Mauricio Ochmann… Pisoteado y humillado en “R”

Fotos cortesía de H+M Communications
Reconocido por sus personajes de hombre fuerte en narco series como “El Chema” y “El Señor de los Cielos”, Maurico Ochmann seguramente sorprenderá a sus fans al caracterizar a un hombre acosado y humillado en la nueva serie de acción y humor negro, “R”.
Totalmente distinto a lo que el atractivo actor mexicoamericano ha hecho anteriormente, en “R” Mauricio interpreta a Francisco “Franco” Barrón, un hombre con una vida mediocre donde es pisoteado moralmente por su jefe, humillado por su esposa e ignorado por sus hijos adolescentes, cuya realidad se ve alterada frente a un inminente diagnóstico de muerte que le asignan por error.
A partir de esta noticia inesperada, Franco transforma su vida en un remolino de enredadas situaciones, locuras y excesos. Traumatizado ante tremenda noticia, decide liberarse y disfrutar al máximo del poco tiempo que le resta. Manda al demonio a su mujer, golpea violentamente a su jefe, y emprende un viaje de descontrol, bebida y en una situación de confusión, Franco mata en defensa propia a un poderoso traficante internacional de diamantes. Al día siguiente, se entera su diagnóstico médico era falso pero ahora se encuentra fugitivo, con traficantes en su búsqueda, la policía quiere detenerlo y su familia lo maldice.
Desde su hogar en Los Angeles donde está pasando la cuarentena por el coronavirus, Mauricio entabló una amena charla telefónica para ahondar en los trastornos de su personaje. Salpicada con adorables interrupciones de la pequeña Kailani, su hija con la actriz Aislinn Derbez de quien recientemente se separó, el reconocido galán también nos reveló como logró superar sus propias crisis emocionales.

¿Cómo describes esta nueva serie de “R”?

Es una serie que es impredecible que no sabes para donde va a ir, que no sabes cómo va a reaccionar cierto personaje en cierto momento y eso hace que te enganche.

¿Qué hace a Franco Barrón diferente a tus otros personajes?

Desde que me llego el personaje yo vi la oportunidad como actor de arriesgarme, de retarme y de hacer algo distinto. Algo totalmente contrastado a otros personajes que he hecho. La verdad es que Franco Barrón es un personaje con una licuadora de emociones en donde al principio se está tragando todo lo que está sintiendo. Resistiéndose socialmente, laboralmente, con la familia, al ser ‘bulleado’, al ser humillado, al ser pisoteado ha perdido su lugar en el mundo, su identidad. Es como un muerto en vida. Cuando le dan la noticia de que se va a morir, ese mundo interior le explota en la cara y eso lo mete a él en una serie de situaciones que lo empujan. Irónicamente, de quererse morir, ahora va a tener que luchar por sobrevivir.

Ahora que te tocó ponerte en los zapatos de alguien ‘buleado’… ¿crees que lo permitimos como personas?

Creo que ha existido desde siempre y hay una manera de verlo como que podemos ser víctimas o victimarios, pero al final, es donde te pones tú en la vida y hasta donde soportas. Creo que la gente se va a poder identificar no solamente con mi personaje, sino con todos los personajes, porque los personajes son tridimensionales y generan empatía. Es muy fácil relacionarte con ellos porque son humanos y están vivos.

¿En algún momento has sido ‘buleado’?

Creo que en la niñez, todos pasamos por ahí. La infancia es una etapa fuerte y cuando eres niño uno puede ser cruel y puede no haber filtros. En la niñez pude haber vivido ambas partes pero ya de adulto pongo mis límites. Es como que uno tiene que aprender a amarse para ponerse en las situaciones que uno quiere.

¿Qué le críticas a tu personaje o que cualidades le alcanzaste a ver mientras lo interpretabas?

Uno como actor no puede entrar a juzgar a su personaje desde un punto de vista personal porque entonces sería muy difícil hacer ciertas cosas. Lo más importante es que no nos tenemos que esperar a que algo trágico suceda o que nos digan que nos vamos a morir para realmente empezar a vivir, o a disfrutar nuestro presente. Esa es una de las cosas que yo rescato, pero a diferencia de Franco que dice: ‘pues a chupar y a desmadrarse que el mundo se va acabar’.

Mauricio Ochmann  Pisoteado y humillado en “R”

¿Cuál fue el mayor reto de interpretar a Franco?

El gran reto de este personaje es como las cosas no se hacen en orden cronológico porque tocan escenas de diferentes capítulos, el personaje tiene sus emociones a flor de piel todo el tiempo, y es como llevarle su continuidad emocional. Así como hago escenas del primer capítulo, también estoy haciendo escenas del capítulo 10. Ese fue el mayor reto.

En cuestión del shock inicial de tu personaje que cree que va a morir mañana, ¿cómo crees que se asemeje a la incertidumbre actual con el COVID-19?

Uno no tiene que esperar a que algo así suceda para realmente vivir y disfrutar. Yo deseo que todos salgamos mejores seres humanos de esta experiencia que nos está tocando vivir.

Ahora que estas en cuarentena y recién separado de tu esposa, ¿qué te ha funcionado para superar la crisis emocional?

En la vida lo que más me funciona es la introspección. Soy muy hogareño, me encanta estar conmigo, entonces a mí realmente el que nos tengan en cuarentena en casa, ha sido muy sencillo. Para mí lo complicado ha sido el tema laboral y profesional pero he sabido cómo hacerlo. Por ejemplo, esta entrevista que la pudimos haber tenido presencial la estamos teniendo en llamada y muy bien. Uno aprende a adaptarse.

A Mauricio Ochmann se le unen Paulina Dávila, Andrés Almeida, Jesús Zavala, entre otros.

 

Notas relacionadas: ELENA ROSE… La Marilyn latina lanza vibrante sencillo «Sandunga»

 

 

Más de Alrededor de Nueva York

>