Inmigrantes de Long Island luchan solos contra la deportación

Inmigrantes de Long Island luchan solos contra la deportación
La violencia y las condiciones peligrosas en América Central obliga a un número récord de inmigrantes indocumentados a venir a refugiase en Nueva York. (Foto: LongIslandPress.com)

Por: Madeline Armstrong
LongIslandPress.com

 

Para los inmigrantes de Long Island, el camino hacia la ciudadanía y la lucha contra la deportación es largo y difícil, ya que los recursos legales se ven abrumados por la afluencia de casos.

En el piso 20 de la Corte de Inmigración de Broadway, en Nueva York, una juez con cabello largo gris y anteojos de color rojo brillante se dirige a Ingrid, una mujer latina de baja estatura sentada en la mesa del acusado, que balancea su pierna nerviosamente.

«El propósito de esta audiencia es decidir si será expulsada o no de los Estados Unidos», dice la jueza de inmigración Andrea Koppenhofer, mirando a Ingrid. La intérprete repite la frase en español e Ingrid rápidamente asiente con la cabeza.

«Tiene derecho a tener un abogado y ser representada, pero sin costo alguno para el gobierno», señala Koppenhofer. Ella continúa diciendo que a Ingrid se le otorgará un aplazamiento para encontrar un abogado y debe regresar a la corte el 20 de mayo para pelear su caso de asilo.

El asistente legal le entrega a la mujer una lista de abogados de inmigración gratuitos y de bajo costo. Un niño llora e Ingrid se da la vuelta para observar a las personas en los bancos detrás de ella que esperan su audiencia: una madre soltera con un bebé llorando en sus brazos, una mujer joven y su hermana tomándose de la mano, dos niños pequeños sentados en el regazo de sus padres, sus los ojos pegados a los iPhones y un anciano con un bastón entre las piernas.

Ingrid se vuelve hacia la juez y tentativamente habla por el micrófono, y el intérprete transmite el mensaje. Ingrid había llamado varias veces a numerosas organizaciones legales pro bono, pero le dijeron que debido a la abrumadora cantidad de personas que enfrentaban la deportación, no podían ayudarla.

Encontró un abogado privado que le costaría $6,000, pero no pensó que podría recaudar ese dinero antes del 20 de mayo. La juez le concedió una prórroga de 3 meses y tendría que regresar el 29 de julio con o sin abogado.

 

Sin acceso a representación

 

Ingrid es una de las muchas personas en el estado de Nueva York que se enfrentan a la deportación y que luchan para obtener representación legal en las audiencias de deportación.

«La representación es el factor definitorio en la capacidad de un inmigrante para evitar la deportación y permanecer seguro en los Estados Unidos», dice Elise de Castillo, directora ejecutiva del Centro Americano de Refugiados (CARECEN), organización sin fines de lucro con sede en Hempstead que brinda servicios legales pro bono a los solicitantes de asilo, ofrece educación comunitaria y aboga por cambios. Ella dice que hay una gran necesidad en Long Island.

«Tenemos la comunidad de inmigrantes más grande del estado de Nueva York fuera de la ciudad de Nueva York», indica, «pero tenemos una fracción de los recursos legales disponibles en otras partes del estado y eso deja a más de 500,000 inmigrantes en Long Island, muchos de ellos quienes están en riesgo de deportación, sin representación».

Una abrumadora cantidad de inmigrantes no autorizados proviene de América Latina: unos 71.000, según el Instituto de Política Migratoria.

Esto se debe a la excesiva cantidad de violencia en esos países. Según CARECEN, Centroamérica es uno de los lugares más peligrosos del mundo, con violencia de pandillas, amenazas, extorsión, persecución y violencia sexual que obliga a cientos de miles de personas a abandonar sus hogares.

«Van a seguir viniendo», aclara Rachel Jordan, abogada codirectora del equipo de Long Island del Safe Passage Project (Proyecto Camino Seguro), organización sin fines de lucro de Garden City que brinda representación a menores no acompañados (cualquier persona menor de 21 años).

«Los problemas en América Central no van a desaparecer y la población centroamericana en Long Island está ahí para quedarse y realmente necesitan ser mejor atendidos».

Según Jordan, un récord de 6382 menores no acompañados fueron liberados en Nueva York, la mayoría de ellos residiendo en los condados de Nassau y Suffolk. El Safe Passage Project actualmente representa a más de 1,000 clientes.

Han ayudado a más de 800 jóvenes a obtener un estatus legal y han evaluado y brindado información legal a 3500 personas. Todavía tienen que rechazar a las personas debido a la falta de capacidad, según Alexandra Rizzio, directora general del Proyecto Camino Seguro.

CARECEN y Safe Passage Project son solo algunas de las numerosas organizaciones que intentan abordar la necesidad de asesoría legal para quienes enfrentan la deportación. La Hermana Janet Kinney creó la Clínica de Inmigración de Long Island para brindar educación legal a los inmigrantes en caso de que no puedan conseguir un abogado.

«Esto fue realmente el resultado de la gran necesidad de inmigrantes indocumentados aquí en Long Island que realmente no tienen acceso a representación legal», dijo Kinney.

Dado que el gobierno no pagará para que los inmigrantes tengan acceso a un abogado como lo hacen con los acusados ​​penales, las personas deben elegir una de tres opciones: encontrar un abogado pro bono que tenga una vacante, encontrar una manera de pagar un abogado o representarse a sí mismos en la corte. Esto es lo que está haciendo la clínica: capacitar a los inmigrantes sobre cómo defenderse en las audiencias de deportación.

(Esta historia continuará …)

 

 

 

Más de Alrededor de Nueva York