Escuelas de Nueva York tendrán más flexibilidad de financiamiento escolar para el año académico 2022-2023

escuelas
El alcalde Eric Adams habla en el Bronx el 10 de julio. Foto de Kevin Duggan

El alcalde de la ciudad de Nueva York, Adams, y el canciller de las escuelas, David C. Banks, anunciaron la flexibilización de los fondos escolares existentes para el próximo año escolar.

Esta flexibilidad permite a las escuelas utilizar $100 millones en fondos federales de estímulo, así como simultáneamente disponer de $50 millones adicionales en fondos reservados para apelaciones al presupuesto escolar – con $34 millones en apelaciones al presupuesto escolar que se enviarán el 3 de agosto.

«Como ex alumnos de las escuelas públicas de Nueva York, el canciller Banks y yo sabemos que no existe nada más importante que proporcionar a los niños de nuestras escuelas públicas los recursos que necesitan para aprender, crecer y prosperar», declaró el alcalde Adams durante el anuncio. «Lo cierto es que la ciudad se enfrenta a un declive de 120,000 alumnos matriculados, lo que tuvo claras implicaciones presupuestarias desde febrero, cuando se publicó el presupuesto preliminar. Siempre dijimos que íbamos a satisfacer las necesidades de nuestros estudiantes, y después de escuchar a los directores y otros líderes de la comunidad que necesitan tiempo adicional para adaptarse a la disminución de la matrícula, estamos anunciando una mayor flexibilidad en el presupuesto escolar de este año mediante la concesión de acceso inmediato a la financiación de recuperación académica existente de hasta $100 millones, y la concesión inmediata de hasta $50 millones en el proceso de apelación del presupuesto. Para ser claros, no se trata de dinero nuevo, sino de una reasignación de los fondos existentes».

El American Rescue Plan (ARP-ESSER) proporcionó a los distritos escolares públicos del Departamento de Educación de Nueva York (DOE) fondos de emergencia en respuesta a la pandemia del COVID-19. Como parte del «Plan de Recuperación Académica (Academic Recovery Plan)» de la ciudad, el dinero se asignó a los distritos escolares en función del número de estudiantes en hogares de acogida, estudiantes en refugios para personas sin hogar, estudiantes en viviendas temporales, estudiantes que aprenden inglés (ELL), estudiantes de nuevo ingreso y de larga duración, estudiantes con educación formal interrumpida o inconsistente, estudiantes en situación de discapacidad y estudiantes con necesidades económicas.

Cada año escolar, el DOE asigna dinero específicamente para atender los recursos presupuestarios, así como los ajustes presupuestarios o estructurales. Este dinero se utiliza para garantizar que las escuelas del DOE satisfagan las necesidades que surgen durante el verano y el otoño. Sin embargo, debido al litigio en curso en relación con el Presupuesto del Año Fiscal 2023, los fondos para las apelaciones fueron retenidos.

Con el nuevo año escolar acercándose, la ciudad ha liberado los aproximadamente $50 millones en fondos reservados para las apelaciones.

«Estamos comprometidos a proporcionar todos los recursos disponibles a nuestros estudiantes», dijo el alcalde Adams. «Sin embargo, también debemos reconocer las condiciones cambiantes que muchos no están dispuestos a reconocer y, lo que es igual de importante, que no hay una reserva oculta de dinero de la ciudad o fondos adicionales de estímulo federal, como se ha informado anteriormente de forma inexacta, que podamos aprovechar. Seguiremos luchando por conseguir recursos adicionales de nuestros socios federales y estatales, pero si no conseguimos esos fondos adicionales, la realidad es que nos esperan tiempos más difíciles. Este no es un problema que podamos resolver solos, sino que debemos trabajar para resolverlo juntos».

Sin embargo, el contralor de la ciudad de Nueva York, Brad Lander, emitió un comunicado tras el anuncio en el que sostenía que, si bien permitir a las escuelas flexibilidad sobre cómo deciden asignar su dinero era una buena decisión, el DOE aún tiene mucho por hacer.

«Conceder a los directores flexibilidad para decidir cómo desean utilizar los $100 millones de fondos de estímulo federal que el DOE ya había asignado a sus escuelas en junio -para tutoría, para evitar el aumento del tamaño de las clases, para las artes, o un consejero de orientación para apoyar a los estudiantes con dificultades- es un paso lógico», dijo Lander en un comunicado. «Pero no tiene sentido seguir manteniendo un recorte de más de $300 millones a las escuelas cuando el DOE tiene $500 millones adicionales en fondos de estímulo federal no empleados para la educación que se pueden transferir del año pasado. A tan sólo un mes del primer día de clase, cientos de directores ya han eliminado lamentablemente los programas de arte y música, han reorganizado a los profesores y consolidado las clases, y han suprimido a los orientadores y al personal de apoyo.»

Lander hizo hincapié en que no era necesario imponer un reto presupuestario a los educadores, especialmente cuando todavía están en proceso de recuperación de la pandemia.

La revisión de fin de año del Contralor sobre el gasto de estímulo escolar también identificó $505.6 millones en fondos de estímulo federal no utilizados y no comprometidos en el año fiscal 2022 para la educación.

 

Notas relacionadas: Estudiantes adultos merecen obtener créditos universitarios por lo que ya saben, incluido su idioma nativo

Más de Alrededor de Nueva York