La economía crece a un ritmo anual del 3,3 %, el mayor en tres años

El presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump, ofreciendo un discurso junto a su hijo Barron Trump, y la primera dama, Melania Trump, durante la ceremonia número 70 de la presentación del pavo de Acción de Gracias, en la Casa Blanca en Washington, Estados Unidos.

La economía estadounidense continúa su aceleración con un ritmo anual de crecimiento del 3,3 % en el tercer trimestre de 2017, por encima del cálculo previo del 3 % y lo que supone el mayor registro en tres años, lo que generó la inmediata celebración del presidente, Donald Trump.

El Departamento de Comercio publicó hoy el segundo de sus tres cálculos sobre la evolución del producto interior bruto (PIB) entre julio y septiembre. El último y definitivo será divulgado en diciembre.

Se trata del mayor ritmo de crecimiento de la economía nacional desde el tercer trimestre de 2014.

La cifra supera las estimaciones de los analistas, que habían anticipado un 3,2 % de expansión, y el 3,1 % registrado en el segundo trimestre del año.

El dato vino impulsado por el auge en el gasto de los consumidores, que supone dos tercios de la actividad económica, y creció un 2,3 %; así como de la inversión empresarial, que lo hizo un 4,7 %.

«La economía creciendo. Si excluimos los efectos de los huracanes. El Consejo de Asesores Económicos (de la Casa Blanca) considera que el crecimiento real sería del 3,9 % en el tercer trimestre del año», celebró el presidente Donald Trump desde su cuenta de Twitter.

Poco después de conocerse el dato, el mandatario agregó que «el mercado bursátil está en un nuevo máximo, el desempleo en mínimo. Estamos ganando y los RECORTES DE IMPUESTOS acelerarán la economía con un nueva marcha».

Wall Street ha encadenado varios récord consecutivos en los últimos días y la tasa de desempleo cerró octubre en el 4,1 %, la más baja desde 2001.

Trump llegó en enero a la Casa Blanca con la promesa de lograr un crecimiento anual superior al 3 % impulsado por un ambicioso plan que supondría la mayor reforma fiscal del país en décadas y recortaría los impuestos a las empresas y a muchos contribuyentes.

El plan ya ha sido aprobado en la Cámara de Representantes, pero está siendo discutido actualmente en el Senado, donde enfrenta obstáculos y tiene un salida incierta.

Los analistas consideran que con esta tasa se ha alcanzado el crecimiento potencial de la economía, pero dudan acerca de su sostenibilidad.

«Es el lugar idóneo. Nos gustaría estar ahí por algún tiempo, pero veamos cuánto dura», sostuvo Beth Ann Bovino, economista jefe para EEUU de S&P Global Ratings, en declaraciones al Wall Street Journal.

Este repunte económico acerca la posibilidad de una subida de tipos de interés por parte de la Reserva Federal (Fed), actualmente en el rango de entre el 1 % y el 1,25 %, en su última reunión del año de mediados de diciembre.

En ese encuentro, la Fed actualizará sus previsiones de crecimiento, que en septiembre situó en una expansión para el conjunto de 2017 del 2,4 %.

En una comparecencia hoy ante el comité económico conjunto del Congreso, Janet Yellen, la presidenta del banco central estadounidense, confirmó el optimismo sobre la buena salud de la economía.

«La expansión económica es cada vez más general en todos los sectores así como en gran parte de la economía global», dijo la presidenta del Fed, que abandonará el cargo en febrero de 2018 y será presumiblemente reemplazada, previa confirmación en el Senado, por el nominado de Trump, Jerome Powell.

Los mercados financieros continuaron su senda alcista reforzados por el dato trimestral de crecimiento y las palabras de Yellen, y el Dow Jones de Industriales, el principal indicador de Wall Street, registraba un avance del 0,23 % cerca de la mitad de la sesión.

Más de Alrededor de Nueva York

>