Mitos y riesgos del cáncer colorrectal en tiempo de pandemia

Mitos y riesgos del cáncer colorrectal en tiempo de pandemia
En marzo se cumple el Mes del Cáncer de Colon para generar conciencia sobre esta enfermedad responsable de aproximadamente 50.000 muertes cada año. (Foto: Youtube)

Marzo es el Mes de Concienciación sobre el Cáncer Colorrectal, una enfermedad responsable de aproximadamente 50.000 muertes cada año en Estados Unidos.

En este mes las autoridades y trabajadores de la salud se dedicadan a alentar a los pacientes, sobrevivientes y cuidadores a compartir sus historias, abogar por la prevención del cáncer de colon e informar a otros sobre la importancia de la detección temprana.

Se usan cintas y ropa azul oscuro durante todo marzo para despertar la curiosidad y comenzar una conversación sobre la conciencia del cáncer de colon. Y gracias al aumento de los esfuerzos de concientización sobre este mal, la tasa de mortalidad ha disminuido constantemente desde la década de 1980. }

Tome en cuenta las siguientes recomendaciones médicas, en especial en esta etapa de pandemia del COVID-19 que afecta la salud de la población.

 

Mitos comunes

 

El cáncer colorrectal es el segundo cáncer más mortal. Sin embargo, existen bastantes mitos en torno al cáncer de colon y recto que impiden que las personas se hagan la prueba.

– Mito # 1: «Solo les pasa a los hombres».

La verdad: el riesgo total de por vida de desarrollar cáncer colorrectal para las mujeres (1 de cada 24) es solo ligeramente más bajo que para los hombres (1 de cada 22). La edad es un factor de riesgo mucho mayor que el sexo.

– Mito # 2: «Soy demasiado joven para tener cáncer de colon».

La verdad: si bien es cierto que más de 9 de cada 10 casos de cáncer colorrectal ocurren en personas mayores de 50 años, la Sociedad Estadounidense del Cáncer cambió recientemente sus pautas para recomendar que las pruebas de detección comiencen antes, a los 45 años. Esto se debe a una fuerte aumento en el número de adultos jóvenes diagnosticados con cáncer de colon cada año.

 

 

– Mito # 3: «Las colonoscopias son dolorosas».

La verdad: la colonoscopia es una prueba común que muchos conocen, pero no todos los pacientes. Claro, no es exactamente agradable, pero no es tan malo como crees. Para empezar, la mayoría de las personas solo necesita uno cada 10 años. Para prepararse para el procedimiento, deberá evitar los alimentos sólidos y tomar una sustancia para limpiar el intestino el día antes del procedimiento para limpiar su colon.

Durante el procedimiento, recibirá un medicamento sedante para que se sienta más cómodo y la mayoría de las personas podrán volver a sus actividades normales ese mismo día. Con todo, la molestia vale la pena. Los pólipos precancerosos se pueden extirpar durante el procedimiento, que es mucho más fácil que tratar el cáncer de colon en etapa avanzada, que puede implicar cirugía, radioterapia o quimioterapia.

– Mito # 4: «Las colonoscopias son peligrosas».

La verdad: una colonoscopia es un procedimiento médico, así que sí, las complicaciones son posibles. En raras ocasiones, una colonoscopia puede crear desgarros en el colon o desencadenar diverticulitis, una infección de las bolsas dentro de la pared del colon. En general, se estima que la tasa de complicaciones es inferior al 1% para todas las complicaciones. Su médico discutirá estos riesgos con usted antes del procedimiento, pero en la mayoría de los casos, los beneficios potenciales superan los riesgos potenciales.

 

 

Factores de riesgo

 

Para alguien con un riesgo promedio de cáncer de colon, la Sociedad Estadounidense del Cáncer recomienda realizarse una colonoscopia una vez cada 5 a 10 años a partir de los 45 años. Es posible que una persona que tenga un mayor riesgo de desarrollar cáncer de colon o recto deba hacerse la prueba antes o con más frecuencia.

Hay un mayor riesgo de cáncer de colon si tiene:

– Antecedentes familiares de pólipos / cáncer colorrectales.
– Una enfermedad inflamatoria intestinal como la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa.
– Un síndrome hereditario, como el síndrome de Lynch, que aumenta el riesgo de cáncer.
– Diabetes tipo 2.

Cabe indicar que se pueden controlar algunos factores de riesgo colorrectal, como:

– Tener sobrepeso u obesidad.
– Fumar.
– La inactividad física.
– Consumo excesivo de alcohol.
– Alto consumo de carnes rojas.
– Hable con su médico sobre estos factores de riesgo y si la detección temprana es adecuada para usted.

 

 

Más de Alrededor de Nueva York