Los gravámenes a periódicos perjudican a las publicaciones locales

printing
Los gravámenes a periódicos perjudican a las publicaciones locales.

 

Por: Joshua Schneps

 

Al considerar la industria de los periódicos en los Estados Unidos, muchos en el gobierno federal tienden a pensar que solo son grandes corporaciones que poseen cadenas de periódicos metropolitanos de impresión diaria y periódica. Pero es probable que pocos comprendan el gran número, influencia local e información crítica proporcionada por los periódicos comunitarios locales.

Al igual que The Queens Courier, El Correo NY y el Ridgewood Times, fundados por mi madre Victoria Schneps en la sala de su casa, muchos periódicos locales son negocios multigeneracionales, de propiedad familiar y operados por familias. La mayoría de los empleados de estas empresas locales, desde vendedores hasta reporteros, viven en las comunidades a las que sirven.

Publicar periódicos comunitarios locales siempre ha sido una industria intensamente competitiva. Pero debido a que la publicidad local va cada vez más a entidades corporativas públicas como Facebook, Google y Yelp, la industria ha enfrentado una crisis.

El único modo de supervivencia ha sido que los propietarios retiren menos dinero de sus negocios y mantengan los costos de operación lo más bajo posible.

La industria del periódico tiene dos gastos básicos: empleados e impresión. La mayoría de los periódicos comunitarios no tienen sus propias instalaciones de impresión. Están a merced de las grandes empresas que han comenzado a imprimir periódicos comunitarios pequeños y compran el papel en grandes cantidades.

He leído que el gobierno federal considera que los gravámenes actuales tendrán un impacto mínimo en los gastos de los periódicos. Primero, esto es inexacto. Los gastos de impresión han aumentado un 5% -30% en solo los últimos 3 meses, lo que equivale a un aumento entre un 2-15% en los gastos generales.

En segundo lugar, si los costos actuales del papel de prensa no retroceden, los periódicos se verán obligados a despedir a los trabajadores y muchas publicaciones cerrarán. Esta no es una industria que está en posición de transferir estos gastos adicionales a nuestros anunciantes en forma de mayores costos publicitarios o aumentar los precios de suscripción.

Implicamos al gobierno federal que apoye a una industria que no solo es vital para nuestra democracia, sino que también es un importante empleador de trabajadores locales en todo el país.

 

Joshua Schneps es coeditor de The Queens Courier y Ridgewood Times.

 

 

Más de Alrededor de Nueva York

>