“Marcha por Nuestras Vidas” en Long Island une voces contra las armas

“Marcha por Nuestras Vidas” en Long Island une voces contra las armas
Estudiantes de secundaria en la protesta «March For Our Lives», en Kennedy Plaza, Long Beach, NY, respaldados por el senador Todd Kaminsky y Juan Vides, candidato a la Asamblea del estado de Nueva York por el Distrito 20.

A viva voz y portando carteles contra la violencia armada en las escuelas, miles de estudiantes de secundaria de Long Island, así como profesores, familias, ciudadanos, políticos electos y organizaciones comunitarias participaron en la «Marcha por Nuestras Vidas» («March For Our Lives Long Island») que se cumplió con fervor el sábado 24 de marzo en distintos lugares de la isla como Huntington, Long Beach, Port Washington, Glen Cove, Old Westbury y Farmingdale.

El mensaje en estas masivas manisfestaciones fue contundente: decirle a los políticos de turno que ya es suficiente ver tantas tragedias mortales en las escuelas dejando a jóvenes y niños como inocentes víctimas; y asimismo, exigirles a las autoridades que tomen medidas legislativas urgentes para tener mayor control en la venta de armas de fuego que son usadas por pistoleros desequilibrados para sembrar terror en los Estados Unidos.

Las marchas en Long Island se unieron a otras protestas convocadas en la ciudad de Nueva York y en todo el país, en respuesta al tiroteo que mató a 17 personas (14 estudiantes y 3 profesores) en la escuela Marjory Stoneman Douglas, de Parkland, Florida, el pasado 14 de febrero, masacre cometida por el exalumno Nikolas Cruz, de 19 años.

«En la actualidad, miles de estudiantes de todo el país se han unido para hablar y exigir acciones, por lo que ya no deben temer por su seguridad. Nuestros jóvenes se han convertido en valientes líderes que han inspirado a una nación y sus voces deben ser escuchadas», declaró el ejecutivo del condado de Suffolk, Steve Bellone.

«Si bien los gobiernos locales, la policía y los administradores se han unido para mejorar la seguridad escolar, ahora necesitamos que el Congreso se asocie en nuestros esfuerzos. Pueden comenzar escuchando a una nueva generación de líderes que marchan a las puertas del Capitolio de EE.UU.» agregó.

Sobreviviente presente

Cabe destacar que en la «Marcha por Nuestras Vidas» desarrollada en Huntington, frente al Heckscher Park por el Ayuntamiento, estuvo presente Paul Guttenberg, residente de Long Island y tío de Jaime Guttenberg, una de las víctimas en Parkland; y Melissa Beigel, hermana del maestro Scott Beigel, también asesinado en Parkland.

En tanto, un grupo de estudiantes de la escuela secundaria de Massapequa participaron en la movilización organizada en Manhattan, NY, contando con el apoyo de Gwyneth Bishara, una nativa de Massapequa y sobreviviente de Parkland. A su vez, otros alumnos de la escuela secundaria de Westbury viajaron el sábado al gran mitin que tuvo lugar en la capital del país, Washington D.C., donde no solo exigieron un alto a las armas de fuego, sino además soluciones para tratar la salud mental y la intimidación de las personas.

«Hoy estoy de pie con los estudiantes, maestros y padres que participan en la «Marcha por Nuestras Vidas» en Long Island, en Washington DC, y en todo el país», señaló el congresista demócrata Tom Suozzi, Representante del 3er. Distrito de Nueva York. «Este es un movimiento de gente joven. Están exigiendo legislación de sentido común para reducir la violencia armada y tienen razón. Vamos a hacerlo», acotó Suozzi, quien junto a los representantes Peter King y Kathleen Rice apoyaron la protesta de los estudiantes en Farmingdale State College.

 

Revolución por cambios

«Nos unimos a la ‘Marcha por Nuestras Vidas’ porque ninguna comunidad de niños y padres debería pasar por este problema. No se trata de rojo o azul, sino de reglas de control inteligente y de sentido común para mantenernos todos a salvo», afirmó Silvana Díaz, publisher de los periódicos neoyorquinos NOTICIA y EL CORREO NY quien participó activamente de la manifestación.

«El cambio no ocurrirá de la noche a la mañana y este problema es complejo, pero nuestros jóvenes han demostrado a través de su movimiento tener la fuerza, el poder y la determinación para encender una revolución
que provocará los cambios necesarios», comentó Díaz sintiéndose inspirada por el apoyo de su pequeño hijo, alumno de escuela primaria, quien mostraba un cartel que decía: «Esto no es broma, mi vida sí importa. Marcho para alzar la voz y mis padres votan».

Con apenas unas pocas semanas de organización y anunciada a través de las redes sociales como Facebook e Instagram, la «Marcha por Nuestras Vidas» en Long Island, tuvo gran respaldo de miles de estudiantes de secundaria representando a más de 60 escuelas y de miles de personas que asistieron para exigir al Congreso mayores controles en el uso y venta de armas.

Si usted desea obtener más información sobre esta causa puede visitar en internet www.marchforourlivesli.com o seguir el movimiento juvenil en Instagram: @ marchforourlives.li .

 

 

 

Más de Alrededor de Nueva York

>