Lactancia Materna: Recomendaciones y beneficios para mamás y bebés

Lactancia Materna: Recomendaciones y beneficios para mamás y bebés
Agosto es el Mes Nacional de la Lactancia Materna para promover y resaltar la importancia de amamantar a los bebés. (Foto: CDC / Centro Detector del Cáncer)

Agosto es el Mes Nacional de la Lactancia Materna: un tiempo dedicado a promover la defensa, la protección y la promoción de la lactancia materna para garantizar que todas las familias tengan la oportunidad de amamantar.

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) recomienda la lactancia materna exclusiva durante aproximadamente 6 meses, y luego continuar la lactancia materna mientras se introducen alimentos complementarios hasta que el niño cumpla los 12 meses de edad o más. Esto le brinda al hijo una nutrición ideal y le ayuda a su crecimiento y desarrollo.

Los bebés que toman leche materna necesitan vitamina D y hierro adicionales. Aunque la leche materna es una excelente fuente de nutrición, su bebé necesitará recibir vitamina D adicional (a partir del nacimiento) y hierro (a partir de los 4 meses) de los suplementos.

Obtenga más información en el enlace de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) que es la agencia nacional de salud pública de EstadosUnidos https://www.cdc.gov/nutrition/infantandtoddlernutrition/vitamins-minerals/index-es.html .

La lactancia materna es buena para la madre y para su bebé. La leche materna es la mejor fuente de nutrición para la mayoría de los bebés. A medida que el bebé crezca, la leche materna cambiará para satisfacer sus necesidades nutricionales.

La lactancia materna también puede ayudar a proteger a la madre y a su bebé contra algunas enfermedades a corto y a largo plazo.

 

Beneficios para el bebé

 

Los bebés que son amamantados tienen un menor riesgo de sufrir las siguientes enfermedades o afecciones:

– Asma.
– Obesidad.
– Diabetes tipo 1.
– Enfermedad grave de las vías respiratorias inferiores.
– Otitis media aguda (infecciones del oído).
– Síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL).
– Infecciones gastrointestinales (diarrea/vómitos).
– La enterocolitis necrosante (ECN)

 

Beneficios para la madre

 

Las madres que amamantan a sus bebés tienen un menor riesgo de las siguientes enfermedades o afecciones:
– Cáncer de mama.
– Cáncer de ovario.
– Diabetes tipo 2.
– Presión arterial alta.

 

Frecuencia para amamantar

 

Cada bebé es diferente. La cantidad y la frecuencia con la que el bebé se alimenta dependerá de sus necesidades. Si tiene preguntas sobre el crecimiento de su bebé o la cantidad de leche materna que está recibiendo, hable con el médico o el personal de enfermería de su hijo.

Estas son algunas cosas que debe saber:

– Primeros días:

El estómago del bebé recién nacido es muy pequeño. No necesita mucha cantidad de leche con cada alimentación para llenarse. Es posible que su bebé quiera comer con una frecuencia de 1 a 3 horas. La alimentación frecuente ayuda a aumentar el suministro de leche y le permite al bebé practicar la succión y la deglución. Quizás pueda escuchar a su bebé succionar y tragar la leche materna.

La mayoría de los bebés que reciben leche materna no deben ser alimentados con fórmula infantil en los primeros días de vida. Si le preocupa satisfacer las necesidades de su bebé, hable con un asesor de lactancia, el personal de enfermería, o el médico de su bebé de inmediato para averiguar cómo abordar cualquier problema con la lactancia materna y determinar la mejor manera de satisfacer las necesidades de su hijo.

– Primeras semanas y meses:

A medida que el bebé crece, su estómago también crece. Su bebé gradualmente podrá beber más leche materna en cada alimentación. Durante las primeras semanas y los primeros meses, el tiempo entre cada alimentación comenzará a extenderse, en promedio, aproximadamente cada 2 a 4 horas para la mayoría de los bebés alimentados exclusivamente con leche materna. Algunos bebés pueden alimentarse con una frecuencia de hasta una vez por hora, en lo que a menudo se denominan alimentaciones de maratón, o pueden tener un intervalo de sueño más prolongado de 4 a 5 horas.

La frecuencia con la que su bebé se alimenta puede cambiar según la hora del día. Algunas sesiones de alimentación pueden ser largas y otras cortas. Está bien que así sea. Los bebés generalmente toman lo que necesitan en cada alimentación y dejan de comer cuando están llenos. Su bebé debe mostrarse contento y con algo de sueño después de alimentarse, cuando ha tomado suficiente leche. Su bebé tomará leche materna entre 8 y 12 veces en 24 horas.

– De 6 a 12 meses:

Los patrones de alimentación de los bebés amamantados (con qué frecuencia y durante cuánto tiempo se alimentan) varían y probablemente cambien a medida que crecen y comienzan a comer más alimentos sólidos. Continúe prestando atención a las señales de su bebé y aliméntelo cuando note signos de hambre.

Si su bebé parece estar menos interesado en la leche materna después de introducir alimentos sólidos, intente amamantarlo antes de ofrecerle los alimentos sólidos. La leche materna es la fuente más importante de nutrición, incluso después de comenzar a alimentar a su bebé con alimentos sólidos.

– De 12 a 24 meses:

La cantidad de veces al día que un niño pequeño toma leche materna varía. Algunos quieren tomar leche materna solo antes de ir a dormir o por la mañana, mientras que otros continúan tomando leche materna como una porción más grande de su dieta diaria. Siga las señales de su hijo para decidir cuándo tiene hambre y desea alimentarse.

 

 

Más de Alrededor de Nueva York