Mantenerse fresco en el verano

Los neoyorquinos mayores encuentran un alivio del calor en Grand Street Settlement Neighborhood Senior Center cuando abre como un centro de enfriamiento.

Todos sabemos que el verano en la ciudad puede ser sofocante, caluroso y húmedo. Para los neoyorquinos mayores, el calor extremo no solo es incómodo, sino que puede ser peligroso, causar enfermedades graves y hasta la muerte. Cada año, más Estadounidenses mueren a causa de las olas de calor que de todos los demás desastres naturales combinados.

Los mismos adultos mayores que son vulnerables al calor extremo son los más vulnerables a COVID-19. La mejor manera para que los adultos mayores estén a salvo del calor extremo es beber mucha agua y permanecer en un lugar fresco. Aunque abrir las ventanas puede ayudar a aumentar el flujo de aire, usar una unidad de aire acondicionado es la mejor manera de mantenerse fresco mientras estén en sus casas. En la ciudad de Nueva York, más del 80% de las muertes por insolación en los últimos años involucraron a víctimas expuestas al calor extremo en hogares sin aire acondicionado.

Para muchos Neoyorquinos, el alto costo de un aire acondicionado lo hace inaccesible, especialmente ahora debido a las dificultades financieras que han acompañado a COVID-19. Para ayudar a los adultos mayores de nuestra ciudad a mantenerse frescos y seguros de COVID-19, El Departamento para Adultos de la Tercera Edad de Nueva York está trabajando con la Ciudad en el programa de aire acondicionado, GetCool, en distribuir 74,000 aires acondicionados y servicios de instalación gratuitos a personas mayores de bajos ingresos.

Hasta ahora, se han instalado más de 48,000 de estos aires acondicionados. Gracias a este programa, muchos adultos mayores ahora pueden mantenerse frescos en sus hogares este verano y podrán disfrutar de un clima agradable en futuros veranos calurosos.

Además del programa GetCool, el programa de Asistencia de Refrigeración del Estado de Nueva York, llamado HEAP, también puede ayudar. El programa cubre el costo de un aire acondicionado o un ventilador, más la instalación, a un precio de hasta $ 800. Las solicitudes están abiertas hasta el 30 de agosto. Los neoyorquinos pueden llamar al 311 para conocer los requisitos de elegibilidad y para obtener información sobre cómo presentar una solicitud.

Para los Neoyorquinos que no tienen aire acondicionado, nuestra Ciudad cuenta con más de 230 centros públicos de enfriamiento en los cinco condados. Los centros de enfriamiento han sido un recurso importante durante las emergencias por calor cada año. Este año, debido a COVID-19, la Ciudad está tomando medidas adicionales en los centros de enfriamiento para proteger a los Neoyorquinos de un posible contagio. Todos los centros de enfriamiento funcionan a capacidad limitada y siguen las pautas de distanciamiento social. También están equipados con desinfectante para manos y coberturas faciales gratuitos para visitantes. Debido a que los centros de enfriamiento son un recurso importante para los neoyorquinos mayores, algunos centros para personas mayores de nuestro sistema, han estado operando como centros de enfriamiento durante emergencias de calor. Como medida de seguridad adicional, los centros de enfriamiento ubicados en centros para adultos mayores están abiertos exclusivamente para adultos mayores de 60 años.

Yo misma he visitado algunos centros de enfriamiento en nuestros centros para personas mayores y puedo garantizar que, aunque no se ofrecen actividades sociales como juegos de mesa o comidas como es habitual, proporcionan un respiro seguro y fresco del calor. En muchos, la sala principal está llena de sillas dispersas a seis pies o más de distancia, y todos los asistentes mantienen sus mascarillas puestos. No es la misma experiencia del centro para adultos mayores que conocemos y amamos, pero durante estos tiempos sin precedentes, es la opción más segura para todos nosotros.

Aunque la Ciudad tiene muchas maneras de ayudar a los neoyorquinos mayores a mantenerse frescos y seguros, nada puede reemplazar el valor de un saludo amistoso por parte de un vecino, un miembro de la familia o un amigo. Una llamada rápida para asegurarse de que un adulto mayor en su entorno social tenga los recursos para mantenerse fresco este verano podría salvarle la vida. Este verano, queremos que los adultos mayores de nuestra ciudad estén a salvo del COVID-19 y del calor extremo. Si usamos todos los recursos disponibles y nos mantenemos conectados entre nosotros, podemos asegurarnos de que esto suceda.

La Comisionada del Departamento para Adultos de la Tercera Edad de Nueva York, Lorraine Cortés-Vázquez

Para obtener más información sobre cómo combatir el calor este verano, visite nyc.gov/beattheheat o llame al 311.

Más de Alrededor de Nueva York

>