Ira y Angustia: Padres de Víctimas de Violencia Armada exigen fin al Derramamiento de Sangre

La madre de Mamadou Bah Jr Halimata Bah rompe a llorar. Foto de Dean Moses

Padres molestos se manifestaron el domingo por la tarde en el Bajo Manhattan en busca de una solución inmediata a la violencia armada a solo días de que un sospechoso armado entrara a una escuela de Brooklyn buscando evadir a la policía, señalando el punto de ebullición de lo que ellos llaman una ola de crímenes.

Bajo la lluvia torrencial y sobre un escenario construido en la acera fuera del City Hall Park en Broadway y Barclay Street, la Coalición de Seguridad Escolar de la Ciudad de Nueva York, una asociación de padres, familias, líderes religiosos y comunitarios, reunió a madres y padres para denunciar el lamentable estado de la ciudad. Cuando un sospechoso armado ingresó a una escuela de Brooklyn el 8 de octubre y alarmó a padres, maestros y estudiantes por igual, muchos reunidos el domingo en la tarde dijeron que eso fue la gota que derramó el vaso.

«Un individuo decide correr dentro del edificio escolar con un arma, porque está tratando de escapar de la locura que acaba de cometer en la calle», dijo Tony Herbert, activista de la comunidad de Brooklyn.

Según fuentes policiales, Naijee Calliste, un joven de 21 años fue arrestado y acusado de imprudencia temeraria, allanamiento de morada y posesión criminal de un arma. Sin embargo, para aquellos que han perdido niños a causa de la violencia con armas de fuego, este incidente muestra los peligros que enfrentan los jóvenes como resultado de las armas.

Eve Hendricks habla a la multitud. Foto de Dean Moses

Padres desconsolados

Padres de niños asesinados con armas de fuego llamaron a la Gran Manzana el salvaje oeste. La madre y padre de Mamadou Bah Jr., de 22 años, reiteraron conmovidos su lucha mientras lamentaban la pérdida de su hijo, víctima de la violencia armada.

«Vinieron al frente de mi casa disparando», dijo Mamadou Bah Sr. «Le ruego al Ayuntamiento. El hombre, el gobernador, la comunidad. Espero que nadie tenga la vida que tengo ahora”.

Eve Hendricks también perdió a su hijo Brandon Hendricks por una lluvia de balas. Hendricks aún puede recordar vívidamente los últimos momentos en que vio a su hijo con vida, un joven y prometedor atleta de baloncesto.

“Hoy hace 468 días [desde] el domingo 29 de junio del 2020. Mi hijo me dijo ‘Mamá, te veré más tarde’. El 20 de junio del año pasado, mi hijo salió de casa a una barbacoa y no regresó. Él fue asesinado. Fue asesinado sin sentido”, dijo Hendricks. «Necesitamos un salvador».

Orador tras orador preguntaron por qué tantos adolescentes han caído sin cesar ante la violencia armada. Los asistentes a la manifestación pidieron que se tomen medidas para ayudar a evitar que aumente la violencia de las pandillas.

“Escuelas inseguras. Calles inseguras. Los agentes de seguridad escolar continúan haciendo su trabajo. Ya es hora de que los políticos empiecen a hacer su trabajo», exclamó Hank Sheinkopf, especialista en relaciones públicas.

 

Notas relacionadas: “Rikers es la muerte”… Manifestación callejera simboliza creciente presión pública para cerrar cárcel de Rikers Island

 

Más de Alrededor de Nueva York