Los supervisores de pueblos en Nassau se oponen al plan de urbanización propuesto por la gobernadora Hochul

Los supervisores de pueblos en Nassau se oponen al plan de urbanización propuesto por la gobernadora Hochul
Los supervisores Clavin, DeSena, Saladino y la alcaldesa Panzenbeck se unen para denunciar amenaza a los suburbios y expresan su indignación por los impactos negativos en el medio ambiente, el tráfico, las escuelas y más. Foto: Hempsteadny.gov

Uniéndose en un frente unido contra el resurgimiento de la propuesta de la gobernadora Kathy Hochul de construir viviendas de alta densidad en vecindarios unifamiliares en Long Island, el supervisor del Pueblo de Hempstead, Don Clavin; la supervisora del Pueblo de North Hempstead, Jennifer DeSena; el supervisor del Pueblo de Oyster Bay, Joseph Saladino; y la alcaldesa de la ciudad de Glen Cove, Pamela Panzenbeck, se unieron a los propietarios locales para denunciar otro plan de Albany al que los funcionarios se refieren como un «ataque a los suburbios».

Los funcionarios de Nassau se pararon frente a una modesta casa unifamiliar en Manhasset que estaría sujeta a una zonificación de alta densidad, lo que permitiría desarrollar edificios de apartamentos a gran escala justo al lado.

“Todos los años, es la misma historia”, dijo el supervisor Clavin. “Albany propone un plan no deseado para convertir a Long Island en el sexto distrito de la ciudad de Nueva York. Suficiente es suficiente. Los residentes echan raíces en Long Island porque es lo que quieren: una casa unifamiliar con calidad de vida suburbana. No vamos a permitir que Albany nos obligue a convertir nuestros vecindarios residenciales en paisajes urbanos”.

Anunciado en el reciente discurso sobre el estado del Estado de Nueva York, la gobernadora Kathy Hochul describió un plan que obligaría a los municipios de Long Island a permitir proyectos de desarrollo masivos para garantizar un crecimiento de viviendas objetivo del 3 por ciento en tres años, indican mediante comunicano los supervisores mencionados.

Los desarrollos serían aprobados por la fuerza a través del programa de «Aprobación de Vía Rápida» recientemente creado por la gobernadora que entra en juego cuando el municipio no alcanza su meta de crecimiento de vivienda del 3 por ciento. Este programa, que solo está disponible para proyectos multifamiliares, existe para anular la autoridad de la ley de zonificación local, lo que significa que se aprobarán viviendas multifamiliares en áreas zonificadas para viviendas unifamiliares.

 

Zonificación de alta densidad

 

“El plan de vivienda de la gobernadora Hochul es otra propuesta mal concebida diseñada para convertir el condado de Nassau en la ciudad de Nueva York e inundar unilateralmente nuestras comunidades con miles de apartamentos y zonificación de alta densidad”, dijo la supervisora del Pueblo de North Hempstead, Jennifer DeSena.

“Esta propuesta es absolutamente inaceptable y no solo es inconsistente con el carácter de nuestras comunidades, sino que también tendrá un impacto negativo en el medio ambiente, el tráfico, los servicios de emergencia y seguramente sobrepoblará nuestras escuelas. Insto al público a unirse a nosotros en la lucha contra este plan y comunicarse con la Oficina de la Gobernadora y sus funcionarios estatales locales. El futuro de nuestras comunidades suburbanas está en juego y necesitamos control local, no control Hochul”, expresó.

Según la propuesta, el condado de Nassau, hogar de más de 478,000 unidades de vivienda según lo informado en el censo de Estados Unidos (actualizado en julio de 2021), atraería aproximadamente 14,340 unidades de vivienda adicionales en el transcurso de tres años, argumentan los supervisores en su protesta.

