Latino triunfa gracias a la calidad y excelencia en el servicio

Ravel Mejía, Gerente General de Millennium Honda en Hempstead. (Foto: Vía Facebook / Ravel E. Mejía)

El crecimiento demográfico que experimenta la comunidad hispana en Nueva York, repercute directamente en el desarrollo económico de los negocios locales como es el caso de Millennium Honda, una compañía de venta de autos ubicada en Hempstead, en Long Island, que ha experimentado un gran impulso comercial.

El exitoso récord en ventas de carros nuevos y usados en Millennium Honda también tiene que ver con el trabajo dedicado de su gerente general Ravel Mejía, de origen dominicano, quien conoce muy bien el mercado latino de un área al que logra satisfacer ofreciéndoles calidad y excelencia en la atención.

“Tengo 17 años trabajando en la compañía Millenniun Honda y son 7 años en la sede de Hempstead. El crecimiento del negocio ha sido súper, hemos crecido alrededor del 100% desde que empecé en el 2012. Nuestro departamento de servicios ha aumentado increíblemente, atendiendo ahora a más de 5500 carros cada mes”, comentó Mejía, oriundo de La Vega, un valle del Cibao, cerca de la ciudad de Santiago.

En este local de Millenniun Honda se venden un promedio de 450 carros mensuales, siendo los latinos el 30% a 35% de los clientes. “Tenemos la suerte de que la clientela es muy variada aquí, con latinos, blancos, que vienen de todo los sitios como Freeport, Roosevelt, Garden City, etc.”, indicó.

Ravel Mejía comenzó vendiendo carros en el mismo local, cuando era Toyota (hace 17 años), luego se fue a Atlantic Honda en Bay Shore como gerente general, y después lo promovieron a Hempstead hace 7 años registrando grandes resultados en ventas.

¿A qué se debe el crecimiento en los clientes latinos en el mercado de autos?, le preguntamos…

– “Primero, estamos creciendo en la población, segundo estamos consiguiendo mejores trabajos, mejores créditos. El latino normalmente siempre ha sido muy trabajador y cuando una persona trabaja, aunque no gane mucho dinero o aunque no tenga crédito excelente, siempre le damos préstamos del banco de la Honda… porque sabemos que los hispanos lo van a pagar”.

“Si trabaja le damos facilidades de pago, mensualidades cómodas, pagarés cómodos. Creo que eso tiene que ver en el crecimiento de la clientela hispana. Si ganan más o menos $1500 dólares al mes o $400 dólares semanales, se le puede conseguir carro”, agregó.

¿Cuál es el enfoque para atraer a la clientela latina?

“Tratamos de que la persona que compra aquí en Millenniun Honda siempre regrese de nuevo, les damos un buen servicio para que vuelvan a comprar aquí. Nosotros hacemos muchas propagandas en periódico, radio, internet y televisión pero la mayoría de nuestros clientes vienen por referencia de otros clientes que ya tenemos y que les recomiendan nuestro buen servicio”.

Mejía tiene 31 años viviendo en los Estados Unidos manteniendo intacta su cultura dominicana e hispana que le ha servido para su importante trabajo en el negocio de la venta de carros.

 

Los carros que buscan los hispanos

Según afirma el gerente general Ravel Mejía la mayor parte de los hispanos “andan buscando un carro que sea estable, mecánicamente sano, buen precio, buena calidad, normalmente para trabajar y para transportarse con la familia. Yo diría que más que todo buscan la calidad de la Honda. Vendemos carros nuevos y la mayoría de los latinos compra carros usados en buenas condiciones”.

Los modelos de vehículos que generan más confianza y son muy buscados por los hispanos son el Honda CR-V para 5 pasajeros, el Honda Accord de 4 puertas y el Honda SUV Pilot para 7 u 8 pasajeros.

Y sobre el comportamiento del cliente hispano en cuanto a la responsabilidad de pagos, Mejía señala, “El cliente hispano es muy buen pagador, es una persona trabajadora, siempre compran carros que sí pueden pagar y muy pocas veces tienen problemas para terminar de cumplir con sus deudas. La mayoría se sacrifica y paga su carro”.

Cabe indicar que entre los servicios de primera que ofrece Millenniun Honda en Hempstead destaca el cambio de aceite, lubricación, la rotación de gomas (neumáticos) y el cambio de filtro. “Los carros son de muy buena calidad y se dañan poco, por eso la mayoría solo viene aquí para darle un mantenimiento. También hacemos reparaciones pero es algo mínimo”, dijo Mejía.

“Yo me siente realizado, porque primero comencé vendiendo carros aquí en Hempstead, hace casi 18 años, y he progresado anualmente con buenas promociones, gracias a los clientes latinos míos que siempre me han seguido a donde quiera que voy”.

“Creo que el negocio de los carros da prosperidad para las personas trabajadoras que quieran crecer y ‘echar pa’ adelante’, es una buena carrera”, recalcó Ravel Mejía, quien está casado con Angie, de origen ecuatoriana, y tienen 3 hermosos hijos con los que viven en Baldwin.

 

Más de Alrededor de Nueva York

>