Ley RAISE es mala para negocios

El presidente Donald Trump.

La reciente presentación de un proyecto de ley de inmigración altamente restrictivo es una idea terrible en muchos sentidos.

El Proyecto de Ley RAISE, introducida el 2 de agosto, y promovida por la administración Trump, reduciría la inmigración legal a la mitad, eliminaría la Lotería de Visas de Diversidad y eliminaría ciertas categorías para el patrocinio familiar.

En primer lugar, la inmigración legal es indiscutiblemente buena para la economía de los Estados Unidos. Muchas de las compañías más innovadoras en los Estados Unidos – incluyendo Google, Intel y Tesla – fueron fundadas por inmigrantes.

Es trágico que muchos estudiantes extranjeros no puedan obtener la visa necesaria H-1B y otras relacionadas con el trabajo, y tarjetas verdes. Cortar el nivel existente a la mitad sería desastroso.

Además, los inmigrantes, tanto legales como los no autorizados, ayudan a reforzar las finanzas de la Seguridad Social. Aquellos que trabajan con números falsos de Seguro Social nunca recibirán beneficios, pero están pagando a un sistema que ayuda a mantener el sistema de Seguro Social en buena salud financiera.

Inmigración Familiar

Este proyecto también crea un sistema de inmigración basado en la destrezas que favorece a los trabajadores educados y cualificados, limitando al mismo tiempo la inmigración familiar, eliminando por ejemplo las visas para los hermanos y hermanas de los ciudadanos estadounidenses.

Un sistema de inmigración basado en las habilidades no es una mala idea, pero en la práctica el proyecto RAISE no aumentaría el número absoluto de inmigrantes cualificados, mientras que al mismo tiempo cortaría otras tarjetas verdes basadas en la familia.

Un estimado de 11 millones de inmigrantes no autorizados viven en los Estados Unidos, muchos de los cuales son expertos y tienen un historial largo de pagar impuestos y obedecer la ley.

Además, tienen ya raíces profundas en el país, y en muchos casos, niños y cónyuges ciudadanos de los Estados Unidos.

Un programa amplio que legalizaría a millones de personas trabajadoras y respetuosas de la ley – incluyendo a los beneficiarios de DACA y TPS – debería ser la primera prioridad de esta administración.

Luego, el gobierno puede aumentar el nivel de inmigración legal y traer más trabajadores calificados y educados.

La inmigración es lo que hizo grande a esta nación. Necesitamos avanzar, no retroceder.

 

* David Sperling es abogado de inmigración con oficinas en Central Islip, Riverhead, Huntington Station y Hempstead.

Más de Alrededor de Nueva York