Es más, bajo el programa de “Aprobación de vía rápida”, los municipios de Nassau serían despojados de su capacidad para combatir los desarrollos de viviendas no deseados. Una afluencia de 14,340 unidades de vivienda adicionales durante 3 años en el condado de Nassau, que ya es uno de los condados más densamente poblados del mundo, aumentaría la cantidad de tráfico en las carreteras, la cantidad de niños en las escuelas y la presión sobre la infraestructura local.

El supervisor del Pueblo de Oyster Bay, Joseph Saladino, declaró que, “Debemos salvar nuestros suburbios de este plan mal concebido, ya que abarrotaría las aulas, aumentaría enormemente el tráfico y los automóviles estacionados en nuestras calles, sobrecargaría los servicios de emergencia y amenazaría el medio ambiente”.

“Eliminar los derechos de los residentes a opinar sobre el futuro de sus comunidades es una amenaza directa a la democracia, especialmente cuando silencia las voces de los residentes y reemplaza su opinión sobre los proyectos de desarrollo con una junta burocrática que no rinde cuentas ubicada a cientos de millas de distancia en Albany. Hacemos un llamado a todos los neoyorquinos para que nos apoyen y exijan que las zonas unifamiliares permanezcan intactas en todo nuestro estado”.

 

Los supervisores de pueblos del condado de Nassau se oponen al plan de urbanización propuesto por la gobernadora Hochul
Los líderes de Nassau se unen contra el plan de vivienda de alta densidad del gobierno: los funcionarios denuncian en conferencia de prensa la propuesta de la actual gobernación que amenaza los suburbios. Foto: Hempsteadny.gov

 

Rezonificación forzosa

 

Además de los objetivos de crecimiento de viviendas propuestos, la gobernadora Hochul describió un plan que incluye una rezonificación forzosa de áreas dentro de un radio de media milla de las estaciones del tren de Long Island Rail Road.

Este plan reubicaría los vecindarios para aumentar la densidad de población y permitir el desarrollo de apartamentos a gran escala. Actualmente hay 58 estaciones de Long Island Rail Road en el condado de Nassau, lo que equivaldría a un total de 29 millas de rezonificación, lo que permitiría la construcción de desarrollos de apartamentos multifamiliares en las áreas zonificadas para residencias unifamiliares.

Según los funcionarios indignados, esta propuesta no está en sintonía con los deseos de los vecinos de la zona. “Creo que los cambios de desarrollo y zonificación deben ser decisión de los municipios locales”, dijo la alcaldesa de la ciudad de Glen Cove, Pamela Panzenbeck.

“El Pacto de Vivienda de Nueva York requiere la participación local y aparentemente proporcionará incentivos para lograr el crecimiento de la vivienda en cada comunidad del Estado. Los municipios con estaciones de ferrocarril de la MTA deberán rezonificar para permitir un desarrollo residencial de mayor densidad. Las decisiones de cambio de zonificación residencial ya no serán decisión de los gobiernos locales, sino que serán decididas por mandato de la gobernadora Hochul. ¡Esto destruirá nuestra forma de vida suburbana!”, apuntó.

Los funcionarios electos de Nassau señalan que como si despojar a los municipios del “gobierno autónomo” no fuera suficiente, el plan también exige un “proceso de revisión ambiental acelerado” para los proyectos construidos en las áreas rezonificadas por la fuerza. Esta es una preocupación seria para los gobiernos locales, ya que están enfocados en las necesidades y los equilibrios de sus vecindarios: apresurar proyectos no deseados podría ser muy perjudicial para el medio ambiente circundante.

“Este es un excelente ejemplo de gobernar a distancia. La gobernadora Kathy Hochul no sabe qué es lo mejor para Long Island y está violando abiertamente el control municipal de las normas de zonificación”, concluyó el supervisor del Pueblo de Hempstead, Don Clavin. “Este es un asalto a los suburbios. No nos quedaremos callados ante el sobredesarrollo. Llevaremos la lucha a Albany y seguiremos abogando por los vecinos de Long Island”.

 

 

Más de Alrededor de Nueva York