Legisladoras estatales visitaron El Salvador para investigar las prohibiciones del aborto

Legisladoras estatales visitaron El Salvador para investigar las prohibiciones del aborto
Vemos en la fila de atrás (i-d) a: Cindy Polo, Representante de FL; Merika Coleman; Rep. de AL; Nikema Williams, Senadora de GA; Stephanie Howse, Rep. de OH; Raquel Terán, Rep. de AZ; dentro de la prisión de Izalco con 13 mujeres encarceladas como resultado de la prohibición total del aborto.

 

Una delegación de cinco legisladoras de estados hostiles a los derechos de aborto, incluidos Alabama, Georgia y Ohio, que aprobaron prohibiciones del aborto de alto perfil en 2019, viajaron a El Salvador la semana pasada para examinar las consecuencias de las prohibiciones de aborto.

El Salvador ha criminalizado el aborto desde 1998 y, como resultado, más de 140 mujeres que han experimentado emergencias obstétricas han sido procesadas, incluidas al menos 36 mujeres que han sido condenadas a hasta 40 años de prisión.

Las legisladoras estatales participantes del Consejo de Liderazgo en Libertad Reproductiva del State Innovation Exchange (SiX) incluyeron a la representante del estado de Alabama Merika Coleman, la representante del estado de Ohio Stephanie Howse, la representante del estado de Florida Cindy Polo, la representante del estado de Arizona Raquel Terán y la senadora del estado de Georgia Nikema Williams.

Durante el viaje de investigación del 12 al 15 de noviembre de 2019, las legisladoras visitaron a activistas líderes y un abogado de derechos humanos que maneja casos de mujeres encarceladas.

Asimismo, a un programa de educación sexual que trabaja con adolescentes, que representan un tercio de todos los nacimientos en el país; al hospital de maternidad primario del país, donde los médicos atienden a niñas embarazadas de hasta 10 años y mujeres con embarazos de alto riesgo; a un ex congresista y a una destacada empresaria que se dirigen al sector privado sobre este tema, entre otros.

Durante su visita a la prisión de Izalco, las legisladoras se reunieron con las 13 mujeres actualmente encarceladas.

Estas mujeres, que fueron procesadas después de experimentar emergencias obstétricas, incluidos abortos espontáneos y mortinatos, provienen de comunidades de bajos ingresos.

La mayoría tiene otros hijos, sin embargo, no han visto a sus familias durante un período prolongado de tiempo.

Después de la prisión, la delegación se reunió con cuatro mujeres liberadas, incluida Teodora del Carmen Vázquez, quien fue liberada en 2018 después de cumplir 10 años de prisión, para hablar sobre reunirse con sus familias y los desafíos de reingresar a la sociedad y encontrar trabajo.

«Todas las consecuencias no deseadas de las que hablamos como posibilidades cuando se aprueba la prohibición del aborto se hicieron muy reales durante mi tiempo en El Salvador», dijo la senadora estatal de Georgia, Nikema Williams.

“Las consecuencias no deseadas ahora tienen un nombre, una cara, una familia y una historia. Mientras continúo luchando contra las prohibiciones del aborto, llevaré conmigo el momento de sostener la mano de Sarita en prisión mientras lloramos juntas y rezamos juntas para que sea liberada y ninguna otra mujer, en ninguna parte, sea sentenciada a prisión después de buscar acceso al aborto, y mucho menos la pérdida de un embarazo».

 

Legisladoras estatales visitaron El Salvador para investigar las prohibiciones del aborto
La delegación de legisladoras estatales de SiX escucha a un OBGYN en el hospital de maternidad primario de El Salvador donde atienden a niñas embarazadas de tan solo 10 años y mujeres con embarazos de alto riesgo.

 

El viaje de investigación proporcionó una rara oportunidad para comparar y contrastar los desafíos sociales que se derivan de las prohibiciones de aborto en El Salvador y los Estados Unidos, y lo que podría suceder en EE.UU. si se permite que las prohibiciones de aborto entren en vigencia.

La tendencia de introducir prohibiciones al aborto en las legislaturas estatales de EE.UU. ha ganado fuerza el año pasado.

En 2019, Alabama prohibió por completo el aborto, mientras que Georgia y Ohio aprobaron la prohibición del aborto a partir de las 6 semanas de embarazo, antes de que la mayoría de las mujeres sepan que están embarazadas (ninguna de estas leyes está actualmente vigente mientras continúa el litigio).

A su vez, Florida presentó un proyecto de ley similar en octubre, y Arizona es un hogar de restricciones al aborto desde hace mucho tiempo.

Mientras la representante de Ohio, Stephanie Howse, estaba en El Salvador, dos legisladores del estado presentaron un proyecto de ley que prohíbe el aborto en todas las circunstancias.

«Hay un intento transparente y sistemático de prohibir el aborto en EE.UU., y la Corte Suprema pronto escuchará otro caso sobre cuán lejos pueden llegar los estados al restringir la atención del aborto», dijo Kelly Baden, Vicepresidenta de Derechos Reproductivos en el State Innovation Exchange (SiX).

“Comprender realmente lo que significa prohibir el aborto es fundamental para los estadounidenses. Estos legisladores estatales viajaron desde sus hogares y sus familias para ser testigos del impacto devastador de las prohibiciones del aborto en las mujeres, las familias y las comunidades, enviando un poderoso mensaje a sus estados de que nuestros derechos humanos no están en debate».

Se considera que El Salvador tiene la prohibición del aborto más extrema del mundo y regularmente acusa, procesa y encarcela a las mujeres por homicidio agravado si se sospecha que tienen un aborto, incluso en los casos en que las mujeres han sufrido un aborto espontáneo o una emergencia obstétrica.

A principios de este año, el caso de Evelyn Hernández llegó a los titulares internacionales después de que fue juzgada por segunda vez por homicidio agravado después de haber dado a luz y perdido su embarazo, no sabía que esperaba que fuera resultado de una violación.

Hernández fue sentenciada previamente a 30 años de prisión y cumplió 3 años antes de ser puesta en libertad a principios de 2019. Fue juzgada por segunda vez en agosto de 2019 y absuelta de todos los cargos. Sin embargo, la oficina del fiscal general está actualmente apelando la decisión del juez, abriendo la posibilidad de un tercer juicio.

«Esta delegación demostró una tremenda empatía mientras viajaban dentro de El Salvador, miró a estas mujeres y niñas a los ojos y les dijo que son importantes y que el mundo las ve, a pesar de la negligencia y el desprecio del gobierno por la vida de sus propios ciudadanos», declaró Paula Avila-Guillén, abogada de derechos humanos y Directora de Iniciativas Latinoamericanas en el Centro de Igualdad de la Mujer.

“Necesitamos ver a El Salvador como una advertencia. Con más de 35 mujeres cumpliendo condena en prisión, ya sabemos el impacto que las prohibiciones totales de aborto tienen en un país, en la sociedad y en las familias «.

 

 

Más de Alrededor de Nueva York

>