Inmigrantes de Nueva York participan en taller regional sobre el TPS en Boston

Inmigrantes de Nueva York asisten a taller regional sobre el TPS en Boston
Inmigrantes de Nueva York asisten a taller regional sobre el TPS en Boston. (Foto: Noticia)

Nuestro equipo periodístico viajó a Boston para conocer de cerca los procesos internos de educación de la Alianza Nacional del TPS y en un reportaje de inmersión les contamos esa parte de la historia que suele estar lejos del lente noticioso.

El taller regional «Ni un paso atrás», fue dictado en la ciudad de Boston con un marcado enfoque pensado para formar y proteger a los inmigrantes de abusos de poder. Todo esto, desde la base del conocimiento en las leyes que rigen a los Estados Unidos y el marco de la historia a través de los años en temas migratorios.

Es preciso resaltar que la Alianza Nacional del TPS nació en 2017 y actualmente tiene un aproximado de 60 comités en 30 estados del país.

La creación y distribución estratégica de estos grupos va más allá de un simple comité. El trabajo en equipo y la constancia estudiando, les ha permitido interponer demandas ante las Cortes de EE.UU., logrando así frenar procesos de deportación masiva y salvaguardar la protección del núcleo familiar.

La jornada empieza muy temprano, el tiempo es corto y los temas para abordar son de urgencia por lo que no se permite desaprovechar el tiempo.

Algunos «Tepesianos» viajaron la noche entera, desde todos los puntos cardinales del país y solo han dormido máximo tres horas.

Sin embargo a las 7 de la mañana, según marca la agenda del día, todos están listos en el comedor del hotel. Incluso quienes aún no cumplen sus primeros 5 años de vida, y aún somnolientos toman la mano de sus padres y los acompañan en el evento de aprendizaje.

Un fugaz desayuno y salen a tomar el transporte que los espera a las afueras del hotel y los lleva al lugar de concentración para el taller regional.

Para este punto, incluso los nuevos se sienten en familia y como estrategas de los derechos humanos, trabajan en equipo para educarse y llevar el mensaje a sus comunidades. Expandiendo su conocimiento a favor de la integridad familiar sin importar el estatus legal migratorio.

“Es importante que la gente se eduque para que conozca sus derechos y pueda llevar el mensaje a sus comunidades”, señaló Francisco Pacheco, ejecutivo de Alianza Nacional del TPS.

Inmigrantes de Nueva York asisten a taller regional sobre el TPS en Boston
Integrantes de diversos comités de todo el país de la Alianza Nacional TPS. (Foto: Noticia)

La carga académica del taller es intensa y no deja de afectar emocionalmente a quienes viven esta lucha por la residencia permanente.

Sin embargo, el objetivo es claro y no se dejan vencer por los sentimientos encontrados, levantan sus manos, participan y como esponja observen la mayor cantidad de conocimiento posible en tiempo récord.

Sus familias, amigos y permanencia en el país están en juego por lo que un desplome emocional no es aceptado y de suceder, todos están ahí dispuestos a defender al vulnerable mientras se levanta.

“Estos entrenamientos en realidad son para la comunidad, de nosotros dependen los cambios”, dijo William Martínez, Organizador TPS Maryland.

“Estoy aprendiendo desde el instante en que entré, me siento preparada para defenderme y defender a mi familia legalmente, bajo los derechos que los inmigrantes tenemos”, comentó Jessy Carvajal, de Massachusetts.

“Para mí es muy importante estos talleres porque gracias a mí cercanía con la comunidad, puedo informar a quienes no pueden venir a estos programas sobre la importancia de unirnos y trabajar todos como una familia en esta lucha que no solo es de quienes hoy estamos aquí”, recalcó Maria Carvajal, de Brentwood, Nueva York.

Inmigrantes de Nueva York asisten a taller regional sobre el TPS en Boston
Inmigrantes de Nueva York asisten a taller regional sobre el TPS en Boston. (Foto: Noticia)

Algunos de los participantes de este taller sobre el TPS son tan jóvenes que la ardua jornada educativa podría estresarlos a tal punto de afectar a sus padres. Sin embargo, es todo lo contrario, ellos parecen entender cada expresión y en su mágico mundo, reflejan el mejor de los comportamientos.

En tanto los más grandes han empezado a promover la importancia de sus comités juveniles del TPS y se preparan en derechos humanos, ciencias políticas, manejo de las comunicaciones, publicidad, estrategias de desarrollo.

Todo para proteger a sus padres quienes no tienen el privilegio de haber nacido en los Estados Unidos. La presencia juvenil es fuerte y sus participaciones con bases sólidas empiezan a marcar pautas importantes en todo este proceso.

Para Gracy Romero, una joven latina de Bayshore, en Long Island, y quien habla 4 idiomas, “Estos talleres son importantes porque permiten conocer sobre un sistema que viola los derechos de mi gente, y si yo sé esto, entonces puedo defenderlos y también educar a mis amigos, y los amigos de ellos para que todos juntos luchemos por proteger a nuestros padres. Incluso si yo estoy preparada en temas migratorios también puedo educar a los adultos”, insistió.

Terminado el taller en Boston, los asistentes se comprometieron a promover el conocimiento adquirido con sus comunidades a lo largo del país en una cadena humanitaria que crece con fuerza y que trabaja sin descanso por la protección de las familias con TPS.

 

 

 

Más de Alrededor de Nueva York

>