y estudiar para esto, pero como no soy ciudadano, es difícil solicitar asistencia financiera del gobierno. En cambio, estoy haciendo un curso para estudiar para ser mecánico. Espero ganar y ahorrar dinero para que, algún día, pueda ir a la universidad. Espero poder seguir viviendo y trabajando en este hermoso país».


Esta historia es parte de una serie que contiene capítulos editados del libro de Sharon Hollins de 2021 «Cruces: Historias no contadas de migrantes indocumentados». Cada relato cuenta un viaje diferente de un inmigrante hacia Estados Unidos.

 

 

Más de Alrededor de Nueva York