Los empleados de Tate’s Bake Shop rechazan la oferta para sindicalizarse

Los empleados de Tate's Bake Shop rechazan la oferta para sindicalizarse
Fábrica panadería de Tate's Bake Shop, en East Moriches. (Foto: Barbara Lassen)

Los trabajadores de Tate’s Bake Shop rechazaron un intento de sindicalizar la empresa de galletas con sede en Southampton después de que algunos trabajadores y líderes sindicales acusaron a la gerencia de intentar intimidar a los empleados inmigrantes con amenazas de deportación.

La Junta Nacional de Relaciones Laborales descubrió el pasado jueves que 354 de los trabajadores de la fábrica de Tate, ubicada en East Moriches, votaron en contra de unirse a Amalgamated Local 298 AFL-CIO, un sindicato con sede en Valley Stream que representa a los trabajadores de fabricación, venta minorista, atención médica y otras industrias. En tanto, 12 trabajadores votaron para unirse al sindicato y se impugnaron 37 boletas.

«Estamos muy satisfechos con el resultado y los resultados son un testimonio de nuestro largo historial de proporcionar buenos trabajos con salarios y beneficios competitivos», dijo un portavoz de Tate’s en un comunicado. «Estamos orgullosos de que nuestros empleados hayan dejado en claro que quieren continuar con su compromiso directo y positivo con la dirección de Tate».

Por su parte, el sindicato está desafiando los resultados.

“La Junta Conjunta de los Estados del Este ha presentado una orden judicial contra los resultados de la votación ante la Junta Nacional de Relaciones Laborales”, dijo Cosmo Lubrano, vicepresidente de la Junta Conjunta de los Estados del Este, en un comunicado.

“Existe una creciente evidencia que sugiere que la integridad de la votación se vio comprometida por la posible intimidación de los votantes y la interferencia de Tate durante el período de votación. El presunto comportamiento ilegal e irregular de Tate’s durante esta votación ha sido objeto de una investigación del Congreso.

“Nuestro sindicato continuará luchando por un lugar de trabajo justo para los empleados de Tate y cree que estos resultados no reflejan las verdaderas intenciones de esta fuerza laboral”, continuó el comunicado. «Esta no es una elección certificada y no será definitiva hasta que la Junta Nacional de Relaciones Laborales investigue nuestras numerosas objeciones y quejas».

 

 

Tate’s fue fundada por Kathleen King, quien comenzó a vender las populares galletas caseras en un puesto de granja del East End en la década de 1970.

King vendió la compañía por $ 500 millones en 2018 a Mondelēz International, Inc., con sede en Illinois, la empresa matriz de Oreo, Nabisco, Ritz y otros bocadillos, que reportó $ 27 mil millones en ingresos el año pasado.

Algunos trabajadores que estaban preocupados por las condiciones en la fábrica con sede en East Moriches durante la pandemia de coronavirus se acercaron al sindicato, que inició una campaña para sindicalizarse.

Durante la campaña, algunos trabajadores alegaron que la gerencia les dijo al personal que si se sindicalizaban, se revisaría su estatus migratorio, lo que podría resultar en la deportación. La empresa negó las acusaciones.

«Durante más de 20 años, Tate’s Bake Shop se ha comprometido a fomentar un lugar de trabajo inclusivo, solidario y afectuoso para todos los miembros de nuestra familia Tate», dijo la empresa.

«Sabemos que, a pesar de la popularidad de nuestra marca, el verdadero ingrediente del éxito de Tate tiene menos que ver con lo que hay dentro de la bolsa de galletas que con quién está creando esas deliciosas golosinas».

Los funcionarios sindicales no devolvieron una llamada para hacer comentarios.

– Esta historia apareció por primera vez en DansPapers.com

 

 

Más de Alrededor de Nueva York