Medicina amarga: Adams despeja el camino para que la ciudad elimine de las calles a las personas en crisis mental

Adams
El alcalde Eric Adams responde preguntas después del discurso sobre la nueva estrategia de crisis de salud mental de la ciudad. Foto cortesía de Ed Reed/Oficina de Fotografía de la Alcaldía

Como parte de sus esfuerzos continuos para controlar la creciente crisis de salud mental de la ciudad, el alcalde Eric Adams emitió el martes una directiva que aclara que el Departamento de Salud de la ciudad (DOHMH), y los socorristas, tienen capacidad legal para internar involuntariamente a personas con problemas de salud mental en un hospital si parecen ser un peligro para ellos mismos “debido a la incapacidad de satisfacer sus necesidades básicas”.

“Persiste un malentendido común de que no podemos brindar asistencia involuntaria a menos que la persona sea violenta, suicida o presente un riesgo de daño inminente”, dijo Adams en un discurso en el ayuntamiento en el que presentó la nueva directiva el martes por la mañana. “Este mito debe ser puesto a descansar. En el futuro, haremos todo lo posible para ayudar a quienes padecen enfermedades mentales y cuya enfermedad los pone en peligro al impedirles satisfacer sus necesidades humanas básicas”.

La decisión provocó una reacción mixta de los funcionarios electos e incluso la condena de organizaciones como la Coalición para las personas sin hogar y la Unión de Libertades Civiles de Nueva York, la última de las cuales comparó la directiva de Adams con una política brutal «del fallido libro de jugadas de Giuliani».

El alcalde dijo que los médicos de la ciudad, los trabajadores comunitarios y los socorristas continuarán tratando de persuadir a las personas con aparentes problemas de salud mental para que busquen servicios voluntariamente, antes de tomar medidas para sacarlos de las calles y el metro de la ciudad en contra de su voluntad. Enfatizó que el punto de la directiva es aclarar que la ley estatal ya permite que la ciudad interne a personas que no están satisfaciendo sus “necesidades básicas” involuntariamente.

“Esta directiva establece un proceso acelerado paso a paso para transportar involuntariamente a una persona que experimenta una crisis de salud mental a un hospital para su evaluación”, dijo Adams. “Declara explícitamente que es apropiado utilizar este proceso cuando una persona rechaza la asistencia voluntaria y parece que sufre una enfermedad mental y es un peligro para sí misma debido a la incapacidad de satisfacer sus necesidades básicas. Creemos que esta es la primera vez que una administración de alcalde ha dado esta dirección sobre el estándar de ‘necesidades básicas’ en la guía oficial».

Retiros involuntarios

En asociación con el estado, la ciudad comenzará de inmediato a capacitar a los profesionales de la salud mental y a los socorristas sobre cómo llevar a cabo estos “retiros involuntarios”, dijo Adams.

Sin embargo, en una sesión de preguntas y respuestas después de su discurso, Adams, junto con la vicealcaldesa de Salud y Servicios Humanos Anne Williams-Isom, el director ejecutivo de NYC Health + Hospitals (H+H) Mitchell Katz, su abogado principal Brendan McGuire y su asesor principal para enfermedad mental grave, Brian Stettin, no ofreció una definición clara del nuevo estándar de «necesidades básicas». En cambio, dijeron que una persona que no pueda satisfacer sus necesidades básicas será juzgada «caso por caso».

“Es una determinación caso por caso”, dijo Stettin. “Hay muchos factores que intervienen en cada evaluación. No se trata solo de un hecho, en un caso dado, hay que evaluar todo el conjunto de hechos y circunstancias. Pero una de las bases es si son una amenaza para ellos mismos en virtud de su incapacidad para atender sus necesidades básicas: alimentación, vivienda, atención médica. Ese tipo de cosas que pueden convertirse en la base para el internamiento involuntario”.

El alcalde también anunció una nueva línea directa atendida por médicos de H+H, el sistema de hospitales públicos de la ciudad, quienes estarán disponibles por teléfono o videollamada para ayudar a los agentes de policía que se encuentren con alguien que creen que está experimentando una crisis de salud mental. La línea directa les dará a los oficiales que no están seguros si la persona en crisis cumple con los criterios de necesidades básicas, la capacidad de describir la situación a un profesional capacitado, quien idealmente les dirá la mejor manera de manejar la situación.

Además, dijo Adams, su administración desplegará equipos de médicos emparejados con oficiales de la policía de Nueva York, a los que llama «equipos de co-respuesta clínica del metro», que patrullarán los subterráneos de la ciudad para llevar a las personas que experimentan problemas de salud mental a recibir atención hospitalaria, ya sea de forma voluntaria o involuntaria.

Además de eso, el alcalde presentó una lista de deseos legislativos de salud mental de 11 puntos que quiere que los legisladores de Albany consideren cuando se vuelvan a reunir para su sesión de 2023 al comienzo del nuevo año. Esa lista incluye consagrar el nuevo estándar de necesidades básicas de la ciudad en la ley estatal, exigir que los médicos consideren una gama más amplia de factores al decidir si admitir o retener a pacientes con problemas de salud mental y ampliar los tipos de profesionales de salud mental que pueden admitir involuntariamente a personas en crisis.

Notas relacionadas: Alcalde firma leyes para diversificar Departamento de Bomberos e incluir a más mujeres y latinos

Más de Alrededor de Nueva York