Las personas sin hogar buscan refugio en el metro

Ramón Rosa se queda en la estación de Broadway Junction en Brooklyn por seguridad. (Foto: Ben Fractenberg / THE CITY)
Esta historia fue publicada originalmente el 8 de octubre de 2019 por THE CITY.

El asesinato de cuatro hombres indigentes que dormían en las calles de Chinatown la madrugada del sábado conmocionó a la ciudad.

Pero para algunos neoyorquinos sin un hogar permanente, los asesinatos confirmaron una inquietud que los obliga a evitar las calles y refugios de la ciudad durante la noche, temor por su seguridad.

Muchos encuentran refugio en el metro. Pero la vida subterránea se está volviendo más difícil.

El gobernador Andrew Cuomo anunció recientemente planes para contratar a 500 nuevos policías de la MTA para tratar varios problemas. Mientras tanto, como informó THE CITY la semana pasada, la policía de Nueva York ahora está utilizando cámaras de vigilancia para vigilar a las personas sin hogar en una docena de estaciones.

En este contexto, THE CITY habló con algunas personas que regularmente buscan refugio en el sistema de metro. Esto es lo que nos dijeron:

 

«Mi lugar seguro»

Las noticias sobre los asesinatos de los cuatro hombres no llegaron a Joseph Brown hasta el lunes.

Cuando la noticia se difundió el domingo, Brown estaba ocupado lidiando con la pérdida de ropa que, según dijo, le fue robada mientras dormía.

«Ahora tengo que comenzar todo de nuevo», dijo Brown, de 52 años, quien tira de una maleta y un carrito de compras en la estación 42nd St.-Port Authority.

No le gustan los refugios. Y no dormirá en las aceras, como los hombres que perdieron la vida el sábado.

«Eso no es seguro», dijo Brown. “Voy en el tren. Ese es mi refugio seguro». Aun así, agregó: «El metro también es peligroso».

 

«Es frío afuera»

Un hombre que pasa por «Trillion Star» indicó tener contactos mixtos con la policía. Sin embargo, dijo que aprecia la amabilidad de algunos oficiales que ha conocido después de quedarse dormido en el tren y terminar al final de la línea.

«Solo quieren saber si pueden conseguirme un café, algo caliente», dijo. «Porque a veces hace frío afuera».

El nativo de Queens, de 38 años, dijo que «ni en sus peores pesadillas» creyó que alguna vez estaría sin un hogar. Pero después de nueve años, tiene su rutina de metro establecida.

«Me gusta estar fuera de las calles por la noche», dijo.

 

 

Más de Alrededor de Nueva York

>