“Me sentí aterrorizada”: Policías esposan a vendedora de frutas en el metro de Brooklyn, provocando nueva queja de defensores

vendedora de frutas
La vendedora ambulante María Falcon vende productos en Highland Park el 8 de mayo. Foto por Dean Moses

En un viernes por la noche reciente, la vendedora de frutas del metro, María Falcon, estaba sentada con su hija y una compañera vendedora ambulante en la plataforma al aire libre de la estación de metro Broadway Junction en Brooklyn.

No estaba vendiendo mangos, melones, o las otras frutas que porta en el carrito de lavandería que tenía enfrente en ese momento, aseguró la residente de Queens, cuando un par de policías se acercaron, la esposaron y se la llevaron.

“Me sentí aterrorizada”, dijo Falcón a amNewYork Metro en español a través de un traductor. Su hija filmó el arresto del 29 de abril, que el grupo activista Street Vendor Project publicó en Twitter el sábado 7 de mayo, provocando que las imágenes rápidamente se volvieron virales.

Los policías mantuvieron a Falcon en la estación del Distrito 33 de Tránsito de la Policía de Nueva York durante dos horas y confiscaron su carrito y sus bienes. Los oficiales le dijeron que se quitara el suéter, los pantalones y los zapatos, y una oficial la revisó desnuda en busca de drogas y armas, antes de que la policía le diera una citación por violación de actividad comercial no autorizada.

“Me sentí muy asustada y con mucho miedo”, dijo.

El caso es una repetición de un destacado arresto en 2019 de una vendedora de churros conocida como Elsa, cuya detención también estalló en las redes sociales y provocó una condena generalizada hace casi tres años. Elsa, que todavía trabaja fuera de la estación, también estaba sentada junto a Falcón ese viernes reciente y tuvo que ver cómo los policías se llevaban a su colega como lo habían hecho con ella hace casi tres años.

‘No estoy en el camino de nadie’

Falcon, que vive justo en la frontera de Queens en Woodhaven, es originaria de Ecuador y ha estado vendiendo productos en carritos callejeros en la Gran Manzana desde 2008. Ha sido arrestada antes, pero esta fue la primera vez que la policía le quitó la mercancía.

Por lo general, instala su puesto dentro de las estaciones de metro durante los meses más fríos, y en la primavera y el verano se muda a los parques, pero se ha quedado dentro del sistema de tránsito con más frecuencia en medio de la pandemia de COVID-19 debido al mayor tráfico peatonal allí.

“Me instalé en un área donde no estoy en el camino de nadie”, dijo. “Estoy contra la pared y solo estoy ahí, no para hacerle nada a nadie, solo vendiendo cosas como frutas y churros”.

Un portavoz de la policía dijo que la policía de Nueva York, el Departamento de Protección al Consumidor y al Trabajador (DCWP, por sus siglas en inglés), la agencia principal a cargo de hacer cumplir las regulaciones de venta ambulante, y el Departamento de Parques han perseguido a los operadores sin licencia en respuesta a las quejas del gerente de la estación local de la Autoridad de Transporte Metropolitano, y que los oficiales habían multado previamente a Falcon a principios de abril.

vendedora de frutas
La policía arresta a Falcon en la estación de Broadway Junction en Brooklyn el 29 de abril. Proyecto de vendedores ambulantes/Captura de pantalla a través de Twitter

“Ha habido operaciones conjuntas de varias agencias… dentro y alrededor de la estación de metro de Broadway Junction provocadas por numerosas quejas del gerente de la estación de la MTA”, dijo el sargento Edward Riley en un comunicado. “Esta misma vendedora recibió una citación el 5 de abril y se negó a dejar de vender en el lugar después de múltiples advertencias”.

Un representante de la MTA no pudo confirmar el domingo, que un trabajador de tránsito en esa estación haya presentado las quejas, pero dijo que la venta en plataformas era especialmente una preocupación de seguridad para la agencia, lo que Falcón negó haber hecho en ese momento.

“La MTA reconoce los beneficios que puede brindar la venta, pero también existen reglas orientadas a la seguridad sobre la venta en plataformas”, dijo Aaron Donovan en un comunicado. “Si bien hay una amplia gama de opiniones sobre qué reglas priorizar, la MTA aprecia que la policía de Nueva York esté trabajando en todos los ámbitos para proteger a los pasajeros del metro y alentar el cumplimiento de todas las reglas de conducta en el sistema”.

Más policías al subterráneo

El alcalde Eric Adams ha desplegado más policías al subterráneo que nunca en sus primeros meses en el cargo, además de presionar a los policías para que tomen medidas enérgicas contra las ofensas de bajo nivel y contra las personas que infringen las reglas de conducta de la MTA.

Mientras tanto, miles de vendedores ambulantes han tenido problemas para obtener un permiso oficial, ya que la ciudad ha limitado efectivamente la cantidad de licencias durante décadas, y los defensores han pedido a los legisladores estatales que aprueben un proyecto de ley de 2019 para eliminar el límite.

El exalcalde Bill de Blasio trasladó en gran medida la aplicación de la ley hacia los vendedores ambulantes sin licencia de la policía de Nueva York al DCWP civil, pero el número de multas siguió aumentando en 2021 y la policía sigue siendo responsable de las infracciones dentro del sistema de tránsito.

En los últimos meses y semanas, el DCWP ha enviado inspectores flanqueados por oficiales de la policía de Nueva York para despejar áreas con muchos vendedores ambulantes, según Carina Kaufman-Gutierrez, subdirectora del Proyecto de Vendedores Ambulantes.

vendedora de frutas
‘Solo déjenos trabajar con dignidad’: Falcón quiere que la ciudad permita que vendedores como ella vendan legalmente sus productos.Foto por Dean Moses

Los agentes de la ciudad les dicen a los trabajadores que empaquen y se vayan o se arriesguen a que sus bienes sean tirados a la basura, según Kaufman-Gutiérrez. Tal fue el caso de un puesto de frutas en El Bronx en septiembre pasado, donde la ciudad lo cerró y los trabajadores sanitarios tiraron productos en perfecto estado.

DCWP dijo en ese momento que tirar la comida era un error en su protocolo. La agencia y la Oficina del alcalde no proporcionaron comentarios para esta historia al cierre de esta edición.

Kaufman-Gutiérrez afirmó que los funcionarios aún recurren a la intimidación en contra de los vendedores pequeños, la mayoría de ellos mujeres inmigrantes, y dejan agentes en el lugar para asegurarse de que no regresen.

“Imagina que dos agentes de la ciudad y policías vengan a estarte checando”, dijo. “La ciudad está invirtiendo todos estos recursos en criminalizar y cerrar estos pequeños negocios en lugar de crear un programa de licencias y regularlos”.

Falcon volvió a vender productos en el cercano Highland Park el domingo 8 de mayo por la tarde. Esperaba que la ciudad dejara de atacar a los vendedores y les permitiera ganarse la vida, mientras pedía a los funcionarios del gobierno que facilitaran que personas como ella hicieran negocios sin el acoso de las autoridades.

“Déjennos trabajar con dignidad. Somos inmigrantes, no estamos lastimando a nadie”, dijo. “Nosotras, las mujeres, no estamos en casa esperando que nuestros esposos vengan y ganen para nuestras familias. Estamos trabajando y tratando de proporcionar”, agregó. “Todo lo que quiero es un lugar para trabajar de manera segura”.

 

Notas relacionadas: Vendedores ambulantes ‘duermen’ afuera de oficina de Hochul para exigir incremento en permisos

Más de Alrededor de Nueva York