Lo negro… del Viernes Negro

Viernes Negro
Un empleado de una tienda de juguetes transporta mercancía el Black Friday de 2004. STAN HONDA/AFP vía Getty Images

El Viernes Negro. Es sinónimo de grandes dolores de cabeza y alboroto, ya que los consumidores se preparan para comprar cosas que no necesitan, a precios que finalmente pueden pagar.

El consumismo azota a muchos países, pero a ninguno como a Estados Unidos. Sin embargo, con el cambio climático en el horizonte, no es de extrañar que el Black Friday esté pasando de moda más pronto que tarde, al menos en la ciudad de Nueva York.

El 8 de noviembre los votantes aprobaron 4.200 millones de dólares en gasto climático y 3 medidas de equidad en Nueva York. La propuesta 1 de la papeleta de este año permitirá al estado pedir un préstamo para proteger a Nueva York de las condiciones meteorológicas extremas debidas al cambio climático.

Además, la anticipación del Viernes Negro lleva a las empresas a crear artículos de baja calidad que acabarán fácilmente en los vertederos. Aunque esto no sea un problema de espacio… todavía, esta constante incineración de basura a menudo puede causar daños en el cerebro debido a la quema de metales pesados y produce otros contaminantes que causan cáncer.

Así que, aunque el Black Friday sea un momento del año en el que por fin puedes permitirte comprar quizás el doble de lo que comprarías normalmente, párate a pensar un minuto. ¿Realmente necesitas ese artículo? ¿Acabará ese artículo en un vertedero después de las fiestas? ¿Durará durante las fiestas?

Mejor infórmese sobre cómo apoyar a las pequeñas empresas y economía local, aunque gaste 5 dólares más ahora, en lugar de pagarlos con creces en el futuro.

Notas r4elacionadas: Apoye a sus comercios locales familiares este «Sábado de Pequeñas Empresas» en Nueva York

Más de Alrededor de Nueva York