Mayoría de los estados rechazan la nueva guía de pruebas de COVID-19 de la Administración Trump

Mayoría de los estados rechazan la nueva guía de pruebas de COVID-19 de la Administración Trump
El actual presidente Donald Trump durante un recorrido por el Centro de Innovación Fujifilm Diosynth Biotechnologies, una planta de fabricación farmacéutica donde se están desarrollando componentes para una posible vacuna candidata a la enfermedad por coronavirus (COVID-19), en Morrrisville, Carolina del Norte. (Foto: REUTERS / Carlos Barria)

Por: Carl O’Donnell, Vishwadha Chander y Manojna Maddipatla
REUTERS

 

La mayoría de los estados de EE.UU. han rechazado la nueva guía de pruebas de COVID-19 de la Administración Trump en una reprimenda extraordinaria a la principal agencia de prevención de enfermedades del país, según funcionarios de las agencias estatales de salud y declaraciones públicas revisadas por Reuters.

Al menos 33 estados continúan recomendando realizar pruebas a las personas que han estado expuestas al coronavirus y no presentan síntomas, lo que rechaza la guía publicada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) en el sentido de que dichas pruebas pueden ser innecesarias.

Dieciséis estados no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios y Dakota del Norte dijo que no había tomado una decisión.

Entre los estados que rompen con el gobierno federal se encuentran Texas, Oklahoma y Arizona, de tendencia conservadora.

Los expertos en salud pública dijeron que una ruptura de esta magnitud con los CDC puede no tener precedentes y muestra una desconfianza cada vez mayor en la Administración Trump y su respuesta a la pandemia.

«Estos estados se rebelan casi por completo contra las nuevas directrices», dijo Michael Mina, profesor asistente de epidemiología en Harvard T.H. Escuela Chan de Salud Pública.

El CDC dijo el lunes que las personas expuestas al COVID-19 pero no sintomáticas «no necesariamente necesitan una prueba a menos que usted sea una persona vulnerable o su proveedor de atención médica o los funcionarios de salud pública estatales o locales le recomienden que se haga una».

Los CDC habían recomendado previamente realizar pruebas a todas las personas que tuvieron contacto cercano con alguien a quien se le diagnosticó wl coronavirus. Esa sigue siendo la política de al menos 30 estados. Algunos que no han cambiado la política dijeron que estaban estudiando la guía de los CDC.

El almirante Brett Giroir, subsecretario de salud del HHS, dijo en un comunicado a Reuters que la guía «se ha actualizado para reflejar la evidencia actual y las mejores prácticas de salud pública, y para enfatizar aún más el uso de estrategias de prevención aprobadas por los CDC».

Dijo que hace hincapié en realizar pruebas a personas con síntomas de COVID-19, aquellas con exposición significativa y poblaciones vulnerables, que incluyen a personas asintomáticas que los funcionarios de salud pública locales eligen priorizar para las pruebas.

Algunos líderes estatales y expertos en salud pública acusan a la administración de utilizar la política en lugar de la ciencia para orientar su respuesta a la pandemia.

«Esta inversión de 180 grados de las pautas de prueba de COVID-19 es imprudente, no se basa en la ciencia y tiene el potencial de causar un daño a largo plazo a la reputación (de los CDC)», dijo el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, y los gobernadores de Nueva Jersey y Connecticut mediante en un comunicado, rechazando la nueva guía de los CDC.

Giroir dijo en una llamada de prensa que no hubo presión política por parte de la administración. Dijo que examinar a los pacientes asintomáticos demasiado pronto podría producir falsos negativos y contribuir a la propagación del virus.

«No tiene sentido hacerse la prueba durante los 5 a 7 días (después de la infección) porque no va a dar positivo», dijo David Battinelli, director médico de Northwell Health, reconociendo las preocupaciones sobre las pruebas demasiado pronto. «Hay una enorme cantidad de pruebas innecesarias en curso».

Idaho recomienda que las personas expuestas al COVID-19 se comuniquen con su médico para determinar si necesitan pruebas. Fue uno de los estados que no respondió a una solicitud de comentarios sobre la guía de los CDC.

Los funcionarios de salud pública creen que Estados Unidos necesita realizar pruebas con más frecuencia, que es crucial encontrar portadores asintomáticos de COVID-19 para frenar la propagación y que los comentarios de los CDC podrían desalentar las pruebas necesarias.

Incluso antes de la guía de los CDC, la cantidad de pruebas de coronavirus que se estaban realizando estaba disminuyendo. Estados Unidos evaluó a un promedio de 675,000 personas por día la semana pasada, por debajo del pico de más de 800,000 personas por día a fines de julio.

A nivel nacional, los casos han disminuido durante cinco semanas seguidas, pero las infecciones están aumentando nuevamente en el medio oeste de EE.UU. con cuatro estados que informaron aumentos récord de un día en los casos -el jueves-, ya que el número de muertos en territorio estadounidense superó los 180,000.

 

 

Más de Alrededor de Nueva York

>